Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

3 Otro peligro para los hombres jóvenes es la irreflexión y la

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

3 Otro peligro para los hombres jóvenes es la irreflexión y la

Mensaje por hgo1939 el Jue Jun 02, 2016 3:18 am

3 Otro peligro para los hombres jóvenes es la irreflexión y la precipitación.
 
La falta de reflexión es una razón simple de por qué miles de almas se pierden para siempre. Los hombres no consideran, no miran hacia el futuro, no observan a su alrededor, no meditan en el fin de su camino actual, ni en las infalibles consecuencias de su andar presente; y al fin despiertan para ver que están condenados por falta de reflexión. 
 
Joven, nadie está en mayor peligro de incurrir en esto que tú mismo. Poco sabes de los peligros que te rodean, y por tanto eres descuidado en la manera como andas. Aborreces el esfuerzo de pensar quieta y sobriamente, y por consiguiente tomas malas decisiones y terminas lamentándote. El joven Esaú tenía necesariamente que obtener el guiso de su hermano y vender su primogenitura: él nunca pensó cuanto iba a anhelarla un día. Los jóvenes Simeón y Leví necesariamente tenían que vengar a su hermana Dina y matar a los hombres de Siquem: ellos nunca consideraron cuanta turbación y ansiedad iban a traer sobre su padre Jacob y su casa. Job parecía haber estado particularmente preocupado por esta irreflexión entre sus hijos: está escrito que cuando estos tenían una fiesta, "acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y les santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días" (Job 1:5). 
 
Créeme, este mundo no es un mundo en el que podemos obrar bien sin primero pensar, y mucho menos obrar bien en lo concerniente a nuestras almas. "No pienses", susurra Satanás: él sabe que un corazón no convertido es como los libros de un comerciante deshonesto, que no resistirá una inspección minuciosa. "Considera tus caminos", dice la Palabra de Dios; detente y piensa; considera y sé sabio. Bien reza el proverbio español: "el apresuramiento viene del diablo." Así como los hombres se casan de prisa y luego se arrepienten, así ellos cometen errores en cuanto a sus almas en un minuto, y después lo sufren durante años. Así como un siervo malo hace lo malo y luego dice: "Yo nunca lo pensé", así corren los jóvenes hacia el pecado y luego dicen: "No lo pensé, no parecía que fuera pecado." ¡No parecía pecado! ¿Qué iba a ser? El pecado no viene a tí diciendo: "Yo soy pecado"; si así fuera, poco daño haría. El pecado siempre parece ser "bueno, placentero y deseable" al momento de cometerlo. ¡Oh, adquiere sabiduría, adquiere discreción! Recuerda las palabras de Salomón: "Examina la senda de tus pies, y todos tus caminos sean rectos" (Pr 4:26). Es sabio el dicho de Lord Bacon: "No hagas nada apresuradamente. Tárdate un poco, para que llegues a un fin más pronto." 
 
Algunos, me atrevo a decir, objetarán diciendo que estoy pidiendo algo irrazonable; que la juventud no es la época de la vida en que la gente debe ser sobria y meditativa. A lo cual yo respondo, que hay poco peligro en que ellos sean demasiado así en este tiempo. Las conversaciones necias, las bromas, los chistes y las diversiones excesivas son sencillamente demasiado comunes. Indudablemente, hay un tiempo para todo; pero ser siempre ligero y chancero es cualquier cosa menos sabiduría. ¿Qué dice el más sabio de los hombres? "Mejor es ir a la casa del luto que a la casa del banquete; porque aquello es el fin de todos los hombres, y el que vive lo pondrá en su corazón. Mejor es el pesar que la risa; porque con la tristeza del rostro se enmienda el corazón. El corazón de los sabios está en la casa del luto; mas el corazón de los insensatos, en la casa en que hay alegría" (Ec 7:2-4). Matthew Henry cuenta una historia de un gran estadista en la época de la reina Isabel, quien se retiró de la vida pública al final de sus días y se dedicó a pensar en serio. Sus antiguos y alegres compañeros vinieron a visitarlo y le dijeron que estaba volviéndose melancólico: "No", respondió, "yo estoy serio porque todo lo que me rodea es serio. Dios es serio al observarnos, Cristo es serio al interceder por nosotros, el Espíritu es serio al batallar con nosotros, las verdades de Dios son serias, nuestros enemigos espirituales son serios en su afán por arruinarnos, los pobres pecadores perdidos están serios en el infierno; y ¿por qué entonces, no deberíamos ustedes y yo estar serios también?" 
 
¡Oh, jóvenes, aprendan a ser reflexivos! Aprendan a considerar lo que están haciendo y adonde se dirigen. Saquen tiempo para reflexionar en calma. Tengan comunión con su propio corazón y estén tranquilos. Recuerden mi advertencia: No se pierdan por el simple hecho de falta de reflexión.
J.  C.  RYLE

¡JESUS ES EL SEÑOR!

hgo1939
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
0 / 1000 / 100

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 26/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.