Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

El cristiano y la música secular

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El cristiano y la música secular

Mensaje por ARNACHEDESIREE el Miér Oct 24, 2012 7:05 pm

Este post lo traigo de una pagina llamada directordealabanza.com, me parecio excelente y quise traerlo aca, motivado a que los post anteriores con este tema no se profundizo al respecto..

"El cristiano y la música secular Parte 1

5 Premisas introductorias.

Hace unos días participé del Congreso Integral para equipos de alabanza que se celebró en Iglesia del Camino. Mi aporte al evento fue impartir dos talleres uno de los cuales se tituló como esta entrada. Después de compartirlo decidí plasmar las ideas principales a manera de artículos y publicarlo en La Aventura de Componer confiando en que lo que comparta, o por lo menos una pequeña parte, contribuya a sus convicciones musicales personales.


El tema del taller que impartí en el Congreso Integral fue “El cristiano y la música secular” y el subtítulo lo planteé en forma de pregunta: “¿Puede el cristiano escuchar música secular o sólo debe escuchar música cristiana?” Sin embargo, luego de enviar mi bosquejo a los organizadores del evento para incluirlo en el manual del Congreso pensé que realmente la pregunta anterior debí haberla formulado mejor. La verdadera pregunta no debería cuestionar si el cristiano “puede” o “no puede” pues de poder todos pueden hacer lo que se les antoje. ¿No dijo el apóstol Pablo “todo me es lícito”? Pienso que la pregunta estaría mejor planteada sustituyendo la palabra “puede” por la palabra “debe”. En este sentido la pregunta debería ser no si podemos, sino si “debemos” o no escuchar música secular.

CINCO PREMISAS FUNDAMENTALES.

Antes de expresar mis pensamientos quisiera establecer algunos fundamentos que me ayudarán a transmitir mis convicciones sobre el tema de la música y de este modo usted comprender el espíritu desde el cual escribo.

En primer lugar, comparto este tema en La Aventura de Componer porque estoy consciente de que los compositores escuchan mucha música. Para ser un buen compositor y para mantenernos actualizados debemos estar empapándonos constantemente de esto que nos apasiona tanto: La música y las canciones. Aunque sé de muchos que han establecido para sí mismos la norma de sólo escuchar música cristiana un buen porcentaje de escritores escucha música secular. ¿En qué porcentaje? No lo sé, cada quien debería saber cuánto de estos tipos de música escuchan en su dieta de canciones diarias. Por lo tanto, la duda que surge es si es correcto que un compositor cristiano escuche música secular o no, o si sólo debería escuchar música cristiana.

En segundo lugar, no solo quienes componemos nos preguntamos dónde está la línea divisoria entre los tipos de música que deberíamos escuchar, también se lo pregunta el cristiano comprometido con su fe. Claro que muchos cristianos no se cuestionan estas cosas quizá porque no ven conflicto entre ambos tipos de música y por lo tanto, escuchan todo por igual; sin embargo, la conciencia del cristiano que busca profundizar su relación con Dios le advierte en cuanto a qué sí y qué no debería oír. Para todos quienes tienen dudas al respecto les dedico estos artículos.

En tercer lugar, voy a abordar el tema partiendo de que la música cristiana es aquella que producen los cristianos y la música secular aquella que producen quienes no profesan la fe cristiana. La diferenciación entre música cristiana y música secular la uso partiendo del marco teórico de la mayoría de creyentes que definen así la música; sin embargo, si fuéramos estrictos con estos términos la verdad no existe música cristiana y no existe música secular. La música es música. Es decir, no existe el “Do” cristiano ni el “Do” secular. El “Do” es “Do” y punto, lo toque un creyente o lo toque un pagano. Tal vez una mejor forma de diferenciar los tipos de música sería decir que es música producida por cristianos y música producida por no cristianos. Pienso que es una forma menos absurda de diferenciar ambas.

En cuarto lugar, reconozcamos que la Biblia no dice nada referente al tema. En el sentido que hay temas en los que la Biblia es clara al decir qué sí y qué no es bueno, qué cosas son blancas y qué cosas son negras. Sin embargo, en cuanto a la música cristiana y secular la Biblia no dice nada y por lo tanto, el tema es un tema gris. En este sentido debemos apelar a principios bíblicos para definir qué sí y qué no está bien y de este modo buscar hacer la voluntad de Dios. A través de estos artículos basaré mis reflexiones en principios para poder determinar las convicciones que debería caracterizarnos a aquellos que decimos ser cristianos.

Por último, recordemos que el tema de la música es un tema apasionante. Lamentablemente algunos no saben controlar sus pasión y a lo largo de los años he presenciado discusiones acaloradas entre cristianos al punto de faltarse el respeto cuando han abordado el tema de la música. ¡Ni se diga cuando sale a relucir el punto de los ritmos! Los que dicen que no deberíamos oírla tachan de carnales a quienes sí la oyen, mientras que quienes defienden el hecho de que es válido oírla tachan de religiosos a quienes dicen que no debería oírse. Le invito a que sea moderado, a que considere mis pensamientos como pautas para iniciar una reflexión mucho más profunda. Si usted llegara a estar de acuerdo conmigo, bien; y sino, también está bien. Pero ojo: Yo le seguiré amando en el Señor independientemente de su postura. Espero que usted lo haga después de conocer la mía. ¿Ok?

Escrito por Noel Navas."


ARNACHEDESIREE
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 06/08/2012
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: El cristiano y la música secular

Mensaje por ARNACHEDESIREE el Miér Oct 24, 2012 7:14 pm

El cristiano y la música secular Parte 2


Radicalismo y Carbohidratos simples.


En la entrada anterior introduje el tema de la música cristiana y secular lanzando algunas premisas que pienso que deberíamos tener en mente a medida que hablamos del tema. Hablé sobre la realidad de que muchos compositores cristianos oyen música secular y aun el cristiano promedio. Hablé sobre el área gris en el cual se encuentra este tema y por lo tanto, debemos recurrir a principios para regir nuestra conducta. Por último, hablé sobre la importancia de amarnos unos a otros a pesar de que pensemos distinto. Hoy sí, entremos de llenos a todo esto…

EL PROBLEMA DE LA RADICALIZACIÓN DEL TEMA.

Para ponerle un poco de salsa picante a las mentes de quienes asistieron a mi taller cité las palabras de un pastor amigo que me compartió una frase que me impresionó. Él me dijo: “Noel, hay música cristiana que no escucho y música secular que sí”. ¡Algunos en el taller comenzaron a rascarse la cabeza!

A medida que seguí profundizando en el pensamiento de mi amigo él fue aun más atrevido al decirme: “Yo creo que hay música cristiana que es malo escuchar y música secular que es bueno escuchar”. ¡Ahora usted ha de ser quien se está rascando! ¿Verdad?

Pienso que uno de los problemas de los que decimos llamarnos evangélicos es que nos gusta radicalizar las cosas. Y aunque en muchos temas la Biblia es radical y por lo tanto, nosotros deberíamos ser radicales, eso no significa que debamos radicalizar los temas que la Biblia no radicaliza.

Detrás de la radicalización del pensamiento cristiano en cuanto a la música secular se esconde una actitud perezosa y holgazana. El evangélico es cómodo en cuanto a reflexionar se refiere. Es más fácil decir “Sí” o decir “No” que dedicar energía mental para sopesar que algunas cosas son “Tal vez”. Es más fácil determinar que algo es “blanco” o “negro” que sentarse a definir qué cosas tienen un matiz de “gris”.

La otra vez tuve una amable discusión con algunos amigos relacionado al hecho de tomar cerveza. “¿Realmente es malo tomar cerveza?” Les pregunté. Aunque unos se quedaron callados todos dijeron que sí, que es malo. Volví a preguntarles: “¿Por qué?” Algunos no supieron qué decir y otros esgrimieron argumentos un tanto débiles. Lo que pasó con mi ejercicio intelectual es que evidenció que muchos solo repiten lo que se les dice y aceptan como malo un acto que no necesariamente es malo.

