Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

La Papisa Juana La Icar no habla de ella...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Papisa Juana La Icar no habla de ella...

Mensaje por apologeta el Vie Feb 14, 2014 11:54 pm

La Papisa Juana nadie dice nada de ella en la Icar por que sera??

apologeta
Miembro Master
Miembro Master

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 4171
Fecha de inscripción : 07/08/2010
Edad : 27
Localización : Las Galaxias

Volver arriba Ir abajo

Re: La Papisa Juana La Icar no habla de ella...

Mensaje por apologeta el Vie Feb 14, 2014 11:55 pm

En síntesis, los relatos sobre la papisa sostienen que Juana, nacida en el 822 en Ingelheim am Rhein, cerca de Maguncia, era hija de un monje. Según algunos cronistas tardíos, su padre, Gerbert, formaba parte de los predicadores llegados del país de los anglos para difundir el Evangelio entre los sajones. La pequeña Juana creció inmersa en ese ambiente de religiosidad y erudición, y tuvo la oportunidad de poder estudiar, lo cual estaba vedado a las mujeres de la época. Puesto que sólo la carrera eclesiástica permitía continuar unos estudios sólidos, Juana entró en la religión como copista bajo el nombre masculino de Johannes Anglicus (Juan el Inglés). Según Martín el Polaco, la suplantación de sexo se debió al deseo de la muchacha de seguir a un amante estudiante.
En su nueva situación, Juana pudo viajar con frecuencia de monasterio en monasterio y relacionarse con grandes personajes de la época. En primer lugar, visitó Constantinopla, en donde conoció a la anciana emperatriz Teodora. Pasó también por Atenas, para obtener algunas precisiones sobre la medicina del rabino Isaac Israeli. De regreso en Germania, se trasladó al Regnum Francorum (Reino de los francos), la corte del rey Carlos el Calvo.
Juana se trasladó a Roma en 848, y allí obtuvo un puesto docente. Siempre disimulando hábilmente su identidad, fue bien recibida en los medios eclesiásticos, en particular en la Curia. A causa de su reputación de erudita, fue presentada al papa León IV y enseguida se convirtió en su secretaria para los asuntos internacionales. En julio de 855, tras la muerte del papa, Juana se hizo elegir su sucesora con el nombre de Benedicto III o Juan VIII. Dos años después, la papisa, que disimulaba un embarazo fruto de su unión carnal con el embajador Lamberto de Sajonia, comenzó a sufrir las contracciones del parto en medio de una procesión y dio a luz en público. Según Jean de Mailly, Juana fue lapidada por el gentío enfurecido. Según Martín el Polaco, murió a consecuencia del parto.
Siempre según la leyenda, la suplantación de Juana obligó a la Iglesia a proceder a una verificación ritual de la virilidad de los papas electos. Un eclesiástico estaba encargado de examinar manualmente los atributos sexuales del nuevo pontífice a través de una silla perforada. Acabada la inspección, si todo era correcto, debía exclamar: Duos habet et bene pendentes (Tiene dos y cuelgan bien). Además, las procesiones, para alejar los recuerdos dolorosos, evitaron en lo sucesivo pasar por la iglesia de San Clemente, lugar del parto, en el trayecto del Vaticano a Letrán.
Utilizada por los detractores, esas versiones se sostuvieron por muchos años hasta que en 1562 el agustino Onofrio Panvinio redactó la primera refutación seria de aquella leyenda, mientras que los protestantes luteranos se unieron a sus argumentos en el siglo XVII.

apologeta
Miembro Master
Miembro Master

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 4171
Fecha de inscripción : 07/08/2010
Edad : 27
Localización : Las Galaxias

Volver arriba Ir abajo

Re: La Papisa Juana La Icar no habla de ella...

