Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

Evolución: ¿Mito o realidad?

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por apologeta el Lun Abr 01, 2013 6:32 am

EVOLUCIÓN: ¿MITO O REALIDAD?
Tomado de foros ekkesia

Introducción

Lo primero que debo decir al abordar este controvertido asunto es que no soy un científico, y por eso no tengo la autoridad para hacer pronunciamientos finales sobre cuestiones propias de la biología. Evitaré, por ello, hasta dónde sea posible, referirme a datos propios de los especialistas, no sólo porque la gran mayoría de ustedes tampoco son expertos y cuesta a veces trabajo seguir este tipo de argumentación para poder entenderla. Y aún entendiéndola en el momento no logramos retenerla con suficiencia, pues después estamos muy lejos de recordarla con el detalle mínimo que se requiere para poder argumentar de nuevo con base en ella. Por eso, si fuera inevitable echar mano de estos datos y sus correspondientes interpretaciones, lo haré a titulo de opinión personal más o menos fundamentada, siguiendo por lo general a alguna autoridad en el tema, pero sin pretender tener la última palabra al respecto. Porque en la cuestión de la teoría de la evolución, creo que todos los cristianos deberíamos tomar en cuenta lo dicho por Agustín de Hipona ya hace casi dieciséis siglos: “Es una cosa vergonzosa y peligrosa que un infiel escuche a un cristiano, presumiblemente explicando el significado de la Sagrada escritura, decir tonterías… debemos adoptar todos los medios para evitar tal vergüenza, en el que la gente demuestra la vasta ignorancia del cristiano y se ríen de él hasta el ridículo”. Como quien dice: “Zapatero a tus zapatos”. Porque la simple buena intención unida al mero hecho de la conversión, no capacitan automáticamente a los creyente para pontificar con autoridad y credibilidad sobre lo divino y lo humano. Los creyentes que no tienen esto en cuenta son los que terminan proyectando una pobre imagen del cristianismo, brindando gratuita munición para que sus detractores lo ridiculicen y lo conciban equivocadamente como una doctrina de ignorantes. En estos casos, si no se está preparado, es preferible prestar oídos a la recomendación de “… estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar…” (St. 1:19). El problema es que “la ignorancia es atrevida”, como lo sostiene también la sabiduría popular. Por eso, −repito−, lo mejor en estos casos es callar, practicar el bien y apelar a Dios con humildad en nuestro fuero interno como lo hizo Eliú en el libro de Job: “»Haznos saber qué debemos responderle, pues debido a nuestra ignorancia no tenemos argumentos” (Job 37:19). Me limitaré, por tanto, a dar una perspectiva cristiana general sobre el particular, y nada más. Dejo esto en claro para que los que traen expectativas elevadas, las moderen desde el comienzo, pero sobre todo para la tranquilidad de los que piensan que de seguro esta conferencia sólo estará al alcance de los que dominan medianamente los temas científicos o teológicos involucrados en la discusión.

Precisiones alrededor de la palabra “evolución”

Comencemos, entonces, por hacer algunas precisiones necesarias sobre el término “evolución”. El concepto de evolución como tal no debe ser algo que los cristianos no puedan de ningún modo utilizar bajo ninguna circunstancia. No satanicemos la palabra en sí misma con actitudes fanáticas. La palabra evolución cabe eventualmente dentro del lenguaje cotidiano de un cristiano, sin que tengamos que escandalizarnos y rasgarnos las vestiduras cuando la escuchamos o darnos golpes de pecho cuando la pronunciamos. El proceso de santificación y crecimiento espiritual en el que un creyente se involucra a partir de su conversión a Cristo, viniendo de menos a más, de un estado de inmadurez espiritual a un estado gradual de mayor madurez cada día, guarda mucha afinidad con lo que se quiere dar a entender a veces con la palabra evolución. Los cristianos podemos hablar también de evolución cultural, evolución tecnológica, evolución idiomática, evolución intelectual o, incluso, de una evolución positiva en el comportamiento de alguien sin tener que sentirnos culpables cada vez que lo hacemos, como si estuviéramos traicionando nuestra fe. El desacuerdo de los cristianos no es con la palabra evolución, sino únicamente con la evolución biológica entendida como un proceso de transformación lenta, sutil y gradual guiado por el azar, comenzando desde lo inorgánico, pasando por las formas más elementales de vida orgánica hasta concluir en la asombrosa y compleja variedad de especies vivas que vemos hoy en día, incluyendo al ser humano; todo ello mediante un mecanismo muy simple llamado “selección natural” que pretende hacer de Dios algo innecesario o meramente accesorio, que es lo que la mayoría de darwinistas clásicos pretenden.

