Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

(5) OTRO PELIGRO PARA LOS HOMBRES JÓVENES ES EL TEMOR A LA OPINIÓN DE LOS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

(5) OTRO PELIGRO PARA LOS HOMBRES JÓVENES ES EL TEMOR A LA OPINIÓN DE LOS

Mensaje por hgo1939 el Vie Jun 03, 2016 8:37 pm

(5) OTRO PELIGRO PARA LOS HOMBRES JÓVENES ES EL TEMOR A LA OPINIÓN DE LOS HOMBRES. 
 
"El temor del hombre" ciertamente "pondrá lazo" (Pr 29:25). Es terrible observar el poder que este temor ejerce sobre la mayoría de las mentes, y en especial sobre las mentes de los jóvenes. Pocos parecen tener algún criterio propio, o pensar por ellos mismos. Como pez muerto, van adonde los lleven la corriente y la marea; lo que los otros consideran que está bien, ellos consideran que está bien; y lo que los otros llaman malo, ellos lo llaman malo también. No hay muchos pensadores originales en el mundo. La mayoría de los hombres son como ovejas, siguen un líder. Si la moda del momento fuera ser papistas, ellos serían papistas; si fuera ser mahometanos, ellos serían mahometanos. Sienten pavor ante la idea de correr en contra de la corriente de los tiempos. En una palabra, la opinión del día se convierte en su religión, su credo, su Biblia y su Dios. 
 
El pensamiento: "¿Qué dirán o pensarán de mi mis amigos?" cortará en flor muchas buenas inclinaciones. El temor a atraer la atención, a ser motivo de risa o ridiculizado, impide que muchos buenos hábitos sean adquiridos. Hay Biblias que serían leídas en este mismo día, si sus propietarios se atrevieran. Ellos saben que deben leerlas, pero tienen miedo. "¿Qué dirá la gente?" Hay rodillas que estarían dobladas en oración esta misma noche, pero el temor del hombre lo prohíbe: "¿Qué dirían mi esposa, mi hermano, mi amigo, mi compañero, si me vieran orando?" ¡Ay, qué miserable esclavitud es esta y, sin embargo, cuán común! "Temí al pueblo", dijo Saúl a Samuel, y de este modo transgredió el mandamiento del Señor (1 S 15:24). "Tengo temor de los judíos", dijo Sedequías, el privado de gracia rey de Judá, y de este modo desobedeció el consejo de Jeremías (Jer 38:19). Herodes tenía miedo de lo que sus invitados pensarían de él, así que hizo aquello que lo "entristeció mucho"; él decapitó a Juan el Bautista (Mr 6:25-27). Pilato temió ofender a los judíos, de manera que hizo lo que en su conciencia sabía que era injusto: entregó a Jesús para ser crucificado. Si esto no es esclavitud, ¿qué es entonces? 
 
Joven, quiero que tú seas libre de esta esclavitud. Deseo que no te importe la opinión del hombre cuando esté clara la senda del deber. Créeme, es una gran cosa ser capaz de decir "¡No!" Ese fue el punto débil del bondadoso rey Josafat; era muy condescendiente y complaciente en sus tratos con Acab, y de ahí muchos de sus problemas (1 R 22:4). Aprende a decir: "¡No!" No dejes que el temor de no parecer bondadoso te haga incapaz de decirlo. Cuando "los pecadores te quisieren engañar," se capaz de decirles decididamente: "Yo no consentiré" (Pr 1:10). 
 
Considera tan sólo cuan irrazonable es este temor del hombre. ¡Cuán efímera es la enemistad del hombre, y cuán poco daño te puede hacer! "¿Quién eres tú para que tengas temor del hombre, que es mortal, y del hijo del hombre, que es como heno? Y ya te has olvidado de Jehová tu Hacedor, que extendió los cielos y fundó la tierra" (Is 51:12-13). ¡Y cuán ingrato es este temor! Nadie va a pensar realmente mejor de tí por esto. El mundo siempre respeta más a aquellos que actúan valientemente para Dios. ¡Oh, rompe esas ataduras, y arroja esas cadenas de tí! Nunca te avergüences de dejar que los hombres vean que tú deseas ir al cielo. No creas que es una deshonra mostrarte a tí mismo como un siervo de Dios. Nunca temas hacer lo que es correcto. 
 
Recuerda las palabras del Señor Jesús: "No temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno" (Mt 10:28). Solamente trata de agradar a Dios y El puede hacer que pronto los demás se sientan complacidos contigo. "Cuando los caminos del hombre son agradables a Jehová, aun a sus enemigos hace estar en paz con él" (Pr 16:17). 
 
Joven, sé valiente. Que no te importe lo que el mundo diga o piense; no estarás siempre con el mundo. ¿Puede el hombre salvar tu alma? --No. ¿Será el hombre tu juez en el grande y terrible día del juicio? --No. ¿Puede el hombre darte una buena conciencia en la vida, una buena esperanza en la muerte, una buena respuesta en la mañana de resurrección? --¡No! ¡No! ¡No! El hombre no puede hacer nada de esto. Entonces, "No temáis afrenta de hombre, ni desmayéis por sus ultrajes. Porque como a vestidura los comerá polilla, como a lana los comerá gusano" (Is 51:7-8). Trae a la memoria el dicho del buen coronel Gardiner: "Yo temo a Dios, y por lo tanto no tengo a nadie más a quien temer." Vé e imítale. 
 
Estas son las advertencias que te doy. Guárdalas en tu corazón. Son dignas de que las examines detenidamente. Estoy muy equivocado si no son en gran manera necesarias. Quiera el Señor que no te hayan sido dadas en vano. 
J.  C.  RYLE

¡JESUS ES EL SEÑOR!

hgo1939
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
0 / 1000 / 100

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 26/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.