Mensaje por Jose G Sánchez el Sáb Feb 15, 2014 12:52 am

Raramente miti non di matrice classica hanno avuto la persistenza di quello della Papessa Giovanna, che la storia smentisce ma che ha dato adito nel tempo a mille cronache, interpretazioni, racconti (da Boccaccio a Apollinaire o Lawrence Durrell) e film ("La papessa" di Sonke Wortman nel 2009) oltre a saggi e a venir rappresentata su una carta dei Tarocchi come secondo Arcano maggiore.
La leggenda, ampiamente diffusa a partire del XIII secolo, vuole che, più o meno dall'853 all'855 (anno in realtà della morte di Leone IV) una donna travestita da uomo sia stata eletta Papa e abbia governato la Chiesa, finché, durante una processione, colta da dolori e portata dentro San Clemente, dette alla luce un figlio suscitando le ire dei fedeli.
Giovanna sarebbe stata una giovane di origine inglese ma nata a Magonza che, innamorata di un giovane dedito agli studi, per stargli vicino ebbe l'idea di travestirsi da uomo e farsi studiosa anch'essa. I suoi studi teologici ebbero presto gran rinomanza e la portarono, sempre col suo uomo e travestita, prima ad Atene e poi a Roma, accolta con tutti gli onori in curia tanto da venir poi eletta Papa col nome di Giovanni VIII (nome che prenderà in verità il Papa di origine longobarda eletto nel 872). Anche in questa veste non rinunciò all'amato, con i risultati che si son detti.
Sulla sua fine le leggende sono varie: si dice che venne legata per i piedi a un cavallo e trascinata fuori dalle mura. Per altre versioni, venne lapidata dalla folla e inumata sul posto, ricoperta con una pietra con inciso il misterioso versetto: "Petre Pater Patrum Papissa Pandito Partum".
Da allora, e anche questa è una leggenda, ai riti di consacrazione di un nuovo Papa se ne sarebbe aggiunto uno per verificare la virilità del prescelto, come troviamo raccontato pure in un sonetto del poeta romano Belli dedicato proprio a "La Papessa Ggiuvanna":
Fu ppropio donna. Bbuttò vvia 'r zinale prima de tutto e ss'ingaggiò ssordato; doppo se fesce prete, poi prelato, e ppoi vescovo, e arfine Cardinale.
E cquanno er Papa maschio stiede male,
e mmorze, c'è cchi ddisce, avvelenato,
fu ffatto Papa lei, e straportato
a Ssan Giuvanni su in zedia papale.
Ma cquà sse ssciorze er nodo a la Commedia;
10ché ssanbruto je preseno le dojje,
e sficò un pupo llí ssopra la ssedia.
D'allora st'antra ssedia sce fu mmessa
pe ttastà ssotto ar zito de le vojje
si er pontescife sii Papa o Ppapessa
.

La sedia cui si allude erano in realtà due sedie imperiali da parto, in marmo rosso, utilizzate nella liturgia dell'elezione papale, che si svolgeva allora in Laterano. In nome dell'idea di Mater Ecclesia, o per rituali antichi di cui si era perso il senso, come testimonia anche lo storico medievalista Alain Boureau, il neoeletto doveva assumere la posizione della partoriente mentre gli venivano consegnate le Chiavi di Pietro. La curiosa cerimonia s'interruppe nel 1304, quando i papi si trasferirono ad Avignone, ma pare venisse ripresa col ritorno a Roma, restando in vigore fino al 1513.
Oggi quelle sedie col buco (che ispirò i versi del Belli) sono una al Louvre e l' altra al Museo Pio Clementino Vaticano.
Boureau, autore di un libro sulla Papessa edito in italiano da Einaudi, si interroga su come sia stato possibile che, per cinque secoli, la leggenda di Giovanna abbia percorso da un capo all'altro la cristianità, alimentando la perenne controversia sulla legittimità del potere papale da parte degli ordini mendicanti, poi degli eretici quattrocenteschi e infine di Lutero e del protestantesimo.
Per lo storico francese la vicenda offre diverse letture, dalle feste di inversione carnevalesca alle lotte medievali contro l'influenza delle badesse, ma soprattutto ne identifica i motivi profondi in uno dei tabù più radicati e meno esplorati del cattolicesimo: il divieto del sacerdozio femminile, che sessualizza di per sé la figura del prete e, assieme, nega la sessualità dei ministri di Dio.
Oggi l'idea di Mater Ecclesia la troviamo simbolizzata nelle sculture alla base delle colonne del baldacchino dal Bernini in San Pietro, con sei volti di donna in diverse fasi del parto più un sorridente neonato, quasi a esorcizzare la storia della papessa.