Teología y ciencia: aliados en la búsqueda de la verdad

En estos temas, no debemos estar tan paranoicos y alarmados. Porque después de todo, ya sea gracias a los esfuerzos humanos o aún a pesar de ellos, la verdad se impone, como lo afirma Pablo al declarar que: “… nada podemos hacer contra la verdad, sino a favor de la verdad” (2 Cor. 13:8). Y si tanto la ciencia como la teología se esmeran por descubrir y exponer la verdad, no deben verse como enemigas sino como aliadas. Por eso debemos entender que si existe polémica alrededor de la evolución, ésta no se debe a que haya un conflicto necesario e inevitable entre la ciencia y la teología o entre la razón y la fe. Nada de eso. No se trata de un conflicto entre los científicos que, supuestamente, tendrían a la razón y al conocimiento de su lado, y los creyentes sumidos en la irracionalidad y la ignorancia. Por eso, las razones de la controversia hay que buscarlas en otro lado. Dado que la evolución es una teoría científica la polémica alrededor de ella involucra en primera instancia a los científicos. Pero es que así como en el cristianismo existe buena teología y mala teología, también entre los científicos existe mala ciencia y buena ciencia. La primera, como la mala teología, está llena de prejuicios, mientras que la segunda, más amplia e inclusiva, procura evitar los prejuicios. Es justamente esa ciencia llena de prejuicios, −en la que militan un todavía numeroso e influyente grupo de científicos actuales−, la que defiende a capa y espada la teoría de la evolución en la medida en que ésta les sirva para sacar a Dios del escenario. Por eso algunos han llegado a decir, no sin razón, que el conflicto no es entre ciencia y fe, sino entre dos tipos de fe: una fe naturalista y materialista que pretende explicarlo todo apelando a las propiedades de la materia y de la naturaleza, dejando a Dios por fuera a como dé lugar; y otra fe, −la fe estrictamente religiosa, sobrenaturalista y espiritualista−, que apela a argumentos sobrenaturales de orden espiritual que apuntan a Dios como la causa final de todo. Pero este enfoque se presta a malas interpretaciones, pues da la impresión de que las personas religiosas en general, y los cristianos en particular, no podemos aceptar las explicaciones naturalistas y materialistas provistas por la ciencia; cuando lo cierto es que sí podemos y debemos hacerlo. Por lo menos hasta donde éstas puedan proveer la mejor explicación a los fenómenos estudiados: en este caso el origen de la vida y del ser humano. Después de todo, el cristianismo, sin dejar de afirmar la realidad divina tal y como se nos revela en la Biblia, es una doctrina desmitificadora y antisupersticiosa que no riñe entonces con la ciencia y su método experimental y objetivo, sino que más bien lo fomenta. Por eso, ¡bienvenidos todos los científicos cristianos!, porque aún concediendo que la ciencia tenga que ser atea en su método y no pueda incluir a Dios dentro de sus hipótesis formales, −algo que está en discusión−, no tendría, sin embargo, que ser atea en sus motivos, de tal modo que se puede hacer ciencia con la intención de descubrir y maravillarse con los mecanismos con que Dios ha hecho funcionar el mundo. No podemos olvidar algo que muchos de los científicos de la actualidad parecen pasar por alto de manera sospechosa, y es que el impulso y los logros de la ciencia moderna se deben a una pléyade de devotos creyentes cristianos cuya fe y conocimiento de la Biblia los impulsó a buscar sistemáticamente la revelación del orden de Dios en la naturaleza y en el universo en general, con la convicción de que éste no sólo se reflejaría en el establecimiento de las leyes morales para la humanidad, sino también en el establecimiento de leyes naturales que deberían regir el funcionamiento de todo el mundo material, leyes a cuya búsqueda estos primeros científicos cristianos se dedicaron con pasión religiosa y en cuyos logros se apoyan hoy, les guste o no, esos científicos agnósticos y ateos que edifican sobre el fundamento de aquellos. Debemos suscribir, entonces, la afirmación del científico alemán Werner von Braun en el sentido de que: “Encuentro tan difícil entender a un científico que no advierte la presencia de una racionalidad superior detrás de la existencia del universo, como lo es comprender a un teólogo que niega los avances de la ciencia”. Porque los extremos son viciosos. Por el contrario, el diálogo conciliador entre ciencia y teología es el camino para un enriquecimiento mutuo. Tanto la buena ciencia como la buena teología son ambas bendiciones divinas y, como tales, plenamente compatibles. Y aunque están relacionadas, porque en último término la verdad es una sola y no existen, entonces, dos verdades: una teológica y una científica; lo cierto es que obedecen a intenciones diferentes. La ciencia es la disciplina de estudio de carácter necesariamente preliminar que nos permite conocer los medios, o en otras palabras, el cómo de todo lo que existe. La filosofía y la teología, por el contrario, se ocupan de lo que tiene carácter último, es decir los principios y los fines que responden respectivamente al por qué y al para qué de las cosas. Debido a ello, no hay entre la ciencia y la teología una oposición necesaria, sino más bien una evidente complementaridad. La Biblia no se ocupa, entonces, de informarnos en detalle el cómo de las cosas, −eso se lo deja a la ciencia−, sino del por qué y el para qué de las mismas.

apologeta
Miembro Master
Miembro Master

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 4171
Fecha de inscripción : 07/08/2010
Edad : 27
Localización : Las Galaxias

Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por apologeta el Lun Abr 01, 2013 6:33 am

La fe no depende de la ciencia

Por otra parte, el científico Francis Collins, jefe del equipo que llevo a cabo la decodificación del genoma humano y al mismo tiempo creyente convencido en Cristo afirmó: “Ningún científico serio actualmente afirmaría que existe una explicación naturalista del origen de la vida. Pero… éste no es el lugar para que una persona reflexiva se juegue su fe”. En efecto, la ciencia no es el lugar para jugarse la fe, por tentador que pueda ser cuando sus conclusiones apunten a reforzar los contenidos de la fe. Porque debido a su carácter provisional, la ciencia es un piso muy inseguro para fundamentar la fe. La fe se apoya, por el contrario, en la Palabra de Dios, que no cambia, confirmada día a día en la experiencia de los creyentes actuales y de múltiples generaciones pasadas. Al fin y al cabo, como lo añade de nuevo Francis Collins: “La ciencia no es el único modo de saber… Si usamos la red de la ciencia para atrapar nuestra visión particular de la verdad, no nos debemos sorprender que no atrapemos la evidencia del espíritu”. Y la evidencia del Espíritu es la que obtenemos mediante la fe y no mediante la ciencia.

