Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN Y AYUNO POR LA PAZ

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN Y AYUNO POR LA PAZ

Mensaje por Janek el Dom Sep 01, 2013 4:59 pm

Por esto, hermanos y hermanas, he decidido convocar en toda la Iglesia, el próximo 7 de septiembre, víspera de la Natividad de María, Reina de la Paz, una jornada de ayuno y de oración por la paz en Siria, en Oriente Medio y en el mundo entero, y también invito a unirse a esta iniciativa, de la manera que consideren más oportuno, a los hermanos cristianos no católicos, a los que pertenecen a otras religiones y a los hombres de buena voluntad.

PAPA FRANCISCO (En el Ángelus de hoy, 1 de septiembre de 2013, en la Plaza de San Pedro)


(Ver el vídeo desde el minuto 3:28, que es cuando comienza a hablar el Papa. Todo lo anterior es esperando a que él salga al balcón; son sólo tomas de la cámara en la Plaza de san Pedro. A partir del minuto 3:28 son las palabras del Papa)


La traducción del discurso del Papa puede encontrarse en: *****************
*********************************************************
*****************************************************

Ésta es la traducción al castellano:

Queridos hermanos y hermanas: Buenos días.

Hoy, queridos hermanos y hermanas, quisiera hacerme intérprete del grito que, con creciente angustia, se levanta en todas las partes de la tierra, en todos los pueblos, en cada corazón, en la única gran familia que es la humanidad: ¡el grito de la paz! Es el grito que dice con fuerza: Queremos un mundo de paz, queremos ser hombres y mujeres de paz, queremos que en nuestra sociedad, desgarrada por divisiones y conflictos, estalle la paz; ¡nunca más la guerra! ¡Nunca más la guerra! La paz es un don demasiado precioso, que tiene que ser promovido y tutelado.

Vivo con particular sufrimiento y preocupación las numerosas situaciones de conflicto que hay en nuestra tierra, pero, en estos días, mi corazón está profundamente herido por lo que está sucediendo en Siria y angustiado por la dramática evolución que se está produciendo.

Hago un fuerte llamamiento a la paz, un llamamiento que nace de lo más profundo de mí mismo. ¡Cuánto sufrimiento, cuánta destrucción, cuánto dolor ha ocasionado y ocasiona el uso de las armas en este atormentado país, especialmente entre la población civil inerme! Pensemos: cuántos niños no podrán ver la luz del futuro. Condeno con especial firmeza el uso de las armas químicas. Les digo que todavía tengo fijas en la mente y en el corazón las terribles imágenes de los días pasados. Hay un juicio de Dios y también un juicio de la historia sobre nuestras acciones, del que no se puede escapar. El uso de la violencia nunca trae la paz. ¡La guerra llama a la guerra, la violencia llama a la violencia!

Con todas mis fuerzas, pido a las partes en conflicto que escuchen la voz de su conciencia, que no se cierren en sus propios intereses, sino que vean al otro como a un hermano y que emprendan con valentía y decisión el camino del encuentro y de la negociación, superando la ciega confrontación. Con la misma fuerza, exhorto también a la Comunidad Internacional a hacer todo esfuerzo posible para promover, sin más dilación, iniciativas claras a favor de la paz en aquella nación, basadas en el diálogo y la negociación, por el bien de toda la población de Siria.

Que no se ahorre ningún esfuerzo para garantizar asistencia humanitaria a las víctimas de este terrible conflicto, en particular a los desplazados en el país y a los numerosos refugiados en los países vecinos. Que los trabajadores humanitarios, dedicados a aliviar los sufrimientos de la población, tengan asegurada la posibilidad de prestar la ayuda necesaria.

¿Qué podemos hacer nosotros por la paz en el mundo? Como decía el Papa Juan XXIII, a todos corresponde la tarea de establecer un nuevo sistema de relaciones de convivencia basadas en la justicia y en el amor (cf. Pacem in terris [11 abril 1963]: AAS 55 [1963], 301-302).

¡Que una cadena de compromiso por la paz una a todos los hombres y mujeres de buena voluntad! Es una fuerte y urgente invitación que dirijo a toda la Iglesia Católica, pero que hago extensiva a todos los cristianos de otras confesiones, a los hombres y mujeres de las diversas religiones y también a aquellos hermanos y hermanas no creyentes: la paz es un bien que supera cualquier barrera, porque es un bien de toda la humanidad.