Jose G Sánchez
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 17/11/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Papisa Juana La Icar no habla de ella...

Mensaje por Jose G Sánchez el Sáb Feb 15, 2014 12:54 am

Autor: Catholic.net
¿Existió la papisa Juana?
Parece que el núcleo de la historia fuera un relato popular romano que desembocó en una serie de circunstancias consideradas muy sospechosas
 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
¿Existió la papisa Juana?

Se trata de una leyenda que se remonta al s. XIII (Crónica Universal de Metz), y que trata de hacer existir a este personaje en siglos diversos, sin que haya mucho acuerdo en las fechas (siglos IX, X y XI) o en el nombre (Inés, Gilberta, Ute...).

Cuenta esta leyenda medieval que una mujer, para poder salir de la pobreza, vistió el habito de un monje muerto por la peste y se dedicó a predicar por los pueblos. Su fama creció tanto que más adelante tuvo su propia iglesia... después fue nombrada obispo..., cardenal..., y papa. Juana fue descubierta públicamente, ya que quedó embarazada y dio a luz durante una procesión.

Parece que el núcleo de la historia fuera un relato popular romano que desembocó en una serie de circunstancias consideradas muy sospechosas: como el que los Papas evitaran pasar por determinadas calles que eran angostas, o el supuesto hallazgo de la estatua de una joven que amamanta a un bebé, o una inscripción, o una teoría de que cada Papa elegido debiera someterse a pruebas que confirmasen su virilidad... Fue un motivo muy desagradable para atacar al papado durante el S. XIX.

Quien demolió las bases de esta leyenda fue precisamente un protestante, David Blondel (1590-1655), que publicó sus resultados en Ámsterdam en 1647 y 1657. Esta vicisitud no necesita hoy ni siquiera la más mínima credibilidad, ya que no hay ningún indicio documentado que sea contemporáneo al mito para ninguna de las fechas que se sugieren. Más aún, los hechos relacionados con esos períodos terminan por hacer imposible toda la historia. Es probable también que haya influido negativamente en todo esto la vida de mujeres sin escrúpulos, como las dos Teodoras y Marocia, durante el S. X.

Jose G Sánchez
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 17/11/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Papisa Juana La Icar no habla de ella...

Mensaje por Jose G Sánchez el Sáb Feb 15, 2014 12:56 am

Ya ves que si hablamos de ese mito? ¿existió o no? no hay la certeza.

Jose G Sánchez
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 17/11/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Papisa Juana La Icar no habla de ella...

Mensaje por Jose G Sánchez el Sáb Feb 15, 2014 1:07 am

sarebbe stata eletta al soglio di Pietro. Per più di due anni la papessa avrebbe governato la Chiesa, emanando leggi e ordinando ministri, finché un parto improvviso, durante una processione solenne, non ne avrebbe rivelato pubblicamente l'identità. Da allora, secondo la medesima leggenda, in occasione dell'elezione di un nuovo papa, ai riti di consacrazione se ne aggiungerebbe uno per verificare la virilità del prescelto.Indagando sulla lunga tradizione che riferisce o pone in dubbio l'effettiva esistenza del rito, Alain Boureau ne individua l'origine nella complessa cerimonia dell'incoronazione pontificale che durante il Medioevo si svolgeva nel palazzo del Laterano. Sulla matrice di questo rito antico, i cui significati originari già sfuggivano ai contemporanei, fiorisce la doppia credenza nella verifica virile e nella storia della papessa. Ma come è stato possibile che per cinque secoli la leggenda di Giovanna abbia potuto percorrere da un capo all'altro la cristianità, alimentando la perenne controversia sulla legittimità del potere papale da parte degli ordini mendicanti, poi degli eretici quattrocenteschi e infine di Lutero e del protestantesimo?La decifrazione proposta da Boureau di questa vicenda sotterranea offre più chiavi di lettura, dalle feste di inversione carnevalesca alle lotte medievali contro l'influenza delle badesse: ma soprattutto ne identifica i motivi profondi in uno dei tabù più radicati e meno esplorati del cattolicesimo: il divieto del sacerdozio femminile, che sessualizza di per sé la figura del prete, e la contemporanea negazione della sessualità dei ministri di Dio.
Alain Boureau.

