Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

DIA SABADO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

DIA SABADO

Mensaje por hgo1939 el Sáb Jun 25, 2016 3:07 am

Sábado
Leer con oración:
Ef 1:13-19; Ap 19:7-8
 
“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable. ”(1 P 2:9)
La Obra Del Espíritu: El Continuo Sellar Y La Garantía De Nuestra Herencia
Al final de la primera parte de Efesios 1, Pablo nos muestra la bendición del Espíritu, es decir, Su obra en nosotros. Los versículos 13 y 14 dicen: “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria”. Aquí leemos que el Espíritu en nuestro espíritu es las arras de nuestra herencia, la garantía de lo que nos está reservado cuando el Señor vuelva. Por otro lado, la palabra “arras” indica una muestra, una pequeña prueba de algo mayor, de algo que vendrá. Por tanto, el Espíritu que recibimos de parte de Dios hoy es una pequeña muestra de un disfrute mayor que está por venir en el futuro.
Estos versículos también nos muestran que fuimos “sellados con el Espíritu Santo de la promesa”. El hecho del sellar indica propiedad de aquel que sella. Así que, una vez que somos sellados, nos volvemos propiedad exclusiva de Dios (1 P 2:9). Además, el sellar del Espíritu también es la aprobación de nuestro proceder, de las acciones justas que practicamos en nuestro vivir diario (Ap 19:7-8). Por tanto, de manera general, nuestro ser ya fue “sellado” o “estampado” por el Espíritu, pero nuestras decisiones, actitudes y pensamientos también deben ser sellados diariamente.
A partir del versículo 15 de Efesios 1, Pablo ora por los hermanos de Éfeso: “Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento”. Alabamos al Señor porque nos fue concedido, de parte de Dios, Espíritu de revelación, el cual puede iluminar los ojos de nuestro entendimiento para conocer tres asuntos esenciales: la esperanza de nuestro llamamiento; las riquezas de la gloria de Su herencia en los santos; y la supereminente grandeza de Su poder para con los que hemos creído (vs. 18-19).
¡Gracias a Dios por la bendición del Espíritu! En Él tenemos la garantía de nuestra plena salvación, el sellar continuo de nuestras acciones y también la revelación de los asuntos mencionados por Pablo en su oración por los efesios. Para tener acceso a todas esas riquezas, necesitamos volvernos a nuestro espíritu, donde está el Espíritu, por medio de invocar el nombre del Señor y de la comunión íntima con Dios. ¡Oh Señor Jesús!
Punto Clave:
Sellados por el Espíritu.
Pregunta:
En términos generales, ¿en qué consiste la obra del Espíritu por nosotros y cómo podemos probarla en el día a día?
La iglesia en Armenia
¡Jesus es el Señor!

hgo1939
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
0 / 1000 / 100

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 26/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.