Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

Hola Soy Daniel

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hola Soy Daniel

Mensaje por Zelayajd el Dom Mar 06, 2011 8:30 am

aquel día salí de la cabaña, hacía un sol espléndido, vi a mi derecha y a mi izquierda, el horizonte se me entregaba infinito, no logre vislumbrar una sola nube ni aún a lo lejos, el sol era intenso pero no cansino, sin notarlo había caminado algunos pasos y me encontraba lejos de la sombra que proveía mi querida cabaña, la volví a ver, sabiendo que cuando el sol hiciera quemaduras sobre mi piel podría volver a ella y untar unguentos para que sanare, pero sabía igualmente que si ya había avanzado algunos pasos debia continuar hacia aquel horizonte que me había sido entregado, conforme caminaba hacia el portón que dividía el terreno de mi cabaña con el de todos los demás, recordé que tenía un caballo que sobre ese caballo debía cabalgar, pero no necesitaba solo el caballo sino también unas viandas para el camino y un sombrero que me proveyera de sombra a los ojos para que la luz no me cegase de camino, fue cuando volví por primera vez a mi cabaña, entonces comencé a llenar mi alforja con comidas escogidas, revisando minuciosamente cada una de las frutas, cocinando con esmero y paciencia cada una de las viandas que llevaría...

Coloqué entonces la alforja en mi hombros, el sombrero en mi cabeza y llamé a mi caballo, blanco como la nieve, aveces impetuoso, pero muy obediente, llegó manso cerca mio y le acaricie, nuestros ojos se cruzaron por un instante y como invitandome a montarle movió con suave ritmo su crin de un lado al otro...

Cabalgando aquel hermoso animal comencé mi recorrido, llegando al primer pueblo no encontré un solo rótulo de bienvenida, cuando cabalgué por sus calles vi su desorden, había mucha basura en sus aceras, sus casas estaban despintadas, algunas hasta abandonadas con maderas bofas comidas por el comejen que solamente eran asemejo de verdaderas paredes, pude verlo pues al tocarlas se desmoronaron en mis manos, no encontré lugar para dormir en ese pueblo pero si encontré un amigo, uno que estaba también de paso en aquel lugar, compartimos nuestras viandas, pasamos la noche conversando, cabalgabamos hacia lugares distintos pero ambos con el mismo caballo, cuando cayó la tarde y comenzó a oscurecer el cielo escuché el aullido de los lobos y un lugareño me dijo con rostro enojado... "no son bienvenidos los que cabalgan caballos como el tuyo", entonces triste me alejé de aquel lugar con la única alegría de aquel amigo que hiciera que luego se convertiría en fiel compañero de viajes algunas veces guiandome pues conocía el camino, algotras veces entregandome el mapa para que yo lo recorriese solo...

Pues luego en tan árduo andar encontré otro pueblo donde a lo lejos ví un rótulo que decía bienvenidos... con letras pequeñas, pero sin embargo sus calles lucían más limpias, sus casa estaban cuidadas aunque algunas tenían sus vidrios quebrados, pero en amplia mirada estaban bien, llegué a un pozo, desmonté mi caballo y le dí de beber, podía ver aquella agua haciendole más fuerte y decidí tomar de ella también, comencé a explorar aquel agradable lugar, deje la alforja en el caballo pues sabía que encontraría un buen lugar para comer, pues mi sed había sido ya saciada, noté que por ciertos lugares mi sombra se hacía un poco irregular, vi al cielo y habían algunas nubes, levanté mi voz y se disciparon, agradecí a mi Señor por ello, después de algunos días en aquel pueblo ya algunos eran mis amigos y compartían sus vivencias, fué entonces cuando llegó un hombre solitario, parecía un pirata, extraño encontrarse un pirata en un pueblo alejado del mar, se acercó a mi oido y me dijo, te invito a mi pueblo allá puedes dormir, y al siguiente día trabajaremos juntos.

tomé de nuevo mi caballo, las alforjas llenas y en mi cabeza hermosos recuerdos, tomamos rumbo a aquel pueblo, al nomás salir aparecieron otras nubes que pasaron rápido, llegamos a aquel pueblo, en realidad no era un pubelo ya, sino una ciudad pequeña, al parecer era un lugar transitado, había mucho para escoger, al principio pensé en defender mi alforja para no perderla, pero preferí abrirla y que cada uno comiese lo que quisiera, después de todo yo había escogido muy bien lo que puse dentro asi que no dañaría a nadie... algunos se han acercado a la alforja y han comido, a esos les puedo llamar amigos....

Esta a grandes rasgos ha sido mi historia en los foros, espero llegar a este lugar a hacer amigos, ser de bendición, pongo a servicio de todos los dones que El Señor ha tenido a bien poner en mi.

Dios les bendiga.
Daniel Zelaya

_________________
CRISTO VIENE PRONTO, ARREPENTIMIENTO Y SANTIDAD

Zelayajd
Super Moderador
Super Moderador

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 567
Fecha de inscripción : 03/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Hola Soy Daniel

Mensaje por fede77 el Dom Mar 06, 2011 2:42 pm

Valla excelente pensamiento Daniel.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Contacto

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Visita mi blog

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

fede77
ADMINISTRADOR
ADMINISTRADOR

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 5127
Fecha de inscripción : 03/08/2010
Edad : 38
Localización : Santo Domingo

http://www.lpcristiano.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.