Tradución:

Alrededor del año 855, según la leyenda, ampliamente distribuido desde el siglo XIII - y todavía vivo hoy - una mujer sería elegido para el trono de Pedro. Durante más de dos años, el Papa femenino gobernaría la Iglesia , la emisión de leyes y ordenar ministros , hasta que un repentino nacimiento , durante una procesión solemne , él no reveló públicamente su identidad. Desde entonces , de acuerdo con la misma leyenda , con motivo de la elección de un nuevo Papa , los ritos de consagración se añadirían uno para probar la virilidad de prescelto.Indagando en la larga tradición que se refiere o pone en duda la existencia real del rito , Alain Boureau identifica el origen de la compleja ceremonia de coronación papal que tuvo lugar durante la Edad Media en el Palacio de Letrán . En la matriz de este antiguo rito , cuyo significado original de haber eludido sus contemporáneos, floraciones doble creencia en la verificación y varonil en la historia de la Papisa Juana . Pero, ¿cómo era posible que durante cinco siglos , la leyenda de Juana fue capaz de caminar de un extremo de la cristiandad , alimentando la polémica perenne sobre la legitimidad del poder papal por parte de las órdenes mendicantes , a continuación, los herejes 15a y finalmente Lutero y protestantismo ? propuesto por Boureau el desciframiento de esta historia bajo tierra ofrece más interpretaciones de inversión de las celebraciones del carnaval en la lucha contra la influencia de la abadesa medieval, sino que identifica principalmente las razones profundas en uno de los tabúes más arraigada y menos explorado el catolicismo : la prohibición de las mujeres sacerdotes , que sexualiza sí la figura del sacerdote , y la negación simultánea de la sexualidad de los Ministros de Dios

Jose G Sánchez
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 17/11/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Papisa Juana La Icar no habla de ella...

Mensaje por apologeta el Sáb Feb 15, 2014 1:08 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Ya ves que si hablamos de ese mito? ¿existió o no? no hay la certeza.
mira este video


apologeta
Miembro Master
Miembro Master

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 4171
Fecha de inscripción : 07/08/2010
Edad : 27
Localización : Las Galaxias

Volver arriba Ir abajo

Re: La Papisa Juana La Icar no habla de ella...

Mensaje por apologeta el Sáb Feb 15, 2014 1:12 am

La legendaria Juana de Ingelheim, que habría nacido hacia 822 en la localidad de Ingleheim am Rhein, cerca de Maguncia, una mujer nada común. Según la leyenda era hija de un monje, Gerbert, y desde pequeña mostró gran interés por la ciencia, estudió algo de medicina, Inteligente sabía que en la sociedad de su tiempo tenía poco que hacer y precoz, enamorada de un monje a corta edad, lo sigue entrando al convento pasando como un monje más. Vemos así a Juana vestido de varón, entrar en religión en la abadía benedictina de Fulda, en la que fue conocido como “Juan el médico”.

Como monje pudo profundizar en la ciencia médica que ya algo conocía, consultar las mejores bibliotecas de la época y recorrer el mundo –acompañando al fraile que era su amor desde la adolescencia, todavía en secreto, y habría llegado hasta Constantinopla, donde habría conocido a la Emperatriz Teodora. Todo ello le ayudó a su carrera eclesiástica, que la había llevado hasta Roma.

El caso es que, una vez llegada a Roma, su fama de médico llegó hasta el mismo Papa Sergio II, que la (le) llamó su médico personal y al cual Juana habría curado de la gota. Grande sería la fama de dicho galeno cuando, a la muerte del Pontífice, en vez de ser sucedido por el benedictino León IV, como realmente ocurrió, habría sido sucedido por otro “benedictino”, esto es por la (el) Juan, bajo el nombre de Juan VIII.