¡Aclaración! Yo no tomo cerveza, jamás he probado la cerveza y creo que en nuestro país El Salvador, ¡culturalmente hablando!, es malo tomar cerveza. ¿Ok?

El punto es que yo quería llevar a mis amigos a reflexionar de que tomar una cerveza no es malo en sí mismo, que la Biblia califica de malo la borrachera, pero no tomar una cerveza. Aun así en nuestro país es muy pero muy mal visto que un evangélico lo haga. ¿Significa esto que tomar una cerveza es malo? Siendo honestos: No debería serlo. Para comprobarlo dese una pasadita por un par de países europeos para verificar que evangélicos y protestantes beben cerveza como norma cotidiana sin que sus conciencias se inmuten.

La otra vez me contaron de un pastor salvadoreño que fue a un congreso de pastores en Alemania y cuando salieron a almorzar a un restaurante todos los pastores pidieron una cerveza. Cuando el salvadoreño presenció eso dijo para sí: “¡Ops! ¡Estos pastores son unos borrachos!” Cuando el mesero le pidió saber qué bebida quería exclamó: “No, ¡yo prefiero un cafecito!” Todos los pastores voltearon a verlo con cara de: “¡Uy! ¡Este pastor es un drogadicto!”

Hay cosas que no son malas en sí mismas, sino que debido a nuestro contexto cultural del latino borracho calificamos como malas.

Regresemos al tema de la música: ¿Es malo escuchar música secular? ¡Piénselo! ¿Es malo tomar una cerveza? ¿No será que preferimos decir que algo es malo para ahorrarnos una reflexión más detenida sobre qué, cómo, cuándo y dónde algo podría ser malo?

Al evangélico promedio no le gusta reflexionar, prefieren clasificar las cosas como “Sí” o como “No” con tal de no quemar neuronas.

¿SON MALOS LOS CARBOHIDRATOS SIMPLES?

Creo que lo que nos ha pasado como cristianos es lo que nos ha ocurrido a los nutricionistas. Mire, tengo una licenciatura en nutrición, especialidad que ejercí durante los 5 años siguientes de haberme graduado. Después de 2005 la ejerzo muy esporádicamente. El punto es que como profesionales se nos enseñó cómo debe ser la dieta del paciente diabético.

En El Salvador hay alrededor de 600 mil personas que padecen diabetes, eso es un poquito más del 10% de la población. ¡Bastante gente! ¿No? Como usted sabe la persona con diabetes tiene un problema de absorción de glucosa (azúcar, si quiere llamarle así) que puede dispararle lo niveles en la sangre. Los alimentos que disparan súbitamente la glucosa sanguínea son los carbohidratos simples (Ojo: Son los simples, no los carbohidratos complejos). De modo sencillo los carbohidratos simples son: La leche y las frutas (dentro de estos: el azúcar, todo lo que lleve azúcar y todo lo que sea dulce). Los carbohidratos complejos son el arroz, el maíz, el pan, la papa, entre otros.

¿Significa esto que un diabético no puede tomar leche ni consumir frutas por ser carbohidratos simples? No, simplemente debe hacerlo con medida.

El punto es que en la universidad nos enseñaron lo siguiente. Los catedráticos repetidamente nos decían: “Miren, del 100% de carbohidratos de la dieta del diabético el 75% deben ser carbohidratos complejos y el 25% carbohidratos simples. ¡Perooo! En El Salvador la consejería díetética que ustedes brinden debe establecer que el diabético debe consumir 0% de carbohidratos simples. ¿Por qué? Porque si usted le da un permisito al paciente… ¡Se descontrola!”

De esa escuela de pensamiento es que en nuestro país le prohibimos el azúcar (y todo cuanto sea dulce) a quienes padecen diabetes. Porque si les damos un espacito se corromperían ante la tentación de comer y por lo tanto, descompensarían su salud.

En cuanto a nuestra ingesta de música secular la mayoría de pastores y líderes eclesiales han hecho algo similar al asegurar que toda la música secular es mala y por lo tanto, no deberíamos oírla. Que aunque hay alguna música que tal vez podríamos consumir preferimos calificar todo como malo y así proteger la salud del rebaño.

De nuevo pregunto: ¿Es malo escuchar música secular? ¿Es malo que el diabético consuma carbohidratos simples? ¿No será que en el fondo preferimos radicalizar nuestras posturas en lugar de dedicar tiempo y esfuerzo enseñándoles a las personas a desarrollar habilidades mentales que les sirvan para discernir qué cosas son buenas y qué cosas son malas?

Continuará…

Escrito por Noel Navas


ARNACHEDESIREE
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 06/08/2012
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: El cristiano y la música secular

Mensaje por ARNACHEDESIREE el Miér Oct 24, 2012 7:20 pm

El cristiano y la música secular Parte 3

Pollo y huesecitos.


Continuando con el tema de si el cristiano debe o no debe escuchar música secular, la vez pasada planteé la posibilidad de que las posturas radicales de “Sí” y “No” en cuanto al tema de la música tengan su origen en lo fácil que es decir “Sí” y “No” en lugar de decir “Tal vez”. Sumado a eso la desconfianza que los líderes eclesiales tienen en sus seguidores los lleva a pensar: “Mejor les decimos: No…” Dicen ellos, “Porque si les decimos “Tal vez” lo malinterpretarán como licencia para pecar”. Por lo tanto, se ahorran la tarea de enseñarles a las ovejas a desarrollar pensamiento crítico en cuanto a este tema.

POLLO Y HUESECITOS.

Siguiendo este punto de la radicalización del pensamiento cristiano estaba recordando la frase que un amigo mío me compartió y que dice: “Cuando el liderazgo es radical, el pueblo es moderado. Cuando el liderazgo es moderado, el pueblo se desenfrena”.

Si esta frase es cierta con razón los líderes evangélicos asumen posturas tan duras con respecto a los tipos de música, de este modo provocan que el pueblo más o menos se comporte a la altura de la Biblia. O sea, ¡por eso estamos como estamos! Je.

En 2008 conocí a Carlos Rey Stewart, presidente de la Asociación Evangelística Hermano Pablo. Como usted sabe hace algún tiempo y debido a su ancianidad el Hermano Pablo dejó de grabar el programa Un Mensaje a la Conciencia y hoy en día quien lo hace es Carlos Rey. Los programas que usted ve donde sale Hermano Pablo son pregrabados pues desde finales de los ´90 dejó de hacerlos él mismo.

Resulta que en 2008 Un Mensaje a la Conciencia, bajo la dirección de Carlos Rey, lanzó una encuesta a los seguidores del programa preguntándoles acerca de sus canciones populares favoritas. Más de 28 mil personas respondieron brindando su opinión, pero al ver la gran cantidad de canciones favoritas sugeridas por la gente el equipo de Carlos Rey editó la encuesta escogiendo las canciones más mencionadas y re-preguntaron a los lectores cuáles eran sus preferidas de entre todas las de la primera ronda. ¡Un tremendo esfuerzo! ¿Cuál fue el resultado? Más de 5 mil personas votaron en la última ronda en un sistema de votación vía internet que le permitió al equipo de Carlos Rey escoger las 20 Canciones Favoritas de Latinoamérica.

Al tener las 20 canciones Carlos Rey se dio a la tarea de conocer más en profundidad las canciones y sus compositores para derivar 20 Mensajes a la Conciencia inéditos que le permitieran transmitir a los seguidores del programa lecciones morales basadas en sus canciones favoritas.

