Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

DIA JUEVES

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

DIA JUEVES

Mensaje por hgo1939 el Jue Ago 04, 2016 4:17 am

[size=36]Jueves[/size]
Leer con oración:
Gn 15:2-6; 16:1, 16; 17:1; 21:1, 5; Ex 3:1-5; 1 Co 1:31; Gá 4:22-31
 
“Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros”(2 Co 4:7)
La Excelencia Del Poder De Dios
La obra de Dios es realizada por Su Espíritu, y sólo en el espíritu, podemos cumplir la voluntad de Dios. Sin embargo, eso no significa que no necesitamos de capacitación humana.
En el capítulo 3 de Éxodo vemos el fuego que está relacionado con la santidad del Señor. Cierto día, Moisés estaba en el desierto apacentando ovejas, cuando de pronto vio una zarza encendida que no se consumía. Moisés se admiró porque la zarza no se consumía, es decir, el fuego no utilizaba la zarza como combustible. La zarza, que es un espino, representa nuestra capacidad perfeccionada, es sólo una estructura, pero el fuego no la usaba como combustible. La zarza es nuestra capacidad y el fuego es el poder de Dios.
No podemos olvidar que, como vasos de barro, tenemos un tesoro: Cristo, para que la excelencia del poder sea de Dios y no de nosotros (2 Co 4:7). A pesar de que Dios no necesita de la capacidad humana de Sus hijos, aun así Él la usa como soporte para realizar Su obra. Es como si el Señor dijera: “Tú no eres Mi combustible. Yo soy Dios y lo que Yo hago es eterno”.
Otro ejemplo que nos muestra que el Señor es quien hace Su obra por medio de Su poder es la vida de Abraham, relatada por Pablo en el libro de Gálatas (4:22-31). Dios le prometió a Abraham que haría de él una gran nación y que su descendencia sería tan numerosa como el polvo de la tierra; sin embargo, él ya era anciano y su mujer, estéril. Por esa razón, Abraham le preguntó al Señor como sucedería eso (Gn 15:2-6). Entretanto, Sara, su mujer, que no le daba hijos, decidió “ayudar a Dios”, así que, le sugirió a su marido que tomara a su sierva Agar para que engendrara hijos con ella. Abraham aceptó el consejo de Sara y, cuando tenía 86 años, Agar dio a luz a Ismael (16:1, 16).
Después de 13 años, Dios le apareció nuevamente a Abraham y le dijo: “Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto” (Gn 17:1). En hebreo la palabra El Shadai significa Dios Todopoderoso, Todo suficiente, Aquel que es capaz de suplir, nutrir y satisfacer al hombre en todo lo que necesita. Y el Señor, como lo prometió, cumplió Su promesa, y Sara concibió y dio a luz a un hijo a Abraham, en su vejez. Abraham tenía 100 cuando nació Isaac su hijo (21:1, 5).
Así como Moisés y Abraham, debemos aprender la lección de no confiar en nosotros mismos. Cuando Dios llamó a Abraham nuevamente, él no confiaba más en sí mismo, sino que dependía totalmente del Dios que se le apareció. Por tanto, aquel que se gloría, gloríese en el Señor (1 Co 1:31).
Punto Clave: El poder viene de Dios.
Pregunta: ¿Qué lecciones podemos extraer de las experiencias de Moisés y Abraham?
La iglesia en Armenia
¡Jesus es el Señor!

hgo1939
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
0 / 1000 / 100

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 26/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.