Lo repito alto y fuerte: no es la cultura de la confrontación, la cultura del conflicto, la que construye la convivencia en los pueblos y entre los pueblos, sino ésta: la cultura del encuentro, la cultura del diálogo; éste es el único camino para la paz.

Que el grito de la paz se alce con fuerza para que llegue al corazón de todos y todos depongan las armas y se dejen guiar por el deseo de paz.

Por esto, hermanos y hermanas, he decidido convocar en toda la Iglesia, el próximo 7 de septiembre, víspera de la Natividad de María, Reina de la Paz, una jornada de ayuno y de oración por la paz en Siria, en Oriente Medio y en el mundo entero, y también invito a unirse a esta iniciativa, de la manera que consideren más oportuno, a los hermanos cristianos no católicos, a los que pertenecen a otras religiones y a los hombres de buena voluntad.

El 7 de septiembre en la Plaza de San Pedro, aquí, desde las 19.00 a las 24.00 horas, nos reuniremos en oración y en espíritu de penitencia para implorar de Dios este gran don para la amada nación siria y para todas las situaciones de conflicto y de violencia en el mundo. La humanidad tiene necesidad de ver gestos de paz y de oír palabras de esperanza y de paz. Pido a todas las Iglesias particulares que, además de vivir esta jornada de ayuno, organicen algún acto litúrgico por esta intención.

Pidamos a María que nos ayude a responder a la violencia, al conflicto y a la guerra, con la fuerza del diálogo, de la reconciliación y del amor. Ella es Madre. Que Ella nos ayude a encontrar la paz. Todos nosotros somos sus hijos. Ayúdanos, María, a superar este difícil momento y a comprometernos, todos los días y en todos los ambientes, en la construcción de una auténtica cultura del encuentro y de la paz. María, Reina de la Paz, ruega por nosotros.



[/font][/color]


Última edición por Co-Admin el Jue Sep 05, 2013 3:30 am, editado 2 veces (Razón : Eliminación de enlaces ajenos al foro)

Janek
Miembro Excelente
Miembro Excelente

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 2487
Fecha de inscripción : 05/04/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN Y AYUNO POR LA PAZ

Mensaje por Janek el Miér Sep 04, 2013 1:13 am

Francisco convoca a todos los embajadores acreditados en la Santa Sede para hablar de Siria
Contactó con episcopados del mundo para "asegurarse de que hayan sido recibidas sus indicaciones"

Francisco apuesta decididamente por la paz en Siria, y quiere que el mundo entero se implique. Así, la Secretaría de Estadovaticana, a iniciativa del Papa, ha convocado a los embajadores acreditados ante la Santa Sede a un briefing previo a la jornada de ayuno y de oración por la paz y de la vigilia del sábado con el Papa en la plaza de San Pedro.
El encuentro tendrá lugar este jueves por la mañana, y en el mismo, según apuntó el portavoz vaticano, Federico Lombardi, se informará al cuerpo diplomático sobre los significados de la iniciativa. "La Secretaría de Estado -ha precisado-, además de invitar a los embajadores al briefing del jueves, ha contactado a todas las Conferencias episcopales del mundo para dar informaciones sobre la iniciativa del Papa Francisco yasegurarse de que hayan sido recibidas sus indicaciones". El padre Lombardi confirma que análogo empeño se ha adoptado por los diversos dicasterios vaticanos.
Junto a ello, Francisco publicó hoy nuevos tuits, en los que insistió en la necesidad de frenar el avance bélico y, al tiempo, condenó el uso de armas químicas:

"Condeno con especial firmeza el uso de las armas químicas".
"Queremos que en nuestra sociedad, desgarrada por divisiones y conflictos, estalle la paz"
"Jesús viene en medio de nosotros y transforma nuestras vida. En Él vemos que Dios es amor, fidelidad, vida que se nos da".