El punto que quiero resaltar de la experiencia de Un Mensaje a la Conciencia y las 20 Canciones Populares Favoritas, es que Carlos Rey y yo coincidimos en COICOM 2008 en Panamá y él me brindó la oportunidad de conversar sobre esta serie que en lo personal es una de mis favoritas del blog. Al entrevistarlo le pregunté qué reacciones habían recibido de los evangélicos seguidores del programa. Ojo: No le pregunté qué reacciones recibieron de los no creyentes seguidores del programa, sino de los evangélicos. ¿Sabe qué me dijo? “Mucha gente nos escribió críticas muy duras de por qué no habíamos usado canciones cristianas para la serie. Ellos olvidan que Un Mensaje a la Conciencia es para personas que no son cristianas, no es para cristianos. Además, otros nos acusaron de abandonar la visión original del fundador del programa sin ellos saber que la directiva y el mismo Hermano Pablo fueron quienes me autorizaron realizarlos”.

El asunto es que al seguir ahondando en la conversación le pregunté a Carlos Rey: “Basado en su experiencia de usar canciones seculares y extraer lecciones para su programa, ¿qué opina de que un cristiano escuche música secular?” Él respondió: “Mira Noel, hay un dicho que dice que es más fácil comer el pollo sin los huesecitos que comer el pollo y tú mismo tener que separar los huesecitos. A la gente le gusta más que le sirvan el pollo sin huesecitos a tener que hacerlo ellos mismos. Así pasa con la música. Es más fácil desechar toda la música secular que escucharla y discernir qué cosas son buenas y qué cosas son malas”.

¿Es malo escuchar música secular? ¿Es malo comer el pollo con los huesecitos? ¿No será que debemos separar los huesecitos y entonces degustar la carnita de pollo?


ARNACHEDESIREE
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 06/08/2012
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: El cristiano y la música secular

Mensaje por ARNACHEDESIREE el Miér Oct 24, 2012 7:27 pm

El cristiano y la música secular Parte 4

El modelo de los tres hebreos.


Ya hablamos sobre el radicalismo evangélico en el que como cristianos a veces caemos. Radicalismo que es justificable cuando la Biblia es radical sobre un tema; sin embargo, deberíamos ser flexibles en esas áreas donde la Biblia guarda silencio.

También hablamos de la posible razón por la cual muchos radicalizan su postura de que toda la música secular en moralmente mala. Y por último, hablamos acerca de separar la carnita de pollo de los huesecitos. ¿Lo recuerda? En esta ocasión usaré un pasaje bíblico para comenzar a establecer cuándo podría ser malo escuchar música secular y cuándo no.

CRISTIANOS IMPOSITIVOS.

Al inicio de esta serie comenté que la verdadera pregunta con relación a la música secular no debería ser si “podemos” o “no podemos” escuchar dicha música; sino si “debemos” o “no debemos”. ¿Por qué? Porque de poder todos pueden, todos son libres de hacer lo que quieran. Hasta el mismo Pablo afirmó: “Todo me es lícito pero no todo me edifica. Todo me es lícito pero no todo me conviene”. El hecho de que todo nos sea lícito significa que podemos hacer cuanto queramos; sin embargo, el cristiano comprometido, según Pablo, se hace preguntas más de fondo: ¿Me edifica? ¿Me conviene?

Lamentablemente los evangélicos somos una subcultura un tanto extraña y contamos con muchos adeptos que les encanta imponer sus pensamientos sobre los demás. Gente que cree algo y que no se queda allí, sino que cree que todos deberían creer como ellos porque su forma de pensar es la bíblica y la correcta. Usted lo sabe, el cristiano debe abrazar los pensamientos de la Palabra y entonces desarrollar convicciones que le ayuden a vivir la vida cristiana, ¿no es cierto? Se abrazan los principios y valores de la Escritura porque uno decide hacerlo, no porque otros nos los impongan. Tristemente hay muchos líderes que imponen sus convicciones sobre otros violando las conciencias de quienes los siguen y esto se agrava cuando esos seguidores aceptan dichas imposiciones. De allí el dicho: “Hay líderes que son ignorantes… ¡Y más ignorantes quienes los siguen!”

Fíjese: no estoy hablando de imponer sobre otros ideas contrarias a las Escrituras. Estoy hablando de imponer sobre otros convicciones y conductas que son correctas delante de Dios. ¿Tienen algo de malo esas convicciones y conductas? No, el problema es imponerlas. En el caso de la música muchos cristianos son amantes de la imposición. Por eso cuando alguien oye que a otro le gustan ciertos géneros y ritmos musicales distintos a los suyos inmediatamente se alarma y busca imponer sus gustos y preferencias sobre esa persona. Esos cristianos se caracterizan por apasionarse desmedidamente cuando se habla sobre música. Puede suceder en una casa de oración o célula, puede ser durante una salida a comer con los amigos o puede pasar en una conversación espontánea después del culto de la iglesia. Cuando hablan de música tratan de ganar las conversaciones, vencer a quienes piensan distinto y doblarles mentalmente el brazo para que crean como ellos.

Yo no digo que en el fondo estas personas no tengan una buena intención, simplemente creo que es una señal de inmadurez no respetar el hecho de que otros piensen distinto a nosotros. Es más, no solo creo que es inmaduro sino que también es legalista imponerse sobre la forma de pensar de los demás. Estas personas olvidan que los gustos y preferencias personales son eso: gustos y preferencias personales. Son míos y para mí, no para otros. Claro, si luego de exponer mis convicciones musicales alguien más las quiere abrazar, genial; pero si no sucede así, ¡también está genial! Cada quien es libre de escoger lo que quiera escoger. Si pasara que alguien adopta mis convicciones realmente no me impuse; más bien, expuse mis ideas y alguien por su cuenta decidió creerlas.

EL CASO DE DANIEL CAPÍTULO TRES.

Seguramente usted conoce la famosa historia de Sadrac, Mesac y Abed-nego y el horno de fuego. El relato dice que Nabucodonosor erigió una estatua gigantesca para la cual exigió que todo el mundo se postrara y adorara. Quien no lo hiciera sería lanzado a un horno de fuego ardiente por no obedecer el edicto real. ¿Qué hizo Nabucodonosor para que todos adoraran la estatua? Usó música.

Daniel dice:

Y el pregonero anunciaba en alta voz:
«Se os ordena a vosotros, pueblos, naciones
y lenguas, que al oir el son de la bocina,
la flauta, la cítara, el arpa, el salterio, la zampoña
y todo instrumento de música, os postréis y adoréis
la estatua de oro que el rey Nabucodonosor ha levantado;
y cualquiera que no se postre y adore, inmediatamente
será echado dentro de un horno de fuego ardiente».
Daniel 3:4-6.

Como sé que conoce la historia no voy a entrar en detalles. El punto aquí es que al sonar los instrumentos musicales todo mundo debía inclinarse y adorar. Simple, ¿verdad? Yo le pregunto: Cuando la música sonaba, ¿la oían Sadrac, Mesac y Abed-nego? Cuando los instrumentos emitían sus armonías, ¿la escuchaban los tres jóvenes hebreos? ¡Por supuesto que sí!

Por lo tanto, ¿es malo escuchar música secular? No, porque si así fuera Sadrac, Mesac y Abed-nego hubieran delinquido delante de Dios. El problema no es escuchar, es asentir.

Permítame explicarme.

Hay un concepto que un amigo me enseñó hace muchos años que abrió mi mente en cuanto a todo esto de la música secular. Él me enseñó algo que denomina: “Consumo Común de Música Secular” (C.C.M.S.). ¿A qué se refiere? Al consumo de música al que todos nos exponemos por el simple hecho de habitar este planeta.

Prácticamente no escuchar música secular es imposible en cualquier ciudad del mundo.

Usted está en una sala de espera… Escucha música secular.
Está comiendo en un restaurante… Escucha música secular.
Se está transportando en autobús… Escucha música secular.
Está comprando en el supermercado… Escucha música secular.
Está sentando viendo la televisión… Escucha música secular.
Está viendo una película en el cine… Escucha música secular.

¡Estamos rodeados caramba!

¿Es malo escuchar música secular? No, el problema es asentir.