La teoría de la evolución no conduce necesariamente al ateísmo

Pero enfocándonos otra vez en la teoría de le evolución de Darwin, subsiste entre amplios sectores de la cristiandad una prevención a ultranza hacia esta teoría bajo el supuesto de que, suscribirla, conduce inexorablemente hacia la incredulidad y el ateísmo. Pero lo cierto es que existen un buen número de evolucionistas que son al mismo tiempo cristianos auténticos, sinceros y comprometidos. En realidad, desde la óptica cristiana escritural, suscribir la teoría de la evolución no debería acarrear para un cristiano automáticos señalamientos y cuestionamientos, siempre y cuando se reconozca al mismo tiempo el papel determinante que Dios desempeña,−ya sea de manera directa o tras bambalinas−, en el inicio y desarrollo del presunto proceso evolutivo como quiera que éste se entienda y también la dignidad especial que el ser humano ostenta entre todos los demás seres de la creación al reflejar la imagen y semejanza del mismo Dios (Gén. 1:27; Sal. 8:1-9). La discusión sobre el mayor o menor poder explicativo de la evolución y su correspondencia con los hechos sigue, pues, abierta al debate y debe ser dirimida entre los hombres de ciencia, pero cualquiera que sea la postura que se asuma en esta discusión, ninguna de ellas conduce por sí misma al ateísmo o siquiera al agnosticismo, aunque el evolucionismo pueda ser más propenso a ello. Porque si bien no se puede ser creacionista y ateo al mismo tiempo, si se puede ser evolucionista y creyente de manera simultánea sin que haya en ello una flagrante contradicción o conflicto de intereses. En consecuencia, la controversia alrededor de la evolución y las teorías alternas puede llegar a ser en muchos casos una discusión fraternal entre hermanos que suscriben una fe común por la cual todos están de acuerdo en que: “Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra” (Gén. 1:1), como lo recogen los credos apostólico y niceno y que, adicionalmente, de un modo u otro Él: “… sostiene todas las cosas con su palabra poderosa” (Heb. 1:3). Así, la evolución puede terminar dando también peso de probabilidad a la declaración bíblica en el sentido de que: “Él es anterior a todas las cosas, que por medio de él forman un todo coherente” (Col. 1:17). De hecho, agnósticos tan prestigiosos como el eminente biólogo y paleontólogo evolucionista norteamericano fallecido en el 2002, Stephen Jay Gould, reconoció que: “La ciencia del darwinismo es totalmente compatible con las creencias religiosas convencionales, e igualmente compatible con el ateísmo”.

Posturas sobre el origen de la vida y del ser humano

Existen fundamentalmente cinco planteamientos científicos en mayor o menor medida, que pretenden explicar el origen de la vida y del ser humano. El primero de ellos es suscrito por ateos y agnósticos. El segundo por agnósticos y teístas indistintamente. Y los otros tres por teístas cristianos en su mayoría. Pasemos, entonces, a enunciar y describir de manera necesariamente sintética cada uno de estos planteamientos:

1. Evolucionismo naturalista ateo. Esta es la forma más radicalizada y extrema que ha asumido la teoría de la evolución de Darwin, con la cual no podemos estar de acuerdo los cristianos en la medida en que niega a Dios y niega la especial dignidad humana. Pero no es sólo por esto que debe ser combatido con firmeza, sino también debido a que obedece más a conclusiones especulativas y de carácter filosófico producto del deseo de sus promotores que a hechos científicos comprobados e indiscutibles. Además, desde el punto de vista de la lógica estricta, −no digamos ya desde el de la investigación empírica de carácter científico−, es muy difícil de sostener. Mucho más que el teísmo en cualquiera de sus formas.

2. Diseño Inteligente. Teoría que, con todo y ser polémica y criticada por una amplia gama de la comunidad científica, no deja de tener fundamento y generar interés aunque carezca todavía de un marco teórico que le permita encuadrar sus observaciones y predecir futuros hallazgos (es muy joven, no alcanza a tener 20 años de ser propuesta). Como sea esta teoría, en el peor de los casos, puede ser compatible con el agnosticismo, pero nunca con el ateísmo. Pero al mismo tiempo, por el hecho de acudir a las matemáticas para inferir, por descarte probabilístico, un diseñador inteligente en un significativo número de estructuras biológicas al estudiar sus complejas pero muy específicas relaciones y reacciones físico-químicas (bioquímica, biología molecular), puede también ser completamente compatible con el teísmo cristiano y brindarle apoyo científico, de llegar a verificarse satisfactoriamente en la experiencia, algo que todavía no se ha logrado. Justamente a causa de esto último, sus críticos afirman que no es más que la última teoría que apela al “Dios de los agujeros” o “de las brechas”, que caerá por tierra cuando estos agujeros en el conocimiento sean rellenados por los nuevos avances de la ciencia. Debemos seguir atentos, entonces, al desarrollo del DI para ver si tienen o no tienen razón sus contradictores. Pero, de nuevo, no “amarremos” nuestra fe a esta teoría, por seductora que pueda ser para los cristianos y por cercana que pueda ser a nuestros afectos.

Ya entrando en el campo de la fe, encontramos las siguientes tres:

3. Creacionismo de la tierra joven. El creacionismo de la tierra joven es una postura asociada al fundamentalismo evangélico y suscrita por un buen número de cristianos. Un número casi mayoritario en los USA, si hemos de creer a las encuestas. Ha sido ridiculizado por los medios seculares, azuzados en buena medida por el estamento científico evolucionista en general, pero en especial por el estamento que se alinea con la primera postura mencionada (evolucionismo naturalista ateo), debido a que sus mismos defensores han brindado oportunidad a sus detractores, como nos lo informa J. P. Moreland y John Mark Reynolds el puntualizar que este punto de vista ha estado: “a menudo plagado de defensores irresponsables y una torpe metodología científica”. Es la postura que se apoya en la lectura más literal de los primeros capítulos del Génesis y postula, en oposición a la evolución, una creación reciente de la tierra sucedida hace tan solo hace unos 10.000 años. Con todo y los ataques que han tendido a limitar muchísimo su influencia, permanece vivo y sus planteamientos más recientes muestran mucho mayor rigor científico que los iniciales y tocan ciertos hechos evidentes cuya explicación es muy plausible a la luz de un diluvio universal como el que describe la Biblia, así como otras evidencias problemáticas para la evolución. Sin embargo carece, como el DI, de un modelo teórico definitivo y su argumentación se centra por lo pronto más en atacar a la evolución que en ofrecer una hipótesis alterna científicamente verificable. Sea como fuere, debe permanecer como una alternativa susceptible de profundizarse y desarrollarse de manera estrictamente científica.

