Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

DIA MIERCOLES

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

DIA MIERCOLES

Mensaje por hgo1939 el Miér Jul 13, 2016 5:43 am

[size=36]Miércoles[/size]
Leer con oración:
Gn 1:28
 
“Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”(Hch 2:46-47)
Multiplicación En Los Grupos Familiares
No podemos aceptar la condición de esterilidad espiritual. Además de ganar personas por medio de la predicación del evangelio, necesitamos apacentarlas hasta afirmarlas en los caminos del Señor. Dios nos creó para ser fructíferos: “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra” (Gn 1:28). El encargo de Dios, desde el principio, es la multiplicación, y una de las herramientas más eficaces para ganar personas son los grupos familiares, la reunión de algunas familias en torno al nombre del Señor, para orar los unos por los otros, leer y rumiar la Palabra de Dios y rendirle alabanzas y agradecerle.
De esta manera, el número de familias en ese grupo aumentará regularmente y así podrá convertirse en dos grupos, después, en tres, y así sucesivamente.
Nuestras casas son el mejor instrumento para ganar personas, y las hermanas, que son las principales administradoras del hogar, desempeñan una función y un rol fundamental en este encargo. Por tanto, al abrir nuestra casa para recibir a los hermanos para las reuniones, el esposo y la esposa deben estar de acuerdo, tener un ambiente de amor, alegría y paz, para que los resultados sean positivos.
La función de las hermanas en la iglesia es importantísima e incluso decisiva en el encargo de la multiplicación del número de personas en las reuniones. Por eso deben ser honradas y su ministerio debe ser fortalecido. En algunos lugares la iglesia sólo está dando los primeros pasos y sólo hay hermanas, ellas necesitan ejercer con fidelidad su función en el Cuerpo de Cristo. Muchas iglesias comenzaron así, y poco a poco los maridos llegaron. La actuación efectiva de las hermanas es crucial.
Necesitamos velar, constantemente, para que los grupos familiares no caigan en la tradición, la rutina, y se estanquen, reuniéndose sin meta, sin encargo, sin comprometerse con los asuntos espirituales. ¡No puede ser así! ¿Cuál es el objetivo de los grupos familiares? La multiplicación. No podemos perder eso de vista.
Los matrimonios son importantes, me gustaría también alentar a los jóvenes, pues tienen un gran poder de multiplicación. Todos los segmentos necesitan multiplicarse. Los grupos familiares ahora son GFM, Grupos Familiares de Multiplicación. Un grupo que pasa varios años cuidando el mismo número de hermanos, sin añadir a nadie, no está bien. El enfoque es la multiplicación, producir frutos. ¿Cómo podemos hacer eso? No lo sabemos. Debemos doblar las rodillas, ayunar, buscar al Señor desesperadamente. Amados, inviten a los vecinos, preparen una cena, una merienda; lleven invitados a los eventos de la iglesia; promuevan reuniones de matrimonios, reuniones de padres o de predicación del evangelio, ¡cuídenlos! Cuando los cuidamos con amor todos reaccionan porque esa es la mayor necesidad hoy en el mundo. Todos reaccionan positivamente al amor.
Establezcamos metas. Si es posible, cada tres meses, dupliquemos el número de personas en el grupo familiar. Si no, cada seis meses; lo importante es definir un plazo para que eso suceda. Eviten dejar ese encargo libre, sin hacer un seguimiento de los resultados. ¡Tomen con toda seriedad ese desafío delante del Señor, no sean tímidos o incrédulos, aplíquense en esto, tengan una actitud! No es normal que un grupo se quede con el mismo número de hermanos por más de un año. Dios nos hizo fructíferos. Ser infructífero no le hace bien a usted, es perjudicial para su autoestima espiritual; usted se siente frustrado, hasta derrotado. Pero, cuando produce frutos, se llena de felicidad. Recuerde: para practicar esto es necesario orar, incluso ayunar, trabajar con mucha dedicación, unanimidad, esfuerzo y, sobre todo, con perseverancia.
Punto Clave: Todos reaccionan ante el amor.
Pregunta: ¿Cómo puede colaborar para multiplicar el número de hermanos en su GFM?
La iglesia en Armenia
¡Oh Señor Jesus! Confio en Ti 

hgo1939
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
0 / 1000 / 100

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 26/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.