Era imposible que Sadrac, Mesac y Abed-nego no escucharan las orquestas de Nabucodonosor sonando alrededor del imperio. Ellos no podían impedir que la música emitiera sus maravillosos sonidos y entraran en sus oídos, claro, a menos que se los taparan. Pero como la Biblia no dice que lo hicieran y usted no va a taparse las orejas con sus dos manos en la sala de espera, en el restaurante, el autobús, el supermercado ni ante la televisión, entonces puede comprender que es inevitable que oigamos música secular.

El problema de los jóvenes hebreos no estribaba en si oirían o no la música, sino en sí obedecerían o no la intención final de la orquestación. ¿Cuál era esa intención? Que se postraran y adoraran la estatua del rey.

El problema de la música secular es el dios o los valores que nos invita a exaltar. No es tanto la música en sí, sino que nosotros asintamos mentalmente, emocionalmente o aun físicamente ante los conceptos que las canciones nos están estimulando a rendirnos. Por ejemplo, si una canción exalta la infidelidad de la pareja y el cristiano se deleita en ella sabiendo que lo que se está exaltando está mal, entonces se está postrando ante la imagen de Nabucodonosor.

Si una canción trata sobre la rebelión a la autoridad y la disfruta hasta el punto de cantarla estando consciente de su mensaje, se está postrando ante el dios del rey de Babilonia. Lo mismo se aplica a canciones que glorifican la avaricia, el desenfreno, la inmoralidad, el irrespeto, el ocio, la autocomplacencia, el egoísmo, etc.

El problema es asentir a los antivalores que proclaman las canciones.

Cuando oiga música secular no se alarme, no crea que está pecando. Mejor pregúntese: ¿A qué me está estimulando el mensaje y la música de esta canción? ¿Me está motivando a que me deleite en cosas que honran a Dios o en cosas que lo deshonran? ¿Es correcto que como cristiano cante esta letra que ofende los valores del reino de Dios?

Cada vez que usted se exponga a la música secular aproveche para oír de qué trata, agudice sus sentidos, discierna el bien del mal y si durante dicho ejercicio encuentra alguna canción que verdaderamente no glorifica el mal, entonces dele gracias a Dios porque aun existen compositores que no son cristianos y que están escribiendo canciones que pueden contribuir positivamente a la vida de las personas.

Continuará…


ARNACHEDESIREE
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 06/08/2012
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: El cristiano y la música secular

Mensaje por ARNACHEDESIREE el Miér Oct 24, 2012 7:33 pm

Los cristianos y la música secular Parte 5

¿Existe música cristiana mala?


En la entrada pasada hablé del modelo que Sadrac, Mesac y Abed-nego nos dejaron en la Biblia con relación a qué tipo de música deberíamos escuchar o no. En esta oportunidad hablaré de algo que muy probablemente usted jamás haya leído en su vida y es sobre qué música cristiana podría ser malo escuchar. Es que mire, ¿no ha notado que quienes se preguntan este tipo de cosas somos nosotros y no los incrédulos? Ellos nunca se preguntan: “¿Será malo escuchar música cristiana?” ¡Sólo nosotros! Por eso, a continuación le presento algunas pautas para mejorar nuestros criterios como escuchas de canciones. Criterios que a la larga nos ayudarán no solo a discernir la música cristiana que oímos, sino también la secular.

¿HAY MÚSICA CRISTIANA MALA?

Dentro de las dinámicas que quise implementar durante el taller que impartí en el Congreso Integral, taller que me animó a plasmar estas ideas a modo de artículos para el blog, le pedí a los participantes que escribieran en el bosquejo del manual tres razones por las cuales es malo escuchar música secular y tres razones por las cuales podría ser malo escuchar música cristiana. Les di un par de minutos y pedí que me externaran sus respuestas.

Como era de esperar las consecuencias negativas de oír música secular fueron innumerables; sin embargo, cuándo les pregunté mencionar lo negativo de escuchar música cristiana tuvieron problemas para responder.

Si yo le preguntara eso mismo a usted… ¿Qué respondería?

Insisto que como evangélicos se nos facilita más clasificar algo como bueno o malo y no dar lugar a la reflexión debido a que el arte de pensar requiere esfuerzo adicional. Estoy casi seguro que el silencio que manifestaron los asistentes de mi taller ante la pregunta de qué perjuicios puede producir escuchar música cristiana se debe a que la mayoría cree que toda la música cristiana es buena y toda la música secular es mala. Lamentablemente hemos radicalizado nuestra postura con tal de no darnos a la reflexión.

¿Recuerda a mi amigo que dijo: “Hay música cristiana que es malo escuchar y música secular que es bueno escuchar” que cité al inicio de esta serie? Permítame ahondar en esta idea.

Mire, así como hay música secular que definitivamente es perjudicial escuchar también hay música cristiana que es malo oír. ¿Cuál es ese tipo de música? He aquí tres características.

1. Música cristiana con pobre contenido educativo.

El Nuevo Testamento dice:

La palabra de Cristo more en abundancia
en vosotros, enseñándoos y exhortándoos
unos a otros en toda sabiduría, cantando
con gracia en vuestros corazones al Señor
con salmos e himnos y cánticos espirituales.
Colosenses 3:16.

El apóstol Pablo relaciona la enseñanza, la exhortación y la sabiduría con los salmos, himnos y cánticos espirituales. Es decir, con la música y las canciones.

En la mentalidad de Pablo las canciones, para ser consideradas buenas, debían aportar enseñanza y sabiduría a la mente del creyente. Para él las canciones debían poseer un alto componente educativo. Componente que si no está presente debilita el fin más alto de la composición: La educación.

Si los evangélicos fuéramos más estrictos descalificaríamos mucha de la música cristiana que suena en las radios y hasta que cantamos en nuestras iglesias; sin embargo, la mayoría no hace eso porque no se detiene a reflexionar qué está sonando o qué se está cantando. Los evangélicos solemos ser muy descuidados.

La última vez que estuve en Costa Rica conocí a un productor, músico y compositor muy destacado del país. Mientras un amigo y él me mostraban el disco que estaban terminando y que me había dejado con la boca abierta, les pregunté: “¿Y qué canción es la que van a lanzar como sencillo en las radios?” El productor me dijo: “Lamentablemente las mayoría de canciones que suenan en las radios cristianas no tienen mayor peso literario. Así que tendremos que escoger de entre todas una que sea fácil de digerir para las masas”.

¿Sabe lo que quiso decir él? Que los cristianos consumimos cuanta cosa nos sirven sin velar de que las letras de las canciones que oímos tengan una fuerte dosis educativa y literaria que contribuya a nuestra mente.

Los evangélicos disculpamos casi todo. Cuando oímos una canción que dice: “Señor, qué lindo eres, te amo y te adoro”, por el simple hecho de que la escribió un evangélico y tiene una melodía agradable, decimos: “¡Oh! ¡Qué gran canción te dio el Señor!” Cuando realmente la canción no dice mayor cosa excepto que el Señor es lindo y que lo amamos y lo adoramos. La canción no aporta nada educativamente hablando.

¿Estoy diciendo que son malos los coritos y las cancioncitas pequeñas que muchos compositores escriben? No, habría que evaluar cada una para definir eso; sin embargo, motivaría a mis hermanos compositores a que esas canciones las guardemos para nuestros devocionales personales y no para los cultos de la iglesia. ¡Mucho menos para alguna grabación profesional! Debemos publicar nuestras mejores canciones basados en los criterios expuestos en Colosenses 3:16.

Volviendo al punto le suplico que no me malinterprete, tampoco estoy diciendo que descalifiquemos una canción por lo amplio o corto de su letra. Si se fija, hay un par de Salmos en la Biblia que son muy pero muy cortos y bueno, ¡yo no me atrevería a juzgarlas como malas canciones! El punto no es el tamaño de la letra, sino la idea ingeniosa que aporte a la mente de quienes la escuchamos.

Aun si la letra de una canción contiene pocos versos debemos velar de que dichos versos correspondan al llamado que nos hace Colosenses 3:16 de que nuestras canciones enseñen, exhorten y contengan sabiduría.

Canciones con “peso literario”, como mencioné antes.