4. Creacionismo progresivo. Para nuestros propósitos, baste con decir que es otra postura muy emparentada con la anterior, pero que reconoce la antigüedad asignada a la tierra por la física, la cosmología, la geología y la paleontología actual, suscrita de lleno por la ciencia evolucionista, pues estos enormes periodos de tiempo son fundamentales para que la evolución pueda operar a través de pequeños cambios graduales en las formas vivas mediante el principio naturalista de la justamente llamada “selección natural”, hasta llegar a la diversidad biológica que observamos hoy. Sin embargo, esta postura, aún concediendo lo primero (la gran antigüedad), no acepta esto último (la evolución naturalista) y, al igual que el creacionismo de la tierra joven, afirma la intervención directa de Dios en ciertos momentos puntuales del proceso creativo. Interpreta los seis días de la creación del Génesis como alusivos a las grandes eras geológicas y no a días literales de 24 horas en los cuales tuvo lugar toda la acción creadora de Dios. Si bien aparentemente hace concesiones a la ciencia en su interpretación de la Biblia, hay que decir que estas concesiones no son motivadas por el intento de acomodación de la Biblia a la ciencia evolucionista, sino que tienen antecedentes dentro de los mismos Padres de la iglesia como Orígenes y Agustín y por eso, desde el punto de vista de la teología, no se puede descartar acusándola de acomodación. Sin embargo, hay que decir que ha quedado atascada en el medio y no es de buen recibo ni por los creacionistas de la tierra joven que deploran sus concesiones, ni por los evolucionistas teístas, que la siguen considerando demasiado conservadora. Con todo, merece mención y consideración en esta relación. Hay que decir finalmente que tanto el creacionismo de la tierra joven como el creacionismo progresivo guardan afinidad con la teoría del DI, pero no pueden igualarse a ella, debido entre otros a que en el DI militan científicos tanto agnósticos como creyentes de diversas confesiones, mientras que en el creacionismo en sus dos formas únicamente militan científicos creyentes de confesión cristiana.

apologeta
Miembro Master
Miembro Master

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 4171
Fecha de inscripción : 07/08/2010
Edad : 27
Localización : Las Galaxias

Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por apologeta el Lun Abr 01, 2013 6:34 am

5. Evolución teísta. Postura estigmatizada por gran parte de la comunidad cristiana de corte conservador que ve de entrada una contradicción de términos entre la evolución y el teísmo. Contradicción que conduce a la negativa a combinar ambos términos de forma conciliada en una sola expresión, considerando a esta postura casi como un velado ateísmo peligrosamente infiltrado dentro del cristianismo. Pero lo cierto es que esta postura no es de hoy, sino que aún con un bajo perfil, tiene ya su historia dentro de la tradición cristiana, y por lo mismo no obedece tampoco al deseo de acomodar la Biblia en el último momento a la postura dominante de la ciencia actual haciendo concesiones inadmisibles. Por el contrario, el evolucionismo teísta cuenta entre sus filas con científicos de renombre que son al mismo tiempo cristianos convencidos y comprometidos, razón de sobra para escuchar sus planteamientos de manera atenta y desprejuiciada, en los cuales valga decir que siguen defendiendo el papel decisivo de Dios en el origen de la vida y del ser humano, −de conformidad con la Biblia−, aunque mediado por un proceso evolutivo natural pero no necesariamente naturalista, en el cual se vislumbraría sin lugar a dudas las maravillas de la providencial sabiduría divina de manera tan asombrosa como la que se verificaría de forma más inmediata en un evento manifiestamente milagroso de carácter aislado y ocasional, como por ejemplo la sanidad inexplicable y contra todo pronóstico de un enfermo desahuciado, evento en el que más que la sabiduría de Dios, se vislumbraría su poder.