Janek
Miembro Excelente
Miembro Excelente

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 2487
Fecha de inscripción : 05/04/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN Y AYUNO POR LA PAZ

Mensaje por Janek el Miér Sep 04, 2013 1:18 am




El Gran Muftí de Siria quiere rezar con el Papa en el Vaticano

Todas las mezquitas del país árabe se unen a la vigilia de ayuno y oración por la paz
(Jesús Bastante).- "¡No más guerras!". El grito de millones de hombres y mujeres de la Tierra, que luchan contra la más que posible -¿inevitable?- intervención militar en Siria también es el grito del Papa Francisco, que ha convocado una vigilia de ayuno y oración por la paz este sábado en el Vaticano. Una convocatoria a la que podría sumarse el gran Muftí de Siria, Ahmad Badreddin Hassou.
De hacerlo, sería la primera vez en la historia en que un líder musulmán se traslada a la Santa Sede para compartir oración con el sucesor de Pedro.
Este sábado, desde las siete de la tarde, arrancará una solemne y emotiva vigilia de oración por la paz en la plaza de San Pedro presidida por Francisco y a la que se espera asistan decenas de miles de personas. En todo el mundo, además, numerosos gobiernos e instituciones civiles, sociales y religiosas se han sumado a la iniciativa. Y no sólo en el orbe católico. Grupos evangélicos de Estados Unidos y Centroeuropa también se unirán a la iniciativa y, lo que es más relevante, todas las mezquitas de Siria.
De hecho, el gran mufti de Siria, Ahmad Badreddin Hassou, expresó su deseo de estar presente este sábado en la plaza de San Pedro junto a Francisco. Según informó Fides, el líder espiritual del Islam sunita en el país formuló esta petición ante el Nuncio en Damasco, Mario Zenari, quien la trasladó ante las autoridades vaticanas. En el caso de que fuera imposible que Hassou se trasladara hasta Roma, las comunidades islámicas del país rezarán simultaneamente con el Papa.
Según explicó el mufti, "todos se dan cuenta que el papa es un padre que tiene en su corazón el futuro del pueblo sirio, y que quiere proteger a toda la sociedad siria, en sus diversas componentes, para que no sea destruida por las divisiones religiosas o por los fanatismos".
En caso de que se produzca, la imagen de ambos líderes, católico y musulmán, orando juntos por la paz en la plaza mayor de la Cristiandad daría la vuelta al mundo. Y supondría un golpe de efecto, quien sabe si tumbativo, ante las aspiraciones de quienes buscan a toda costa una acción militar en Siria.
La oración por la paz irá unida de un llamamiento contra el uso de la fuerza y los asesinatos de seres humanos, proceda de quien proceda. Junto a la vigilia, el Papa convocó el pasado viernes una reunión de los representantes de la diplomacia vaticana para estudiar las posibles "líneas que adoptar" sobre la situación en Medio Oriente y sobre todo para promover la paz en Siria.
Del mismo modo, ya se han establecido contactos, al más alto nivel, con Naciones Unidas y las principales potencias mundiales afectadas, desde Estados Unidos y Rusia, pasando por Israel o Irán. Y es que, como dijo Francisco, "los líderes mundiales tienen que hacer todo lo que sea posible para evitar la guerra".

Janek
Miembro Excelente
Miembro Excelente

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 2487
Fecha de inscripción : 05/04/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN Y AYUNO POR LA PAZ

Mensaje por Turokam el Jue Sep 05, 2013 1:11 am

Bendiciones y paz para todos.
Me pregunto ¿porque si tantos y tan sinceros hombres oran juntos por la paz, hay tanta guerra?
Por lo cual esta escrito en Santiago:

Stg 4:1 ¿De dónde vienen las guerras y los conflictos entre vosotros? ¿No vienen de vuestras pasiones que combaten en vuestros miembros?
Stg 4:2 Codiciáis y no tenéis, por eso cometéis homicidio. Sois envidiosos y no podéis obtener, por eso combatís y hacéis guerra. No tenéis, porque no pedís.
Stg 4:3 Pedís y no recibís, porque pedís con malos propósitos, para gastarlo en vuestros placeres.
Stg 4:4 ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.
Stg 4:5 ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El celosamente anhela el Espíritu que ha hecho morar en nosotros?
Stg 4:6 Pero El da mayor gracia. Por eso dice: DIOS RESISTE A LOS SOBERBIOS PERO DA GRACIA A LOS HUMILDES.
Stg 4:7 Por tanto, someteos a Dios. Resistid, pues, al diablo y huirá de vosotros.

Turokam
Usuario Completo
Usuario Completo

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 965
Fecha de inscripción : 16/09/2011
Edad : 44
Localización : Venezuela

Volver arriba Ir abajo

Re: JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN Y AYUNO POR LA PAZ

Mensaje por Boricua777 el Vie Sep 06, 2013 12:15 am

Foristas;


Oremos tambien por lideres como ellos que estan en Eminencia porque se puede hacer la diferencia cuando los hombres tienen en gran estima a lideres mundiales de respeto.

