Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

MIERCOLES ALIMENTODIARIO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

MIERCOLES ALIMENTODIARIO

Mensaje por hgo1939 el Miér Jun 01, 2016 3:37 am

[size=36]Miércoles[/size]
Leer con oración:
Mt 24:14; Jn 4:24; 1 Co 12:3; 1 Jn 3:1-2
 
“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo”(Ef 1:3)
Bendecidos Con Toda Bendición Espiritual
Dios tiene un plan celestial que debe ser ejecutado en la tierra por el hombre. Al escribir el libro de Efesios, Pablo se dirigía a los hermanos que ya eran salvos, a los santos y fieles que vivían en esa ciudad. Los efesios ya habían recibido toda bendición espiritual cuando creyeron en el Señor. El encargo de Pablo era recordarles que necesitaban buscar aún más esa realidad espiritual.
En Efesios 1:3, leemos: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo”. Las bendiciones mencionadas en el versículo no están en la tierra, no son cosas materiales; éstas son divinas y están en los lugares celestiales en Cristo. Aunque estamos en la tierra, podemos estar conectados con los lugares celestiales, así tenemos acceso a las bendiciones contenidas en Cristo. De manera práctica, recibimos las bendiciones celestiales en nuestro espíritu humano, pues Dios es Espíritu, y nadie puede decir: “¡Señor Jesús!”, sino por el Espíritu Santo (Jn 4:24, 1 Co 12:3).
Debemos estar conectados con el Espíritu para tener libre acceso a las bendiciones de los lugares celestiales en Cristo, mencionadas en toda la Biblia, desde la eternidad pasada hasta la futura. Nuestro corazón está lleno de gratitud por la palabra de bendición que hemos recibido; sin embargo, no debemos olvidar que el Señor espera que llevemos esa bendición espiritual a otras personas por medio de la predicación del evangelio del reino (Mt 24:14).
Cristo está sentado a la diestra de Dios en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero (Ef 1:20-21). Nuestra posición también es celestial, pues Él nos hizo sentar en los lugares celestiales en Cristo Jesús (2:6). Y aún más, en esa posición, luchamos contra los principados y potestades que están en las regiones celestes (6:12). Necesitamos preguntarnos siempre: ¿Dónde estamos? Y por la fe, declarar: “¡En los lugares celestiales en Cristo!” ¡Aleluya!
Como resultado del disfrute de toda bendición espiritual en nuestra vida, cuando el Señor Jesús vuelva, estaremos listos y seremos semejantes a Él (1 Jn 3:1-2).
Pasaremos por dificultades y trampas del enemigo, pero eso no debe ser motivo para desanimarnos. Nada podrá separarnos del amor de Cristo. ¡Estamos conectados a los cielos! ¡Alabado sea el Señor!
Punto Clave:
Tenemos acceso a toda bendición espiritual.
Pregunta:
¿Cómo podemos derrotar a los principados y potestades en los lugares celestiales?

¡Jesus es el Señor!

hgo1939
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
0 / 1000 / 100

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 26/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.