Conclusión

En síntesis, la subsistencia y la mayor o menor vigencia de estas cinco posturas, todas ellas con una innegable medida de base científica y al margen de cuál o cuáles de ellas se impongan en el futuro de manera concluyente y terminante, −si es que alguna logra imponerse sobre las otras−, nos muestra que tal vez el meollo del asunto no está propiamente en los datos disponibles, sino en la manera de interpretarlos. La interpretación es, pues, fundamental en este asunto. Tanto la interpretación de la Biblia llevada a cabo por los teólogos cristianos, como la interpretación de los hechos estudiados y analizados por los científicos. Y eso nos conduce a un asunto recurrente en éste y en todos los temas prácticos relacionados con el cristianismo: la posibilidad o imposibilidad de los milagros. Para los creyentes en Dios, por simple lógica, los milagros siempre serán una posibilidad, como quiera que se les entienda. Para los ateos, los milagros son una imposibilidad. Y es con estas dos actitudes fundamentales previas que nos acercaremos siempre a los datos disponibles para proceder a interpretarlos. Así, habría que considerar a Albert Einstein cuando dijo: “Sólo existen dos maneras de vivir la vida: una es como si nada fuese un milagro, y la otra, como si todo lo fuera”. Porque si entendemos los milagros no sólo como algo limitado o restringido a aquellas situaciones en las cuales las leyes habituales y el curso normal de la naturaleza se ven súbita, evidente y felizmente interrumpidos, dando lugar a acontecimientos en los cuales se vislumbra la benéfica y precisa intervención de fuerzas sobrenaturales incomprensibles e inexplicables para la ciencia humana, sino también en un sentido más amplio, definiendo lo sobrenatural no meramente como aquello que supera o transgrede los límites de lo habitual, de lo cotidiano o de lo natural con sus leyes conocidas; sino también como la intervención divina en el funcionamiento del universo y de la vida humana, tendríamos entonces que darle la razón a Einstein en la frase del encabezado. En efecto, en este contexto, sólo existen dos maneras de vivir la vida: una como si nada fuese un milagro, y la otra, como si todo lo fuera. El incrédulo, ciego por voluntad propia a la intervención divina, vive del primer modo. El creyente, gracias a la más amplia visión alcanzada mediante la fe en Dios, vive del segundo modo, obteniendo la facultad de ver la bondadosa mano de Dios en el funcionamiento de la naturaleza (Rom. 12:36; Col. 1:16-17), y en el desenvolvimiento de su propia historia personal (Mt. 10:29-30; Lc. 12:6-7; 21:18). Al fin y al cabo, como lo dijera Lee Strobel en consonancia con los descubrimientos de la ciencia moderna: “El funcionamiento cotidiano del universo es, en sí mismo, una clase de milagro continuo. Las «coincidencias» que permiten que las propiedades fundamentales de la materia ofrezcan un medio ambiente habitable son tan improbables, tan inverosímiles, tan elegantemente orquestadas, que requieren de una explicación divina”. Así, pues, la ciencia actual, aún en el campo de la biología en general e incluso en el de la teoría de la evolución que se creía refractaria a la idea de Dios, está brindando renovado sustento a la perspectiva de vida del creyente y a la exhortación pronunciada por el apóstol para que los incrédulos cambien su estrecha perspectiva invitándolos a: “ser renovados en la actitud de su mente” (Efe. 4:23), de modo que puedan reconocer la muy probable posibilidad de la existencia de Dios con todo lo que ello implica. Es así como aún un evolucionista como el biólogo y genetista británico del siglo XX J. B. S. Haldane, tuvo que reconocer que: “Desde el punto de vista de las ciencias físicas, el mantenimiento y la reproducción de un organismo vivo es nada menos que un milagro”. Porque en gracia de discusión y suponiendo que la evolución es cierta, aún si la naturaleza surte cada día los medios para sustentar la vida, como también para renovarla cuando es necesario mediante la reproducción de los seres vivos, el hecho de que sea un proceso natural y habitual, no debe hacernos perder de vista los complejos, sorprendentes y maravillosos procesos físicos y químicos involucrados en la reproducción de un organismo vivo, que hacen que no sea desatinado referirse al nacimiento de cualquier ser vivo como nada menos que un milagro en el cual se vislumbra y requiere de un modo u otro la intervención divina. La discusión sigue entonces abierta y, en lo personal, no creo que pueda dirimirse nunca en el campo de la ciencia, por más que ésta avance, por las razones ya expuestas. La ciencia nunca podrá hacer necesaria la creencia en Dios, pero tampoco podrá hacerla imposible. Desde el punto de vista de la ciencia la creencia en Dios se mueve en el campo de la probabilidad, no en el de la necesidad o la imposibilidad. En otras palabras, científicamente hablando siempre podrá afirmarse la probabilidad de que Dios exista, pero nunca podrá establecerse ni la necesidad ni la imposibilidad de que exista sin lugar a dudas. Es por eso que la fe en Dios nunca podrá ser declarada obsoleta por parte de la ciencia. De hecho, Dios nunca brinda al creyente razones lógica o empíricamente necesarias para tener por fuerza que creer en Él, sino tan sólo razones suficientes para hacer posible la fe, de modo tal que quienes hemos decidido firmemente creer y confiar en Él y en su palabra a pesar de todo lo que pueda obrar en contra sepamos que nuestra decisión cuenta también a su favor con el respaldo lógico y racional de un satisfactorio peso de probabilidad científica en las circunstancias en que nos hallamos. El cristiano no es, pues, quien obtiene de Dios todas las razones necesarias para poder creer, sino el cree en Dios para descubrir luego que existen razones suficientes para haberlo hecho así y defender mediante ellas su decisión de creer y seguir confiando en la suficiencia de la palabra de Dios, que aún en medio de la ambigüedad del mundo nos asegura, como a Pablo: “… «Te basta con mi gracia,…” (2 Cor. 12:9). Porque ya lo dijo Pascal: “Bastante luz hay para los que quieren ver, y oscuridad bastante para los que tienen una disposición contraria. Bastante claridad para iluminar a los elegidos, y bastante oscuridad para humillarles. Bastante oscuridad para cegar a los réprobos, y bastante claridad para condenarles y hacerles inexcusables”. Por eso, ante el reclamo clásico de los escépticos que preguntan: “¿Por qué Dios hizo que fuera tan complicado creer en él?, ¿Por qué hizo tan difícil de ver su presencia y su plan?”, los cristianos podemos responder que, en realidad, Dios no juega al escondite con el ser humano. Y si no se revela de manera plena es, en primer lugar, porque si así lo hiciera no podríamos soportarlo (Éxo. 33:20). Pero también porque Él no desea que nuestra adhesión a Él sea obligada, de tal modo que no tengamos opción; sino que sea una adhesión voluntaria caracterizada por la fe y la confianza en Él y en la luz suficiente que nos brinda para hacer posible y razonable la decisión de creer. En su propósito de darse a conocer Dios tiene en cuenta ante todo nuestra propia disposición en relación con Él (Jn. 7:17). Así, pues, para los que estamos dispuestos, hay suficiente luz para iluminarnos. Pero al mismo tiempo, para los que no lo están, hay suficiente oscuridad para cegarlos, pero no para excusarlos. Dicho de otro modo, Dios se revela a los hombres lo estrictamente necesario como para no imponerse sobre su voluntad, pero también lo suficiente como para dejarnos a todos sin excusa (Rom. 1:19-20; 2:1). Al fin y al cabo, para el que no está dispuesto nada será suficiente, ya que cuando se es todopoderoso, siempre habrá alguien que exija una demostración adicional (Mt. 12:39; 16:4; Lc. 11:29). Y es esta doble intención de revelarse a los dispuestos y ocultarse a los que no lo están, la que se halla detrás de las parábolas: “−A ustedes se les ha concedido conocer los secretos del reino de los cielos; pero a ellos no… Por eso les hablo a ellos en parábolas: »Aunque miran, no ven; aunque oyen, no escuchan ni entienden… Porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible… De lo contrario… se convertirían, y yo los sanaría” (Mt. 13:13-15). Y a mi modo de ver, los evolucionistas naturalistas y ateos son aquellos que, −a diferencia de los creyentes que militan en cualquiera de las otras posturas científicas sobre el origen de la vida y del ser humano−, miran y no ven. Oyen, pero no escuchan ni entienden, y a quienes se aplica bien la acusación paulina: “Aunque afirmaban ser sabios, se volvieron necios” (Rom. 1:22). Con todo esto en mente podemos ahora responder a la pregunta formulada en el título de esta conferencia diciendo: ¿Evolución teísta? Posible realidad, más o menos probable. ¿Evolución naturalista atea? Mito, definitivamente.