Boricua777
Miembro Excelente
Miembro Excelente

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 1266
Fecha de inscripción : 13/06/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN Y AYUNO POR LA PAZ

Mensaje por Janek el Lun Sep 09, 2013 2:59 pm

VIGILIA DE ORACIÓN POR LA PAZ


HOMILÍA DEL SANTO PADRE FRANCISCO


Plaza de San Pedro


Sábado 7 de septiembre de 2013


 

«Y vio Dios que era bueno» (Gn 1,12.18.21.25). El relato bíblico de los orígenes del mundo y de la humanidad nos dice que Dios mira la creación, casi como contemplándola, y dice una y otra vez: Es buena. Queridos hermanos y hermanas, esto nos introduce en el corazón de Dios y, desde su interior, recibimos este mensaje.

Podemos preguntarnos: ¿Qué significado tienen estas palabras? ¿Qué nos dicen a ti, a mí, a todos nosotros?

1. Nos dicen simplemente que nuestro mundo, en el corazón y en la mente de Dios, es “casa de armonía y de paz” y un lugar en el que todos pueden encontrar su puesto y sentirse “en casa”, porque “es bueno”. Toda la creación forma un conjunto armonioso, bueno, pero sobre todo los seres humanos, hechos a imagen y semejanza de Dios, forman una sola familia, en la que las relaciones están marcadas por una fraternidad real y no sólo de palabra: el otro y la otra son el hermano y la hermana que hemos de amar, y la relación con Dios, que es amor, fidelidad, bondad, se refleja en todas las relaciones humanas y confiere armonía a toda la creación. El mundo de Dios es un mundo en el que todos se sienten responsables de todos, del bien de todos. Esta noche, en la reflexión, con el ayuno, en la oración, cada uno de nosotros, todos, pensemos en lo más profundo de nosotros mismos: ¿No es ése el mundo que yo deseo? ¿No es ése el mundo que todos llevamos dentro del corazón? El mundo que queremos ¿no es un mundo de armonía y de paz, dentro de nosotros mismos, en la relación con los demás, en las familias, en las ciudades, en y entre las naciones? Y la verdadera libertad para elegir el camino a seguir en este mundo ¿no es precisamente aquella que está orientada al bien de todos y guiada por el amor?

2. Pero preguntémonos ahora: ¿Es ése el mundo en el que vivimos? La creación conserva su belleza que nos llena de estupor, sigue siendo una obra buena. Pero también hay “violencia, división, rivalidad, guerra”. Esto se produce cuando el hombre, vértice de la creación, pierde de vista el horizonte de belleza y de bondad, y se cierra en su propio egoísmo.

Cuando el hombre piensa sólo en sí mismo, en sus propios intereses y se pone en el centro, cuando se deja fascinar por los ídolos del dominio y del poder, cuando se pone en el lugar de Dios, entonces altera todas las relaciones, arruina todo; y abre la puerta a la violencia, a la indiferencia, al enfrentamiento. Eso es exactamente lo que quiere hacernos comprender el pasaje del Génesis en el que se narra el pecado del ser humano: El hombre entra en conflicto consigo mismo, se da cuenta de que está desnudo y se esconde porque tiene miedo (Gn 3,10), tiene miedo de la mirada de Dios; acusa a la mujer, que es carne de su carne (v. 12); rompe la armonía con la creación, llega incluso a levantar la mano contra el hermano para matarlo. ¿Podemos decir que de la “armonía” se pasa a la “desarmonía”? ¿Podemos decir eso: que de la armonía se pasa a la “desarmonía”? No, no existe la “desarmonía”: o hay armonía o se cae en el caos, donde hay violencia, rivalidad, enfrentamiento, miedo…

Precisamente en medio de este caos, Dios pregunta a la conciencia del hombre: «¿Dónde está Abel, tu hermano?». Y Caín responde: «No sé, ¿soy yo el guardián de mi hermano?» (Gn 4,9). Esta pregunta se dirige también a nosotros, y también a nosotros nos hará bien preguntarnos: ¿Soy yo el guardián de mi hermano? Sí, tú eres el guardián de tu hermano. Ser persona humana significa ser guardianes los unos de los otros. Sin embargo, cuando se rompe la armonía, se produce una metamorfosis: el hermano que deberíamos proteger y amar se convierte en el adversario a combatir, suprimir. ¡Cuánta violencia se genera en ese momento, cuántos conflictos, cuántas guerras han jalonado nuestra historia! Basta ver el sufrimiento de tantos hermanos y hermanas. No se trata de algo coyuntural, sino que es verdad: en cada agresión y en cada guerra hacemos renacer a Caín. ¡Todos nosotros! Y también hoy prolongamos esta historia de enfrentamiento entre hermanos, también hoy levantamos la mano contra quien es nuestro hermano. También hoy nos dejamos llevar por los ídolos, por el egoísmo, por nuestros intereses; y esta actitud va a más: hemos perfeccionado nuestras armas, nuestra conciencia se ha adormecido, hemos hecho más sutiles nuestras razones para justificarnos. Como si fuese algo normal, seguimos sembrando destrucción, dolor, muerte. La violencia, la guerra traen sólo muerte, hablan de muerte. La violencia y la guerra utilizan el lenguaje de la muerte.