Todos sabemos de las liberalidades que ciertos religiosos han tenido en todas las épocas y Roma era uno de los lugares más proclives a producir este tipo de conductas irregulares, pues según la tradición quedó embarazada del embajador Lamberto de Sajonia –su nuevo amor para nada platónico-durante su breve pontificado y fue a dar a luz durante una procesión por las calles de Roma, entre San Pedro y la basílica Lateranense. Un largo camino, por lo que no es de extrañar que la buena señora rompiese aguas y comenzó a parir. Ante el engaño -obispos, clero, pueblo, llevados por una ira nada cristiana, la lapidaron a ella y su progenie, luego de arrastrarla hasta un campo cercano. Otra versión más plausible es que la asistieron un pequeño grupo de sacerdotes y diáconos, hasta un lugar interior de una iglesia, salvaron al hijo, que llegó a ser Obispo en Ostia y se juramentaron a poner un “manto del olvido y borrarla lo mejor posible de la Historia, cosa que casi logran, si no fuera por el “boca a boca” e indicios en ciertos documentos. No en todos, ya que la documentación en el Vaticano, en su mayor parte es Secreto de Estado, aún hoy en día.

Ya desde el siglo IX se conocía el pontificado de Juana y aceptado como verdad histórica que después en el siglo XVII, en ambiente de contrarreforma, hubo que silenciar por los ataques que producía tal verdad para la Iglesia, pese a ello se han salvado más de 500 documentos que hablaban de la papisa.

La Papisa Juana, aparece pintada en la catedral de Siena, nombrada en muchos escritos e incluso el “hereje” Juan Hus, en el siglo XV, se refiere a ella en sus ataques a la Iglesia sin que nadie le contradijera. La iglesia de Roma nunca trató de esconder su existencia e incluso se la nombró en el “Liber Pontificalis•. Durante mucho tiempo se ha creído que fue por ella surgió la costumbre, hoy desaparecida, de controlar que el recién elegido para Papa fuera un varón, lo cual se apoyaba en la existencia de la “silla perforada”. Hoy, para entrar al seminario basta un informe médico, donde a parte de certificar la masculinidad, se debe de anotar que el postulante está libre de “anomalías”, etc.

El único ejemplar del “Liber Pontificalis” que hace referencia a Juana se conserva en la Biblioteca Vaticana (se trata de una nota a pie de página, del siglo XIV).

El gran historiador oratoriano Cesare Baronio, discípulo de San Felipe Neri y padre de la historiografía eclesiástica moderna, afirma en referencia a Juan VIII (872-882) y su debilidad en las relaciones con el Patriarca Focio, luego excomulgado que llama en tres ocasiones al Papa de modo irónico “el viril”, probablemente porque tenía fama de lo contrario.

No debemos olvidar que durante mucho tiempo, existió un capítulo muy oscuro de la historia de la Iglesia, donde la lujuria, la concupiscencia, el incesto y otros ataques contra la honestidad fueron moneda corriente. Alguna vez se podrá saber más precisiones, pero la existencia de la Papisa Juana VIII, clama desde el fondo de la historia y pide el fin de la discriminación en general.

apologeta
Miembro Master
Miembro Master

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 4171
Fecha de inscripción : 07/08/2010
Edad : 27
Localización : Las Galaxias

Volver arriba Ir abajo

Re: La Papisa Juana La Icar no habla de ella...

Mensaje por Jose G Sánchez el Sáb Feb 15, 2014 1:24 am

No es desconocido para nosotros los datos que aportas, es mas, hasta existe una pelicula al respecto; pero sigue manejandose dentro de la especulación, no existen datos fidedignos oficiales que certifiquen su existencia, pero, si buscas dentro de los escritos de autores tendenciosos, te van a hablar de "tener la certeza", pero ya ves que los historiadores nos hablan de ¡¡Leyenda!!.


Creemelo que nosotros somos los primeros convencidos de "la etapa negra" de la Iglesia, al igual que los judíos lo estan de las diversas etapas negras de su historia, pero como ellos tienen la certeza de que no han perdido la elección, así la tenemos nosotros de la permanencia de Cristo en su Iglesia.

Jose G Sánchez
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 17/11/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Papisa Juana La Icar no habla de ella...

Mensaje por apologeta el Sáb Feb 15, 2014 1:31 am

Puede que halla existido puede que no.Pero si existio considero que fue cruel lo que le paso,siempre doy el beneficio de la duda.

apologeta
Miembro Master
Miembro Master

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 4171
Fecha de inscripción : 07/08/2010
Edad : 27
Localización : Las Galaxias

Volver arriba Ir abajo

Re: La Papisa Juana La Icar no habla de ella...

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 1:42 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.