apologeta
Miembro Master
Miembro Master

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 4171
Fecha de inscripción : 07/08/2010
Edad : 27
Localización : Las Galaxias

Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por Invitado el Lun Abr 01, 2013 9:29 pm


D e f i n i t i v o :
LA VERDAD RESPLANDECE


Una vez que fue decodificado el genoma humano, se comprobó que el 99.99999% de los genes era humano, es decir que en nuestra raza NO HAY partículas biológicas ni de peces, ni de monos... ni de gatos.

Aunque les pese a la "mal llamada ciencia" con este descubrimiento rodó por tierra la "teoría de la evolución". ALELUYAH.

Una vez más LA VERDAD RESPLANDECE, aunque los científicos mentirosos permanezcan callados.


MiguEl Ito


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por fede77 el Mar Abr 02, 2013 5:48 am

De hecho la evolucion como tal no invalida la creencias en que Dios creo el mundo.Ni se le debe llamar anticristo a un critiano evolucionista.

_________________


Contacto

admin77@lpcristiano.com

Visita mi blog

http://lpcristiano.blogspot.com/

http://federicofelix77.wix.com/

fede77
ADMINISTRADOR
ADMINISTRADOR

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 5127
Fecha de inscripción : 03/08/2010
Edad : 39
Localización : Santo Domingo

http://www.lpcristiano.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por Erika el Mar Abr 02, 2013 5:54 am

Fede77 escribió:
De hecho la evolucion como tal no invalida la creencias en que Dios creo el mundo.Ni se le debe llamar anticristo a un critiano evolucionista.

Me gustaría saber mas de esto que escribe usted, pues yo pienso asta cierto punto lo contrario

Erika
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 425
Fecha de inscripción : 30/04/2012
Edad : 37
Localización : estado de méxico

Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por fede77 el Mar Abr 02, 2013 5:56 am

Erika Montero Rosas escribió:
Fede77 escribió:
De hecho la evolucion como tal no invalida la creencias en que Dios creo el mundo.Ni se le debe llamar anticristo a un critiano evolucionista.

Me gustaría saber mas de esto que escribe usted, pues yo pienso asta cierto punto lo contrario
No he afirmado que sea asi,pero existen cristianos que creen en la Evolucion y nadie les puede quitar sus derecho de ser cristianos.Ademas esta enseñansa dice que Dios intervino en la Evolucion usandola como ente para perfeccionar a lo que conocemos como creacion.

_________________


Contacto

admin77@lpcristiano.com

Visita mi blog

http://lpcristiano.blogspot.com/

http://federicofelix77.wix.com/

fede77
ADMINISTRADOR
ADMINISTRADOR

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 5127
Fecha de inscripción : 03/08/2010
Edad : 39
Localización : Santo Domingo

http://www.lpcristiano.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por Invitado el Mar Abr 02, 2013 6:10 am

Saludos.

A mi también me llamó la atención leer la frase "CRISTIANO EVOLUCIONISTA".

No sabía que hubiera un creyente que pudiera también darle la razón a don Charly Darwin...

Suena interesante :alegre:

Bendición.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por fede77 el Mar Abr 02, 2013 6:14 am

Tzaddik escribió:Saludos.

A mi también me llamó la atención leer la frase "CRISTIANO EVOLUCIONISTA".

No sabía que hubiera un creyente que pudiera también darle la razón a don Charly Darwin...

Suena interesante :alegre:

Bendición.
Segun La evolución teísta es una forma de creacionismo pro-evolución que cree en la existencia de un creador y un propósito; la cual, a diferencia del diseño inteligente, sí cree en la descripción científica de la creación; postulando que en ella Dios crea al permitir el proceso natural de evolución biológica expresada en la síntesis evolutiva moderna. La evolución teísta sólo difiere del creacionismo evolutivo en su teología.