Continuará…

Escrito por Noel Navas


ARNACHEDESIREE
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 06/08/2012
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: El cristiano y la música secular

Mensaje por ARNACHEDESIREE el Miér Oct 24, 2012 7:35 pm

Los cristianos y la música secular Parte 6

Más sobre la música cristiana mala.


En la entrada anterior comencé a describir las características que podrían calificar a una canción cristiana como mala. Hablamos del componente educativo que toda canción debería poseer conforme al modelo de Colosenses 3:16. Hablé de que como los evangélicos hemos fallado en juzgar con más severidad la música que escuchamos pues con tal de que una canción se oiga bonita y emocione entonces la incorporamos al repertorio personal. Y claro, está bien, cada quien es libre de hacer lo que se le dé la gana, pero la Biblia nos anima a amar a Dios no sólo con el corazón, ¡también con la mente! Lo cual implica buscar que nuestras canciones nutran el intelecto más allá de la sola emoción.

A continuación las últimas dos características de la música cristiana que podría ser malo escuchar…

2. Música cristiana que contradice las Escrituras.

Llevo más de tres años con La Aventura de Componer. Dentro de los servicios que como bloguero ofrezco está la evaluación de canciones que compositores amateurs gentilmente me envían para que les brinde mi opinión. Después de decenas y decenas de canciones evaluadas, ¿sabe qué conclusión saco? Que a la mayoría de compositores nos hace falta leer más la Biblia, conocer las doctrinas fundamentales de la fe y estudiar más teología.

Es sorprendente que personas que dicen llamarse cristianos de años cometan errores doctrinales infantiles que podrían evitarse si tan solo estudiaran a diario las Escrituras. Lo salvable de estos casos es que estas canciones están en proceso de evaluación y corrección. Es decir, están a tiempo de ser modificadas pues aun no han salido al público; sin embargo, lo grave es cuando quienes componen no filtran sus letras y entonces publican en un disco canciones doctrinalmente incorrectas. Cuando he presenciado eso, digo: “¡Qué triste!”

Aun así hay algunas canciones que suenan en las radios cristianas y peor: se cantan en nuestras congregaciones donde claramente se contradicen las Escrituras. En mi experiencia hasta el momento no he visto a nadie en mi país alzar la voz de alerta al respecto.

En este punto quiero usar una canción como ejemplo para que se anime a ser más crítico con las canciones cristianas que escucha y por ende, a reconocer que no solo la música secular podría ser mala, sino también alguna que otra que producen los cristianos. La canción que viene a mi mente se llama: “Llama a los ángeles”, que vi en un servicio de una iglesia evangélica vía Internet. Por favor lea lo que dice el coro:

Llama a los ángeles
a este lugar
Llama a los ángeles
Te van a ayudar

La melodía es pegajosísima y súper inspiradora al punto que uno siente mucha emoción al cantar: “Llama a los ángeles a este lugar / Llama a los ángeles, te van a ayudar”. Cientos de personas la cantaban en esa reunión. La gente la entonaba con fervor y ni si diga quienes la interpretaban desde la plataforma.

Yo pregunto: ¿Es correcto que una iglesia evangélica cante algo como esto? ¿Identifica usted lo incorrecto que hay detrás de esos cortos versos?

Puse esta canción de ejemplo en un taller de composición que impartí hace algunos meses, canté la canción, mostré la letra y les pregunté a los más de veinte asistentes: “¿Qué tiene de malo esta letra?”

Por sorprendente que parezca nadie supo darme una respuesta.

¿Sabe usted qué es lo que está mal en esa letra?

La otra vez estuve hablando con un amigo de Costa Rica y me contó que esta misma canción la cantó un director de adoración que ambos conocemos. La cantó en una iglesia de más de 5 mil asistentes y al bajar de la plataforma el director se sentó a la par del pastor. Al sentarse el pastor amablemente le ordenó: “Nunca vuelvas a cantar esa canción aquí”.

¿Qué de malo tiene la letra? ¿Lo sabe ya?

Después del taller sobre música cristiana y secular que impartí en el Congreso Integral abrí un tiempo de preguntas y respuestas, y como al enseñar cité un par de ejemplos de canciones doctrinalmente mal escritas, alguien me preguntó: “¿Qué otras canciones ha identificado usted que estamos cantando en las iglesias y cuyas letras están mal?” Amablemente le dije: “Usted quiere que yo haga el trabajo que todos ustedes deberían realizar, que le dé los títulos de las canciones y les explique por qué están mal, ¿verdad?” Se lo dije con cariño, le cité un ejemplo adicional pero animé a todos a que encontraran por sí mismos este tipo de canciones.

¿Ya descubrió por qué los breves versos de la canción “Llama a los ángeles” contradicen la Palabra de Dios?

Ok, le voy a ayudar.

La canción contradice la Escritura porque según la letra el creyente tiene la facultad de dar órdenes a los ángeles, de pedirles que vengan o vayan, de solicitarles asistencia cuando la necesitemos. ¿Enseña eso la Biblia? ¡En ningún lado! Al contrario se nos dice que nuestras oraciones deben ser dirigidas a Dios, no a los ángeles. Orar a los ángeles es idolatría. El único que tiene potestad de ordenarles cosas es Dios y nadie más. ¿Anhelamos ayuda angelical? ¿Queremos que los ángeles de Dios acampen alrededor nuestro? Oremos al Padre y él los enviará. Nunca debemos “llamarlos” directamente pues no nos es permitido orar a nadie que no sea al Señor.

La canción raya con la herejía.

¿Lo ve? Hay música cristiana que es malo oír.

3. Música cristiana de pobre nivel artístico.

Sé que este apartado me ocasionará muchas críticas y enfados de parte de algunas personas, pero alguien tiene que decir algo al respecto. Lamentablemente mucha de la música cristiana en nuestro país (y en toda Latinoamérica) tiene un pobre nivel artístico. Esa música no deberíamos de oírla.

Mire, si hay dos cosas que caracterizan las artes son: La belleza y la excelencia. Hay otros elementos que podríamos mencionar pero estos dos me bastan para enfatizar mi punto. La música debe caracterizarse por la belleza y la excelencia para que sea considerada como arte. Por lo tanto…

Canciones mal escritas…
Canciones que no dicen nada…
Canciones mal cantadas…
Canciones mal estructuradas…
Canciones con melodías débiles…
Canciones con cantantes desafinados…
Canciones mal ejecutadas…
Canciones mal grabadas…
Canciones mal mezcladas…

Óigalas una vez y después… ¡Ciao!

Si la música cristiana que sus amigos y hermanos crean no alcanza los estándares más básicos de belleza y la excelencia, vamos, no sea buena onda. No los felicite por esas chambonadas. No llame bueno a lo que es malo. Es hora de que como cristianos honremos a aquellos que con gran esfuerzo hacen cosas excelentes. No le demos palmaditas en la espalda del alma a aquellos que exponen un arte mediocre y mal logrado.

¡Ojo! Tampoco estoy diciendo que hagamos leña del árbol caído. No, una cosa es identificar que alguien hizo algo mal y lastimarlo, y otra identificarlo y estimularlo a un estándar más excelente.

De este último tipo de personas debemos ser.

Continuará…

Escrito por Noel Navas


ARNACHEDESIREE
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 06/08/2012
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: El cristiano y la música secular

Mensaje por ARNACHEDESIREE el Miér Oct 24, 2012 7:38 pm

El cristiano y la música secular Parte 7

¿Qué música secular es bueno escuchar?

Ya mencioné tres características que deberíamos buscar en la música cristiana que oímos. Características que si no están presentes sería recomendable sacar de nuestro repertorio personal. En esta entrada hablaré de qué característica deberíamos buscar en las canciones seculares para tener la certeza de que no estamos deshonrando al nombre de Dios ni los valores de su reino. Ahí voy…


¿QUÉ MÚSICA SECULAR ES BUENO ESCUCHAR?

