Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

¡Señor, haz que yo vea!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Señor, haz que yo vea!

Mensaje por Jose G Sánchez el Mar Nov 19, 2013 3:49 pm

Lucas 18, 35-43 Sucedió que, al acercarse él a Jericó, estaba un ciego sentado junto al camino pidiendo limosna; al oír que pasaba gente, preguntó qué era aquello. Le informaron que pasaba Jesús el Nazoreo y empezó a gritar, diciendo: «¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!» Los que iban delante le increpaban para que se callara, pero él gritaba mucho más: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!» Jesús se detuvo, y mandó que se lo trajeran y, cuando se hubo acercado, le preguntó: «¿Qué quieres que te haga?» El dijo: «¡Señor, que vea!» Jesús le dijo: «Ve. Tu fe te ha salvado». Y al instante recobró la vista, y le seguía glorificando a Dios. Y todo el pueblo, al verlo, alabó a Dios.


Los apóstoles que impiden a la gente acercarse a Jesús no lo hacían por maldad, querían sólo ayudarle, como lo habían hecho aquellos que en Jericó trataron de hacer callar al ciego que, advertido de la presencia de Jesús, gritaba para atraer su atención y hacerse salvar. Era como si hubieran dicho: el protocolo no lo permite: este es la segunda persona de la Trinidad, ¿qué haces? Esto me hace pensar en muchos cristianos... Lo que sucede cuando dos novios que quieren casarse, se presentan en la secretaría del juzgado civil y, en vez de apoyo o de felicitaciones, oyen enumerar los costes de la ceremonia o les preguntan si sus documentos están bien, o en la ceremonia religiosa se topan con los mismos obstáculos "necesitas antes bautizarte en esta comunidad, tu o tu pareja no perteneces a ella. Así a veces estos encuentran la puerta cerrada. De este modo quien tendría la posibilidad de abrir la puerta dando gracias a Dios por este nuevo matrimonio no lo hace, al contrario la cierra. Tantas veces somos controladores de la fe en lugar de ser facilitadores de la fe de la gente. Es una tentación que tenemos; la de adueñarnos, apropiarnos del Señor. 



Lo hermoso del pasaje y lo que nos puede ayudar a reflexionar más es la actitud del ciego una vez que deja de serlo, y es que "sigue a Jesús glorificando a Dios". 

Jose G Sánchez
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 17/11/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Señor, haz que yo vea!

Mensaje por Invitado el Mar Nov 19, 2013 7:34 pm

Que bueno que nos compartas esta reflexión José, sobre la Palabra de Dios.

Es interesante y bastante clara.

Paz.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Señor, haz que yo vea!

Mensaje por Jose G Sánchez el Jue Nov 21, 2013 4:32 am

arieh65 escribió:Que bueno que nos compartas esta reflexión José, sobre la Palabra de Dios.

Es interesante y bastante clara.

Paz.
Es importante para nuestra salvación, presentir la presencia de Jesús para pedirle nos abra los ojos del alma y saberlo reconocer y amar como lo que es: nuestro Salvador y seguirlo hasta el final.


Saludos.

Jose G Sánchez
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 17/11/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Señor, haz que yo vea!

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:47 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.