Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

DIA VIERNES

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

DIA VIERNES

Mensaje por hgo1939 el Vie Ago 19, 2016 3:16 am

[size=36]Viernes[/size]
Leer con oración:
Mt 7:13-14
 
“Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.”(2 Co 3:18)
El Proceso De Transformación Metabólica
Ayer vimos que la simiente de la vida divina fue puesta en nosotros cuando creímos en el Señor. Ese fue el inicio del proceso de la filiación que está ocurriendo en nosotros. Sin la vida divina no existe la filiación. De nada sirve enseñar sólo los principios bíblicos a una persona; ella no tendrá la filiación, a no ser que crea en el Señor Jesucristo y Lo reciba como su Salvador.
Cuando nacimos según la vida de Dios, comenzó un largo proceso de crecimiento espiritual. Podemos ejemplificar este proceso usando la figura de una mariposa. Al nacer, es una oruga verde, muy pequeña, que va aumentando de tamaño a medida que se alimenta de las hojas. Luego, decrece un poco y toma una apariencia oscura, se vuelve más fea de lo que era inicialmente. Entonces se forma un capullo con los hilos de seda que ella misma produce y permanece dentro de él por un buen tiempo hasta convertirse en una mariposa. No sirve de nada querer “ayudar” a la crisálida a salir de allí, pues fuera de ese capullo en poco tiempo moriría.
De la misma manera, hoy estamos pasando por un proceso de transformación y la vida de la iglesia es el ambiente donde ese proceso se intensifica. A veces podemos pensar que el vivir de la iglesia es demasiado “apretado”, pero eso no es así. Muchas personas que no tienen al Señor parecen ser libres, pero en realidad, están esclavizadas por diferentes cosas negativas, como el dinero y el pecado. No necesitamos más libertad porque la restricción que tenemos en la iglesia es una bendición para nosotros y nos va a llevar a ser más semejantes a Dios. El mismo Jesús, cuando estaba en la tierra, dijo que la puerta de la salvación es estrecha, y el camino, angosto (Mt 7:13-14).
Por tanto, la vida de la iglesia es el lugar ideal para pasar por esta transformación. En ella encontramos nuestro “capullo”. En Segunda de Corintios 3:18 vemos que ese proceso es gradual, “de gloria en gloria”. Para eso necesitamos tener la práctica de contemplar y reflejar la gloria del Señor como en un espejo. Eso lo podemos hacer cada vez que tengamos comunión con el Señor en nuestras oraciones, y también en la lectura de la Biblia y libros espirituales. Así, somos transformados paulatinamente en la misma imagen de Cristo, por medio del Espíritu. En ese recorrido rumbo a nuestra glorificación, eventualmente podemos tropezar, pero no debemos desanimarnos. Las eventuales caídas son para que podamos madurar y valorar aún más la presencia del Señor. Cada vez que nos acerquemos a Él, seremos más semejantes a Él. ¡Oh Señor Jesús!
Punto Clave: De gloria en gloria.
Pregunta: ¿De qué manera práctica podemos contemplar la gloria del Señor?
La iglesia en Armenia

¡Jesus es el Señor!

hgo1939
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
0 / 1000 / 100

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 26/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.