Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

DIA VIERNES

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

DIA VIERNES

Mensaje por hgo1939 el Vie Jul 08, 2016 4:54 am

[size=36]Viernes[/size]
Leer con oración:
1 Co 13; Ef 4:1-7
 
“Siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor”(Ef 4:15-16)
Soportarnos Los Unos A Los Otros En Amor Para La Edificación Del Cuerpo De Cristo
En Efesios, Pablo nos muestra cómo debe ser el vivir de los santos en la iglesia: “Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación”. (4:1-4). El Señor nos introdujo en el cuerpo de Cristo; somos miembros los unos de los otros. En el cuerpo humano no hay miembros luchando por el liderazgo, todos trabajan en coordinación y armonía. En la iglesia todos los miembros son importantes y necesarios; no puede haber rivalidad, contiendas, división, enemistad, envidia, celos, maledicencia o crítica. Todos nosotros estamos en el proceso de crecimiento; ningún miembro ha alcanzado la etapa final de madurez. Todavía tenemos fallas y defectos, pero, aun así, Dios quiere usarnos. Cada hermano tiene una función en el cuerpo de Cristo, por eso debemos orar los unos por los otros y soportarnos los unos a los otros en amor.
Si andamos en amor, hablamos cada uno la verdad y cuidamos el uno del otro, el Señor nos bendecirá y produciremos mucho fruto. Las personas verán nuestro testimonio, nuestro proceder para con los hermanos y vendrán a vivir la vida de la iglesia. En la iglesia necesitamos confiar en los hermanos y perfeccionarlos en el servicio al Señor, llevándolos a servir con nosotros y realizar la función que desempeñamos. Para ello necesitamos tener mucha paciencia, de modo que perfeccionemos a las personas, así como Bernabé lo hizo al pastorear a Juan Marcos, y Pablo al cuidar a Onésimo.
Para vivir la vida de la iglesia tenemos que andar en la gracia, en la verdad, en amor y en la luz. Como resultado de estos tipos de andar, estaremos llenos del Espíritu para vivir la vida de la iglesia. Sólo en el Espíritu logramos tener una relación adecuada con los hermanos. El mayor problema de las personas es el asunto de las relaciones. Algunos tienen problemas para relacionarse con los padres, otros con el cónyuge, otros con los hijos, y otros también con los colegas de trabajo o con los vecinos. Muchos otros tienen problemas en su relación con los hermanos de la iglesia.
Nuestra relación con los hermanos no puede tener como fundamento la amistad en la carne; lo que nos une es el amor de Dios: “Soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz” (Ef 4:2-3). Si no está el “cemento” de la paz, habrá fricción entre los hermanos y así no habrá edificación. Cuando el Señor vuelva, seremos introducidos en Su reino de paz, justicia y amor. En ese reino imperará el amor: “El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará [...] mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará. [...] Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor” (1 Co 13:8, 10, 13). Ese es el amor que atraerá a las personas a vivir en la realidad del reino de los cielos: la vida de la iglesia. Esto es lo que el Señor Jesús manifestó en Su ministerio terrenal (Mt 9:35-36). Ahora nos corresponde a nosotros ayudar a las personas a seguir al Señor y conducirlas a crecer en vida, para que sean perfeccionadas para administrar los asuntos de Dios. ¡Aleluya por el evangelio del reino!
Punto Clave: Amar a los hermanos y guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz
Pregunta: ¿Qué debe hacer para tener una buena relación con las personas?
La iglesia en Armenia

¡Jesus es el Señor!

hgo1939
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
0 / 1000 / 100

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 26/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.