La otra dinámica que implementé en mi taller fue similar a la primera, esta vez les pedí a los participantes enumerar tres beneficios de escuchar música cristiana y tres beneficios de escuchar música secular. Como era de esperar los grandes comentarios a favor de la música cristiana no se hicieron esperar, pero cuando llegó el momento de definir qué cosas buenas produce la música secular las personas no supieron responder bien. ¿A qué se deberá esto? Lo más probable es que creemos que la mejor música es la cristiana y la peor es la secular. Yo no digo que en muchos casos no pueda ser así, pero hay casos donde oír cierta música secular podría aportar a la vida de aquellos que se expongan a ella.

Entonces llegamos a la pregunta del millón: ¿Qué música secular es buena?

Hace varios meses impartí una charla sobre el poder de la música en una reunión juvenil. Había más de cien personas reunidas y gran parte de mi ponencia abordó la importancia de discernir lo que escuchamos dejando entre ver que hay música secular que podría estar dentro de la preferencia de un cristiano. Cuando terminé y tomé mi asiento una señorita me dijo: “Y entonces, ¿es bueno o es malo escuchar música secular?” Traté de resumir lo que había expuesto durante una hora en una sola frase pero en el fondo yo pensé: “O yo no me di a entender o realmente esta niña no puso nada de atención”.

¿Qué música secular podría ser bueno escuchar?

Luego de intentar responderle a esta señorita dos amigos que respeto mucho y que son teólogos me dijeron cada quien por su lado: “¡Totalmente de acuerdo con lo que dijiste!” Un jovencito hasta se pasó de elogios cuando me dijo: “¡Es la mejor charla sobre música que he escuchado!”

Entonces, ¿qué música secular podría ser bueno escuchar?

Hace unas semanas cuando anuncié vía Facebook que publicaría en el blog la serie: “El cristiano y la música secular” un amigo me hizo una de las preguntas más difíciles que me han hecho relacionada al tema. Me dijo: “¿Y será que “Súbete a mi moto” del grupo Menudo es mala…”

¡Me dio un ataque de risa al leerlo!

¿Quiere que por fin conteste la bendita pregunta?

¡Aguánteme!

Cuando encontré a mi amigo en el chat del Facebook contesté su pregunta de si es malo que un cristiano cante “Súbete a mi moto”. Le dije: “Debido a que no concluí mis estudios teológicos no me siento facultado intelectualmente para responder semejante planteamiento existencial”.

¡Jajaja!

¡Basta de bromas! Hoy sí: ¿Qué música secular podría ser bueno escuchar?

Simple: Aquella que promueva y no contradiga los valores del reino de Dios.

“¡Pero cómo puede ser esooo…!” Objetará alguien, “¡Sólo las canciones cristianas promueven los valores del reino de Dios, no las seculareeesss!”

¿Ah, sí?

Pues se equivoca. Hay canciones que componen los compositores que no son cristianos que honran los valores del reino. Pocas en comparación al amplio espectro de canciones que existen en el mundo, ¡pero las hay!

¿Cómo es posible eso? Bueno, por los rasgos de la imagen y semejanza de Dios que aun hay en los hombres.

Mire, todos los humanos aun poseen la imagen y semejanza de Dios en su ser. En algunos más distorsionada que en otros, pero allí está. El punto es que a pesar de que algunos compositores no cristianos compongan canciones que denigran los valores del reino, entre todo eso que hacen hay canciones que escriben que sí los honran. Es decir, no todo cuanto hacen ofende la verdad de Dios, de vez en cuando (y en algunos casos: más en cuando que vez) surge algo que no contradice ni la Palabra ni los valores cristianos.

He aquí unos ejemplos…

“La loba” Vrs “Sale el Sol”.

Ambos son títulos de canciones escritas por Shakira. ¿Ha oído “La loba”? Debería hacerlo por lo menos una vez. Es una pieza súper pegajosa, súper ingeniosa y de gran calidad artística. El problema de esa canción para aquellos que promovemos los valores del reino de Dios es que celebra la promiscuidad sexual. ¡Punto! No hay discusión en eso. Sin embargo, recientemente Shakira lanzó al mercado “Sale el Sol”. Vamos, busque en Youtube el video y escuche la letra. ¡Es una cosa maravillosa! El mensaje de la letra es corto, de melodía optimista y el video una obra de arte.

¿Cómo escribió Shakira “Sale el Sol” si ella no es cristiana? Mejor le pregunto a usted: ¿Y quién dice que sólo los cristianos podemos componer canciones que promuevan los valores? ¿Quién nos ha hecho creer semejante arrogancia?

“Aleluya” Vrs. “Escribir una canción”

Hace poco tiempo Ricardo Arjona lanzó al mercado su más reciente producción “Poquita ropa”.Cuando me enteré de eso quise aprovechar mi visita a “Mixup”, la tienda de música más grande del país, para escuchar algo de la producción. Cuando me puse los audífonos para oír y tomé el disco en mis manos de inmediato mis ojos se clavaron en el track no. 6: “Escribir una canción”. Pulsé el botón y me fui directamente al track. ¡Qué cancionzota señores!

Luego de oírla seguí oyendo el resto del disco. En lo personal considero que muy pocas podría escuchar sin sentirme mal. Lamentablemente la mayoría de letras no honran los valores del reino de Dios y hasta una de ellas se titula “Aleluya”…

“¡Vayaaa!” Dirá alguien, “¡Por fin Arjona compuso una alabanza para el Señor!”

¡Qué va! Quítele la palabrota con “M” que está en la estrofa y a ver si se anima a ministrarla en la ofrenda.

¡Ahí me cuenta cómo le va!

“Me enamora” Vrs. “Yerbatero”.

Ambas del compositor colombiano Juanes. La primera es una canción súper contagiosa que celebra el amor que una mujer puede despertar en un hombre. En una entrevista Juanes dijo que la canción la escribió pensando en su esposa y su hija. ¡Bellísima la rola! Pero, ¿qué pasó con “Yerbatero”? ¿Ya la oyó? En ella se compara a sí mismo con una especie de curandero o brujo que hace preparaciones y brebajes para realizarles trabajitos a la gente.

En lo personal considero que aunque la idea es muy ingeniosa y la letra está muy bien elaborada no está bien exaltar ese tipo de oficios. Al contrario deberíamos advertir en contra de ellos.

En fin…

El punto que quiero resaltar no es que usted o yo tengamos licencia para comprar cuanta música secular se nos antoje. ¡No! Tampoco estoy diciendo que todo cuanto Shakira, Arjona y Juanes componen honra al Señor. ¡Dos veces no! Lo que estoy queriendo enseñarle es que los compositores que no son cristianos también pueden componer canciones positivas y que honran los valores del reino de Dios. ¡Sí, aunque no sean cristianos!

Mi propuesta es que si lográramos identificar ese tipo de canciones que ellos y decenas de compositores más están escribiendo, pienso que no habría problema de deleitarnos en ellas. ¿Por qué? Porque son canciones que no deshonran la Escritura.

Es mi opinión.

Antes de finalizar este artículo quisiera añadir algo más. Algunos de ustedes podrían estar pensando que yo soy una persona que escucha mucha música secular, que para usar los ejemplos que acabo de citar seguramente soy alguien que se empapa de cuanta música se escucha en los medios de comunicación. ¿Quiere saber la verdad? ¡Todo lo contrario!

Más del 90% de la música que escucho es de compositores cristianos. Tanto anglos como latinos. El otro 10% podría ser música secular. ¿Sabe de cuál? Instrumentales y Soundtracks de películas. ¡Lo siento mucho! ¡Tengo una leve afición por ese tipo de piezas! Sin embargo, cité los ejemplos anteriores porque veo los noticieros y de paso la sección de espectáculos. ¡A veces hasta el clima! Je. También: Muy de vez en cuando navego por Youtube. ¿Y sabe qué más? Creo que Dios nos llama a que no nos abstraigamos de la cultura, a que no hagamos de las cuatro paredes de la iglesia “muros aislantes” e ignoremos lo que está pasando en nuestro entorno.

