Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

DIA JUEVES

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

DIA JUEVES

Mensaje por hgo1939 el Jue Jul 28, 2016 4:32 am

[size=36]Jueves[/size]
Leer con oración:
Gá 4:1-9; Ef 4:11-14
 
“Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados”(1 Jn 2:28)
El Heredero Bajo El Cuidado De Tutores Y Curadores
Gálatas 4:1-2 dice: “Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo; sino que está bajo tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el padre”. A pesar de que esa porción fue escrita por Pablo con relación a los judíos, comparándolos con hijos menores de edad que estaban bajo la tutela de la ley hasta la venida de Cristo, también podemos aplicarla a los hijos de Dios en esta era. En la vida de la iglesia, podemos decir que el Señor nos puso bajo el cuidado de tutores y curadores, es decir, de hermanos más experimentados y maduros en vida, que nos ayudan y conducen al crecimiento en la vida divina, hasta el tiempo señalado por el Padre, que es hasta que alcancemos la madurez.
Eso corresponde a Efesios 4:11-14, que dice que el Señor constituyó apóstoles y profetas, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, con el propósito de edificar el Cuerpo de Cristo, “hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”. El objetivo es que no seamos más como niños fluctuantes, como hijos menores de edad. Mientras aún somos niños, seremos “llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error”.
En cuanto a esto, podemos aplicar también Gálatas 4:3-5, donde Pablo dice: “Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo. Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos”. Nuevamente, el autor aplica eso a los hijos de Israel y a los incrédulos. El Señor vino para rescatarnos a nosotros, que no sólo estábamos bajo la ley, sino también sujetos a los rudimentos del mundo, a fin de que recibamos la filiación. Mientras somos menores de edad, mientras no tenemos crecimiento de vida ni discernimiento, es fácil estar sujetos a los rudimentos del mundo, como si todavía fuéramos incrédulos. Sin duda, somos hijos y herederos, pero eso es una advertencia para nosotros, que somos instruidos sobre cómo necesitamos tener una continua búsqueda por adquirir más crecimiento de vida.
Pablo además prosigue: “Ciertamente, en otro tiempo, no conociendo a Dios, servíais a los que por naturaleza no son dioses” (Gá 4:8). Esos “que por naturaleza no son dioses” son los ídolos que teníamos antes de creer en el Señor. Y el apóstol continúa en el versículo 9: “Mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a esclavizar?”. Pablo nos muestra la importancia de buscar la realidad de la filiación. Los rudimentos son las cosas elementales y básicas del mundo, bajo las cuales vivíamos antes de ser salvos. No son necesariamente pecados o iniquidades, sino cosas naturales que nos regulaban. Seguíamos esas cosas pensando que agradábamos a Dios, pero estábamos totalmente lejos de Él, esclavizados por conceptos, filosofías y prácticas.
Los creyentes gálatas intentaban ser perfeccionados según la ley, incluso después de haber creído en Cristo por la fe, y estaban nuevamente volviendo a los rudimentos débiles y pobres que antes los esclavizaban. Por eso Pablo dice: “Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años” (Gá 4:10). Guardar fechas es algo característico del judaísmo y de otras religiones. Pero esas observancias no dan vida y mucho menos pueden transformar a las personas.
Hoy nosotros también podemos caer en esa trampa cuando no permanecemos firmes en el Señor e intentamos hacer cosas para agradar a Dios por nosotros mismos, sin Cristo, según nuestro entendimiento natural y carnal, o incluso según los conceptos del mundo. Hay un gran peligro de poner a Cristo en un segundo plano, de que las cosas del mundo religioso entren y nuevamente volvamos a ser esclavizados por ellas, viviendo una vida de apariencia. ¡Que el Señor nos salve de eso!
Punto Clave: Permanecer en Cristo.
Pregunta: ¿Qué son los rudimentos del mundo?
La Iglesia en Armenia
¡Oh Señor Jesus en Ti confio!

hgo1939
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
0 / 1000 / 100

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 26/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.