Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

Mi testimonio

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mi testimonio

Mensaje por Mateoricci el Miér Jul 17, 2013 7:28 am

Personalmente creo que los milagros de Dios sí suceden, todos los días. Esos semáforos en verde que aparecen cuando tanta prisa tenemos. Esa sonrisa del prójimo cuando más tristes son sentimos. Ese examen tan complicado aprobado; suceden todo el tiempo, pero en esta sociedad tan fría ya no parecemos darnos cuenta.

Sin embargo, también hay milagros que van más allá de nuestra comprensión y que nos hacen acercarnos más a Dios, sabiendo que él nunca nos abandona.

En mi caso, me gustaría relatar este testimonio de primera mano, que yo considero un verdadero milagro.

Como ya casi todos saben, viví durante 4 años en China. Lo que no me había atrevido a contar es que apenas a los dos meses de mi llegada a aquel país y en un viaje a la capital, Beijing (lejos de mi ciudad de residencia) enfermé gravemente, de sarampión.

Ahora se que el sarampión en adultos es más letal que en los niños, no tanto por la enfermedad en sí, sino por las complicaciones derivadas; yo me vi afectado por neumonía, infección en las vías respiratorias, amigdalitis y conjuntivitis, entre otras. 12 días estuve hospitalizado en ese país tan extraño, tan lejos de mi familia y de mis amigos más entrañables.

A los 2 días de hospitalizado, de verdad sentí que mi fin llegada, que era hora de rendir cuentas al Señor. No vi túneles ni escuché voces, simplemente se que me recuperé y pude salir adelante. Agradezco también a dos compañeros que se quedaron a mi lado voluntariamente cuando el resto del grupo salió casi inmediatamente de Beijing, y que hicieron más llevaderos mis días en el hospital.

Reconozco que fue la mano de Dios la que alejó esa funesta mano de mi y me dio otra oportunidad más de seguir viviendo, lo cual nunca dejaré de agradecerle.

Este testimonio es verídico y totalmente personal. Mateoricci no es mi verdadero nombre, es mi seudónimo en honor al personaje italiano que introdujo el cristianismo a China, durante la época de las dinastías imperiales; un país al que posteriormente aprendí a querer, respetar, reconocer como segunda patria y al cual aún extraño, a pesar de todas las dificultades que sufren los cristianos por allá a causa del gobierno comunista.

Mateoricci
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 31/08/2012
Localización : Morelia

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.