Podría oír más música secular si yo quisiera, pero francamente no me siento cómodo haciéndolo. Aun así reconozco los dones creativos que muchos artistas poseen, cristianos y no cristianos, y puedo ver que algunas de las canciones que componen quienes no conocen a Cristo honran los valores del reino. Sí, muy a pesar de que tengan otras creencias, muy a pesar de sus estilos de vida desordenados… Restos de la imagen y semejanza de Dios que aun hay en ellos.

Continuará…

Escrito por Noel Navas


ARNACHEDESIREE
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 06/08/2012
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: El cristiano y la música secular

Mensaje por ARNACHEDESIREE el Miér Oct 24, 2012 7:45 pm

El cristiano y la música secular Parte 8

Los tamices de Pablo.

La entrada anterior trató sobre qué característica debemos identificar en las canciones seculares que nos podría dar licencia de escucharlas sin ningún problema. Hablé acerca de los valores del reino de Dios y cómo algunas canciones seculares no chocan con estos y por lo tanto, tendríamos libertad de oírlas. Aunque a algunos les habrá sorprendido mi posición soy un firme defensor de que la imagen y semejanza de Dios en el hombre es lo que provoca que los compositores (que no le conocen) creen obras de arte musical que glorifican a Dios a pesar de no ser cristianos. Como alguna vez dijo Luke Skywalker sobre su padre: “¡Aun hay bondad en él!”


LOS TAMICES DE PABLO.

Esto de escuchar o no música secular se parece mucho a otra pregunta muy similar: ¿Debe el cristiano leer sólo libros cristianos o también puede leer libros seculares? ¿Por qué nos apasionamos tanto con la pregunta de si podemos o no podemos escuchar música secular pero no cuando nos preguntamos lo mismo en cuanto a los libros?

Que cada quien busque una respuesta.

El punto es que los mismos parámetros que usamos para establecer donde está la línea entre el bien y el mal en cuanto al tema de los libros (la televisión o el cine) son los mismos que deberíamos establecer para el tema de la música. ¡Los mismos! El problema no son los libros, sino el mensaje de los libros. Aun si el mensaje de un libro no honra la verdad de Dios escrita en su Palabra uno podría leerlo bajo el compromiso personal de obedecer el consejo de Pablo:“Examinadlo todo, retened lo bueno” (1 Tesalonicenses 5:21).

Ese es un buen tamiz.

Mire, el apóstol Pablo no era un cristiano que se abstraía de la cultura. Su época no era como la nuestra. No había industria literaria al nivel de hoy. Es más, la mayoría de libros que existían habían sido escritos por paganos. ¿Qué hacía Pablo? Leía tanto la literatura judía como la literatura pagana. Tanto así que el libro de los Hechos registra un incidente sumamente interesante.

Mientras Pablo estaba en Atenas buscó la forma de presentar el evangelio en medio de una sociedad idólatra. Al presentar uno de sus discursos habló de Dios, la creación y los linajes de la tierra, fue entonces que dijo: “Porque en él vivimos, nos movemos y somos; como alguno de vuestros propios poetas también ha dicho: Linaje suyo somos…” (Hechos 17:28). Según los estudiosos la cita fue tomada del poeta Arato (III a. C.), más específicamente de su obra:“Fenómenos”.

¿De qué nos habla esto? De que Pablo leía la poesía de la época, que a pesar de no haber sido escrita por un judío sentía la libertad de leerla, disfrutarla y reflexionarla.

En cuanto a la música uno podría hacer igual, se podría examinar aquellos compositores y canciones que nos llamen la atención y sacar lo bueno de entre todo lo malo que se produce. Claro, bajo el compromiso personal de sólo quedarnos con lo bueno y desechar lo malo.

Otro tamiz que Pablo nos comparte está en Efesios capítulo cinco:

Pero fornicación y toda impureza o avaricia,
ni aun se nombre entre vosotros, como conviene
a santos. Tampoco digáis palabras deshonestas,
ni necedades, ni groserías que no convienen, sino
antes bien acciones de gracias. Sabéis esto, que ningún
fornicario o inmundo o avaro, que es idólatra, tiene
herencia en el reino de Cristo y de Dios. Nadie os
engañe con palabras vanas, porque por estas cosas
viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia.
No seáis, pues, partícipes con ellos.
Efesios 5:3-7.

Si una canción secular está dentro de su repertorio personal de canciones favoritas y choca contra este mandamiento del Nuevo Testamento, usted debe evaluar seriamente sacarla de entre sus favoritas. No es correcto que el cristiano se deleite en canciones que promueven antivalores. Pablo es muy claro al afirmar que la ira de Dios que se manifestará en el día del juicio será contra aquellos que vivieron dándole la espalda a los valores del reino de Dios. De allí la exhortación: “No sean participes con ellos”.

Honestamente sólo este tamiz descalificaría muchísimas canciones seculares.

Un último tamiz que quiero mencionar es uno de los más conocidos por todos, el que aparece en Filipenses 4:8, que dice:

Por lo demás, hermanos,
todo lo que es verdadero,
todo lo honesto, todo lo justo,
todo lo puro, todo lo amable,
todo lo que es de buen nombre;
si hay virtud alguna, si algo digno
de alabanza, en esto pensad.
Filipenses 4:8.

Pablo nos presenta ocho características que debemos buscar en las canciones que llenarán los pensamientos de nuestra mente: Verdad, honestidad, justicia, pureza, amabilidad, buen nombre, virtud y alabanza.

Si sus canciones favoritas reúnen estas características… Disfrútelas; sino, póngalas de lado y comience a buscar canciones que sí glorifiquen los valores del reino al que usted y yo hemos decidido pertenecer.

¿Qué decisión tomará?

Continuará…

Escrito por Noel Navas.


ARNACHEDESIREE
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 06/08/2012
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: El cristiano y la música secular

Mensaje por ARNACHEDESIREE el Miér Oct 24, 2012 7:54 pm

El cristiano y la música secular Parte 9

Algunos consejos finales.

He dicho casi todo lo que desde mi perspectiva creo contribuirá en usted a formar criterios de valor para juzgar cualquier tipo de música a la que se exponga. ¿Estará usted de acuerdo con todo lo que he dicho? Seguramente no. Tampoco yo lo estaría si usted hubiera escrito estos artículos, je. Lo importante para mí es que esta serie lo estimule a profundizar en un tema del cual no se ha dicho todo. Este es sólo un punto de partida para una discusión más amplia. Espero que aunque sea una parte haya contribuido a su visión de la música y la composición; sin embargo, antes de terminar permítame compartir algunos consejos finales.


ALGUNOS CONSEJOS FINALES.

Escoja el mejor camino.

Estoy convencido de que entre todo el menú de canciones que existen en el mundo el cristiano siempre debe escoger lo mejor. Las canciones que contribuyan a mejorarnos como personas y como hijos de Dios, esas deberían ser nuestras predilectas. Entre ellas hay unas que son mis favoritas: Las canciones del Espíritu. ¿Cuáles son esas? Lea este texto por favor:

La Biblia dice:

Y cuando el espíritu malo de parte de Dios
venía sobre Saúl, David tomaba el arpa y tocaba
con su mano; y Saúl tenía alivio y estaba mejor,
y el espíritu malo se apartaba de él.
1 Samuel 16:23.

Hay canciones a las que uno se expone que inmediatamente se siente el toque del Espíritu. El alivio, la fe, el consuelo y la esperanza surgen al nomás comenzar a disfrutar de las melodías.

Por lo tanto, escoja lo mejor. Hay muchísima música cristiana que califica en este rubro. Le mentiría si le digo que toda, pero muchísima música que cristianos comprometidos están produciendo tiene el poder de transformar la vida e impulsarnos a nuevas alturas en el Señor.

Conozca sus debilidades.

Como usted leyó a lo largo de esta serie efectivamente hay música secular que el cristiano podría oír y deleitarse sin pecar contra Dios. Sin embargo, si esta licencia incomoda su mente probablemente usted no deba tomársela.