La evolución teísta concibe a la ciencia moderna actual como la forma en que el hombre con sus capacidades adquiridas por Dios va descubriendo paso a paso la grandeza de la creación. Según el cristianismo Dios en su bondad, nos ha proporcionado las capacidades adecuadas para que podamos comprender la naturaleza y regir sobre ella. El Génesis hace hincapié en esa facultad del hombre recibida de la mano de Dios para lograr administrar los recursos (Génesis Cap. 1 v. 26-30). Esto se pone de manifiesto cuando afirma de que Dios colocó al hombre por encima de todo lo creado. El teísta no postula que actualmente exista una base científica para la existencia de Dios aunque no niega que Dios pueda proporcionarla en su momento o que la ciencia al evolucionar llegue por si misma a esa conclusión. Por el momento el teísta invita a la búsqueda personal de Dios, que según su doctrina y el testimonio de muchos teístas no tarda en manifestarse al alma que lo anhela por medio de la virtud de la Fe como particularmente lo explica el Catolicismo en su libro Catecismo de la Iglesia Católica. Los teístas afirman que en toda la creación del Cosmos y procesos evolutivos estuvo presente el cálculo de Dios, también tienen la apertura para aceptar hechos sobrenaturales (fuera del ámbito de la ciencias naturales) que son aquellos que están más allá de nuestros propios sentidos y del alcance de nuestros instrumentos científicos que son limitados.
Así, en términos generales, la Evolución teísta y el Creacionismo evolutivo creen que aunque se demostrara la teoría de la macroevolución de los seres vivos sería irrelevante ya que el medio que Dios haya usado para lograr su propósito final solo es un detalle. Por lo tanto la afirmación que no hubo intervención directa de Dios es lógico para los cristianos porque ya fue todo calculado de antemano. Incluso algunos teístas creen que a pesar del orden físico natural que Dios haya establecido, puede haber dejado margen para intervenir sobre este sistema cuando lo desee libremente y bajo su criterio como sucede con los milagros. A partir de ello, la Evolución teísta considera que la idea de que el neo-darwinismo no implica necesariamente el ateísmo y el materialismo, esto sería una idea errónea.

Tomado de wilkipedia

_________________


Contacto

admin77@lpcristiano.com

Visita mi blog

http://lpcristiano.blogspot.com/

http://federicofelix77.wix.com/

fede77
ADMINISTRADOR
ADMINISTRADOR

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 5127
Fecha de inscripción : 03/08/2010
Edad : 39
Localización : Santo Domingo

http://www.lpcristiano.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por joseplluis el Mar Abr 02, 2013 10:41 am

BENDICIONES
La tierra evoluciona los seres evolucionan el universo evoluciona,
las células mutan los virus mutan.
No hay bases científicas que muestren que todo ser vive o viene de una misma célula.
Ni si el hombre bajo del árbol o se cayó.
Por la palabra de DIOS creemos en la creación conforme a su palabra.
DIOS creo en forma de expansión, todo crece y cambia sin perder su esencia.
Si apartamos las doctrinas religiosas y humanas entenderíamos mejor como lo creo todo, y como a evolucionado hasta hoy.

joseplluis
Miembro Master
Miembro Master

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 3601
Fecha de inscripción : 11/07/2012
Edad : 57
Localización : costa rica

Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por Invitado el Mar Abr 02, 2013 3:17 pm


Como no es igual un perro y un lobo
tampoco lo son una oveja y un cabrito...



@fede77 escribió:
Erika Montero Rosas escribió:
Fede77 escribió:
De hecho la evolucion como tal no invalida la creencias en que Dios creo el mundo.Ni se le debe llamar anticristo a un critiano evolucionista.

Me gustaría saber mas de esto que escribe usted, pues yo pienso asta cierto punto lo contrario
No he afirmado que sea asi,pero existen cristianos que creen en la Evolucion y nadie les puede quitar sus derecho de ser cristianos.Ademas esta enseñansa dice que Dios intervino en la Evolucion usandola como ente para perfeccionar a lo que conocemos como creacion.


Un comentario de pasada, aunque aclaratorio...

Por favor no confunda evangélico con Cristiano.

El evangélico es el creyente, llamado a pertenecer a Dios, que pobla las congregaciones...

El Cristiano, es el Hijo de Dios, Ungido para ser Santo, y es testigo de Dios en la Tierra. Sólo obra el bien... Hay pocos, aunque muchos son llamados.

Alabado sea El que Vive por los siglos... Y Su Nombre es Admirable.
AleluYAHshua



MiguEl, Amigo en LUZ
Enviado por Gracia.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por Invitado el Miér Abr 03, 2013 4:17 am

ElAngel escribió:Un comentario de pasada, aunque aclaratorio...

Por favor no confunda evangélico con Cristiano.

El evangélico es el creyente, llamado a pertenecer a Dios, que pobla las congregaciones...

El Cristiano, es el Hijo de Dios, Ungido para ser Santo, y es testigo de Dios en la Tierra. Sólo obra el bien... Hay pocos, aunque muchos son llamados.

Alabado sea El que Vive por los siglos... Y Su Nombre es Admirable.
AleluYAHshua



MiguEl, Amigo en LUZ
Enviado por Gracia.

Paz de Dios:

¡¡Vaya off topic!!

No se que tenga que ver la evolución con tu aversión por los evangélicos; pero se ve que no perderás oportunidad para hacer estas "aclaraciones" innecesarias y complemente fuera de contexto.

Referente al tema que SI nos ocupa:

Personalmente, no veo donde puedan ser "compatibles" la EVOLUCIÓN TEÍSTA Y LA CREACIÓN...

Pero seguiré buscando algo que concuerde...

Paz de Dios.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por joseplluis el Miér Abr 03, 2013 5:22 am

BENDICIONES
El hombre evoluciona y el que dice que no que hace sentado en una computadora.
sige ciego.

joseplluis
Miembro Master
Miembro Master

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 3601
Fecha de inscripción : 11/07/2012
Edad : 57
Localización : costa rica

Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por Invitado el Miér Abr 03, 2013 5:40 am

@joseplluis escribió:BENDICIONES
El hombre evoluciona y el que dice que no que hace sentado en una computadora.
sige ciego.

Paz de Dios:

Quizá te refieras a que EL SER HUMANO PROGRESA, APRENDE, SE DESARROLLA; eso es completamente lógico y cierto.