Tras el caos del Diluvio, dejó de llover, apareció el arco iris y la paloma trajo un ramo de olivo. Pienso también hoy en aquel olivo que los representantes de las diferentes religiones plantamos en Buenos Aires, en la Plaza de Mayo, el año 2000, pidiendo que no haya más caos, pidiendo que no haya más guerra, pidiendo paz.

3. Y en estas circunstancias, me pregunto: ¿Es posible seguir el camino de la paz? ¿Podemos salir de esta espiral de dolor y de muerte? ¿Podemos aprender de nuevo a caminar por las sendas de la paz? Invocando la ayuda de Dios, bajo la mirada materna de la Salus populi romani, Reina de la paz, quiero responder: Sí, es posible para todos. Esta noche me gustaría que desde todas las partes de la tierra gritásemos: Sí, es posible para todos. Más aún, quisiera que cada uno de nosotros, desde el más pequeño hasta el más grande, incluidos aquellos que están llamados a gobernar las naciones, dijese: Sí, queremos. Mi fe cristiana me lleva a mirar a la Cruz. ¡Cómo quisiera que por un momento todos los hombres y las mujeres de buena voluntad mirasen la Cruz! Allí se puede leer la respuesta de Dios: allí, a la violencia no se ha respondido con violencia, a la muerte no se ha respondido con el lenguaje de la muerte. En el silencio de la Cruz calla el fragor de las armas y habla el lenguaje de la reconciliación, del perdón, del diálogo, de la paz. Quisiera pedir al Señor, esta noche, que nosotros cristianos y los hermanos de las otras religiones, todos los hombres y mujeres de buena voluntad gritasen con fuerza: ¡La violencia y la guerra nunca son el camino para la paz! Que cada uno mire dentro de su propia conciencia y escuche la palabra que dice: Sal de tus intereses que atrofian tu corazón, supera la indiferencia hacia el otro que hace insensible tu corazón, vence tus razones de muerte y ábrete al diálogo, a la reconciliación; mira el dolor de tu hermano pienso en los niños, solamente en ellos…, mira el dolor de tu hermano, y no añadas más dolor, detén tu mano, reconstruye la armonía que se ha roto; y esto no con la confrontación, sino con el encuentro. ¡Que se acabe el sonido de las armas! La guerra significa siempre el fracaso de la paz, es siempre una derrota para la humanidad. Resuenen una vez más las palabras de Pablo VI: «Nunca más los unos contra los otros; jamás, nunca más… ¡Nunca más la guerra! ¡Nunca más la guerra!» (Discurso a las Naciones Unidas, 4 octubre 1965: AAS 57 [1965], 881). «La Paz se afianza solamente con la paz; la paz no separada de los deberes de la justicia, sino alimentada por el propio sacrificio, por la clemencia, por la misericordia, por la caridad» (Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 1976AAS 67 [1975], 671). Hermanos y hermanas, perdón, diálogo, reconciliación son las palabras de la paz: en la amada nación siria, en Oriente Medio, en todo el mundo. Recemos esta noche por la reconciliación y por la paz, contribuyamos a la reconciliación y a la paz, y convirtámonos todos, en cualquier lugar donde nos encontremos, en hombres y mujeres de reconciliación y de paz. Así sea.


TOMADO DE - Libreria Editrice Vaticana


Última edición por Co-Admin el Lun Sep 09, 2013 5:59 pm, editado 1 vez (Razón : Eliminación de enlaces ajenos al foro y adecuación del "copyright" para la publicación en el foro)

Janek
Miembro Excelente
Miembro Excelente

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 2487
Fecha de inscripción : 05/04/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN Y AYUNO POR LA PAZ

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:23 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.