Sé de cristianos que tuvieron una vida pasada de la cual hoy en día se avergüenzan y al venir al Señor tomaron la decisión drástica de cortar todo vínculo con la música secular debido a que eso les ocasionaba tropiezo. Hoy en día sólo compran música cristiana, sólo oyen música cristiana y solamente van a conciertos de música cristiana. Si usted es de los que sienten que un ápice de libertad podría deslizarlo al desenfreno entonces usted no debe escuchar música secular ni en pequeñas dosis.

Por favor, conózcase a sí mismo, identifique sus debilidades y camine en pos del Señor Jesucristo conforme a su decisión. No deje que nada lo haga retroceder, siga adelante que Dios honrará su firmeza en cuanto a este tema.

No juzgue a los demás.

Como dije en alguna entrada anterior: El problema de los evangélicos es que les gusta calificar como bueno o como malo cosas que ni la Biblia se atreve a calificar como buenas o malas. Esos mismos que acusan de carnales a quienes escuchan música secular son los mismos que cantan “Cumpleaños feliz” al momento de partir el pastel, “El Himno Nacional” en un evento cívico y las canciones de Cri-Cri a sus hijos con tal de entretenerlos. ¡Los que juzgan a quienes disfrutan de la música secular son los mismos que se deleitan en ella!

Repito: No todas las canciones seculares son malas, hay algunas que el cristiano podría disfrutar y hasta cantar sin violar ningún principio moral. Por lo tanto, si usted ha decidido para sí mismo sólo escuchar música cristiana y su conciencia no lo deja siquiera cantar “Color esperanza”, está bien. Pero por favor, no juzgue a aquellos que sienten cierta libertad en Cristo al deleitarse en canciones escritas por no cristianos y que no contradicen ningún valor cristiano.

Recuerdo el tiempo que estuve laborando en el Liceo Cristiano hace más de 5 años. Como coordinador espiritual supervisaba los esfuerzos evangelísticos y de discipulado que se desarrollaban en el colegio central y cuya matricula alcanzaba los 2 mil alumnos.

El Liceo Cristiano en El Salvador cuenta con más de 30 instituciones en el país, es un sistema multiescolar que educa a más de 16 mil estudiantes por año. El punto es que cuando yo laboré allí se organizó un esfuerzo llamado: “Coro LACC (Latin American ChildCare)”. Un coro compuesto por 12 a 15 niños y adolescentes escogidos de todos los colegios quienes además de cantar hacían coreografías extraordinarias. Visitaban cada Liceo Cristiano cantando sus canciones, orando por los estudiantes y una vez al año hacían una gira por EE.UU. para recoger fondos para becarios.

La vez que llegaron al colegio donde yo laboraba hicieron una fantástica presentación, cantaron canciones de alabanza y adoración contemporánea totalmente en vivo y desmostraron una agilidad en el baile impresionante. El punto es que antes de terminar su presentación cantaron:“Color esperanza”. Sí, la del argentino Diego Torres. Cuando presencié eso yo me alarmé. “¡Ops!…” Dije para mí, “¡El Coro LACC está cantando una canción secular y ellos son una agrupación enteramente cristiana! ¿Qué está pasando?”

A medida que avanzaba la canción comencé a elaborar dentro de mí un argumento para esgrimirlo ante el líder de ellos para hacerlo reflexionar de que usar esa canción no se veía bien en un ministerio cristiano. Francamente por más que bussqué algo malo en la letra o en el ritmo no pude confeccionar mi queja. Es más, mientras meditaba veía a todos los estudiantes en el auditorio corear la canción junto al Coro. Fue entonces que reflexioné: “La canción no dice nada malo. No tendría por qué ser malo cantarla a pesar de que quien la compuso no sea cristiano”.

¿Sabe por qué le cuento esto? Porque ese día yo juzgué mal al Coro LACC. En mi corazón los tildé de faltos de discernimiento y de carnales por meter dentro de su repertorio una canción secular. ¡Gracias a Dios que no le dije nada a nadie y allí mismo resolví mi conflicto interno! Honestamente a veces juzgamos de poco espirituales a quienes se deleitan a música secular que verdaderamente no deshonra los valores cristianos. Pienso que eso no está bien.

Por eso le animo a que no juzgue a los demás, yo estoy aprendiendo a no hacerlo, ojala todos pudiéramos seguir este consejo.

Escrito por Noel Navas.


ARNACHEDESIREE
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 06/08/2012
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: El cristiano y la música secular

Mensaje por ARNACHEDESIREE el Miér Oct 24, 2012 7:59 pm

Los cristianos y la música secular. “Cuando te sientas cansado de vagar”


Era el 5 de octubre del año 2001. Se encontraba el hermano Pablo en Santa Cruz, Bolivia, hospedado en el Hotel Los Tajibos. Al salir del restaurante del hotel, se acercó a un trío de guitarristas que estaban preparándose para amenizar la cena de los clientes.

—Señores, ¿se saben la canción «La barca»? —les preguntó.

—¡Cómo no, Hermano Pablo! —respondieron asombrados, y se dispusieron a entonar la famosa canción.

Antes de que comenzaran a cantar la primera estrofa, el Hermano Pablo les dijo:

—Esta vez imagínense que comienza hablando Dios:

Dicen que la distancia es el olvido,

pero yo no concibo esa razón.

Porque yo seguiré siendo el cautivo

de los caprichos de tu corazón.
—Ahora habla el hombre —señaló el Hermano Pablo:

Supiste esclarecer mis pensamientos.

Me diste la verdad que yo soñé.

Ahuyentaste de mí los sufrimientos

en la primera noche que te amé.
—Nuevamente habla Dios —interpuso el Hermano Pablo:

Hoy mi playa se viste de amargura,

porque tu barca tiene que partir

a cruzar otros mares de locura.

¡Cuida que no naufrague en tu vivir!
—Y Dios concluye —terminó de explicar el Hermano Pablo:

Cuando la luz del sol se esté apagando,

y te sientas cansada de vagar,

piensa que yo por ti estaré esperando

hasta que tú decidas regresar.
Si bien es cierto que el Hermano Pablo se toma licencia poética en su concepción de la letra de la conocida canción del compositor mexicano Roberto Cantoral, también es cierto que esa posible interpretación refleja el carácter de Dios. Jesucristo compara implícitamente al Padre celestial con el padre de un hijo insensato que malgasta toda su herencia durante un lapso de rebeldía juvenil. Aquel padre, cautivo de los caprichos del corazón de su hijo perdido, como dice la canción, se aflige a raíz de la partida de aquella barca «a cruzar otros mares de locura»; porque, a pesar de todo, corre a recibir al hijo con los brazos abiertos cuando éste vuelve a casa arrepentido.1 De ahí que Dios bien pudiera cantarnos a nosotros:

Cuando la luz del sol se esté apagando,

y te sientas cansado de vagar,

piensa que yo por ti estaré esperando

hasta que tú decidas regresar.
Tomado de conciencia.net

Quiza has escuchado el spot radial del Hermano Pablo llamado ‘Un Mensaje a la Conciencia’. Desde el año 1964 ha sido emitido por diversas emisoras, más de 4000 en todo el Mundo.

Escrito por Carlos Rey


ARNACHEDESIREE
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 06/08/2012
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: El cristiano y la música secular

Mensaje por Invitado el Vie Oct 26, 2012 9:12 pm

Es largo asi que lo copio para llevarmelo para la casa: Laughing

Gracias lo leere bendición

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El cristiano y la música secular

Mensaje por ARNACHEDESIREE el Vie Oct 26, 2012 9:36 pm

Cristo en Mi escribió:Es largo asi que lo copio para llevarmelo para la casa: Laughing

Gracias lo leere bendición

Bendiciones.¡¡¡

Esa es la idea que lo lean con calma, yo me lei uno cada día.¡¡¡


ARNACHEDESIREE
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 65
Fecha de inscripción : 06/08/2012
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: El cristiano y la música secular

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:31 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.