Pero aquí el tema no es ese, sino que se refiere a que el ser humano (y todos los seres vivos) llegó a ser lo que es hoy, a partir de una sola célula...

Eso ya lo habías comentad
o...

Paz de Dios.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por apologeta el Miér Abr 03, 2013 6:34 am

El hecho de que un cristiano crea en la Evolucion no lo hace un Cristiano tibio como muchos dicen,de hecho hay algo de cierto y es que cada dia que pasa el ser humano evoluciona y crece cada dia mas.Solo un Ejemplo los niños hace unos 40 años atras nacian y no habrían los ojos hasta despues de una semana,ahora abren los ojos el mismo dia de nacer.Curioso no???

El sistema de aprendisaje sin mencionar el hombre cada dia que pasa su mente esta mas desarrollada.Lo unico es que nosotros sabemos que este proceso no vivo solo sino que fue Dios que intervino en el.

apologeta
Miembro Master
Miembro Master

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 4171
Fecha de inscripción : 07/08/2010
Edad : 27
Localización : Las Galaxias

Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por Invitado el Miér Abr 03, 2013 3:35 pm

ElAngel escribió:
D e f i n i t i v o :
LA VERDAD RESPLANDECE


Una vez que fue decodificado el genoma humano, se comprobó que el 99.99999% de los genes era humano, es decir que en nuestra raza NO HAY partículas biológicas ni de peces, ni de monos... ni de gatos.

Aunque les pese a la "mal llamada ciencia" con este descubrimiento rodó por tierra la "teoría de la evolución". ALELUYAH.

Una vez más LA VERDAD RESPLANDECE, aunque los científicos mentirosos permanezcan callados.


MiguEl Ito



Con esto el Cristianismo de los últimos tiempos derrota al ateismo y la mentira, puesto que NO HAY evolución del hombre, sino CREACIÓN. Ya hace años emplacé a un grupo de ateos a que me demostraran en qué museo del mundo, o universidad, que tuviera esqueletos de hombres de Cromagnon, Australopitecus o de Neanderthal.... NADIE PUDO HACERLO, porque NO EXISTEN... Computacionalmente, de un hueso animal proyectaron pseudas imágenes de aquello, pero nunca han encontrado un esqueleto que los pruebe... sólo nos ENGAÑARON.


MiguEl


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por JAL el Vie Abr 05, 2013 11:23 am

Amén Miguel. La evolución es un mito.

JAL
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 768
Fecha de inscripción : 15/08/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por Invitado el Vie Abr 05, 2013 12:33 pm

Al Leer la palabra de Dios, indudablemente el tema de la EVOLUCIÓN como la plantea la ciencia es UN MITO. Y eso si que es un mito.

Las veces que he hablado con evolucionistas (personas que creen en la evolución de DARWIN), generalmente les termino diciendo esto:

Ud seria un muy buen Cristiano, porque si cree que un pez de tanto nadar cerca de la orilla del mar, la salieron patas, y después de tanto andar en tierra, le salio pelo, y después de tanto andar cerca de los arboles, le salio cola y se convirtió en mono, y después de tanto, andar saltando de árbol en árbol se canso y se puso a caminar y termino transformándose en hombre, y si a eso le sumamos que todo eso fue PRODUCTO DEL AZAR.
Jajaja

Entonces UD TIENE MAS FE QUE YO.

Jajaja, definitivamente el evolucionismo si que es algo inverosímil. Es la explicación mas ridícula que pueda existir a la creación del hombre.

Y los que la creen si que tienen fe.

El Hombre nunca ha sido otra cosa que no sea hombre, el hombre es y fue hombre desde un comienzo, el problema es que la mente humana, no puede asimilar una creación inmediata, el tema del evolucionismo esta casi fuera de discusión alguna, la misma ciencia a estado demostrando que la genética humana no puede ser reproducida, ni por la naturaleza ni tampoco artificialmente, el genoma de cada especie es único e inmodificable, y cuando se ha tratado de modificar nunca queda bien, los genetistas se han percatado, que no es posible ni puede ser posible que el hombre descienda de ninguna especie, ahora la genetica, ciencia que en el tiempo de DARWIN NO EXISTÍA, dicho de paso, lo ha estado demostrando claramente. Entre los genetistas ni siquiera se menciona el tema de DARWIN y su teoría, porque ellos saben y comprenden que no es posible.

No existe un rastro genético que nos ligue con ningún animal.

Pero es mas fácil seguir sosteniendo una idea errónea que aceptar una verdad in-comprobable.
Así que seguirán sosteniendo que descendemos del mono. Y siempre digo, tal-vez ellos descienden del mono, pero yo soy hijo de Dios.

Que el Señor les bendiga mucho

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por ricardo perales el Vie Abr 05, 2013 7:18 pm

Hay documentales católicos, que expresan que la ciencia y la fe no se contradicen; ellos están de acuerdo en hablar sobre el asunto de creación- evolución.
El hombre fue creado pero este evoluciono físicamente.

Saludos

ricardo perales
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 790
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Edad : 60
Localización : Lima-Perú

Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por apologeta el Sáb Abr 06, 2013 4:56 am

Todos se han vuelto un grabador y repiten lo mismo,la evolucion es un mito y nada mas sin dar razones.De hecho el creer en la evolucion no invalida la fe.

apologeta
Miembro Master
Miembro Master

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 4171
Fecha de inscripción : 07/08/2010
Edad : 27
Localización : Las Galaxias

Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 06, 2013 6:23 am

@apologeta escribió:Todos se han vuelto un grabador y repiten lo mismo,la evolucion es un mito y nada mas sin dar razones.De hecho el creer en la evolucion no invalida la fe.

Paz de Dios.

Apologeta, seamos sensatos; El tema marca una disyuntiva: "EVOLUCIