Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

DIA JUEVES

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

DIA JUEVES

Mensaje por hgo1939 el Jue Jun 09, 2016 2:45 am

[size=36]Jueves[/size]
Leer con oración:
Gá 4:1-7; Ef 1:4-5
 
“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó”(Ro 8:28-30)
Predestinados Para La Filiación
Antes de la fundación del mundo, fuimos predestinados por Dios para ser Sus hijos. Esa no fue nuestra elección, fue la elección de Dios. Como hijos de Dios necesitamos buscar el crecimiento de vida para ser santos y sin mancha delante de Él.
El crecimiento de un niño toma tiempo. A medida que es alimentado e instruido adecuadamente, va tomando conciencia de la necesidad de madurar para recibir la herencia del padre: “Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo; sino que está bajo tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el padre. Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo. Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre! Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo” (Gá 4:1-7). Para que un hijo de Dios se apropie de la herencia que le está reservada, es necesario crecer espiritualmente, obtener la madurez y asumir su responsabilidad como heredero.
¿Hoy usted se considera alguien crecido? ¿Alguien listo para recibir la herencia de Dios? Pero debe saber que a los que Dios escogió “también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó” (Ro 8:29-30). Esa es Su promesa. No se rinda, no huya de su destino, usted fue escogido por Dios y predestinado para convertirse en un hijo maduro, en alguien conformado a la imagen de Cristo. Cuando un hijo de Dios crece en la vida divina, no logra vivir más según su antigua manera, no tiene paz al permanecer en ambientes mundanos, en lugares que desagradan a Dios. Su alegría ahora es satisfacer al Señor y estar junto con los hermanos. Él sabe que el Señor Se entregó por sus pecados para desarraigarlo de este mundo perverso, para apartarlo de las cosas malignas (Gá 1:4).
Esta es la voluntad de Dios: conducirnos a tener un vivir íntegro e irreprensible delante de Él, para que maduremos y alcancemos la plena filiación.
Punto Clave:
Crecer en vida para obtener la plena filiación.
Pregunta:
¿Por qué Dios lo escogió para convertirse en un hijo maduro?
La Iglesia en Armenia

¡JESUS ES EL SEÑOR!

hgo1939
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
0 / 1000 / 100

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 26/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.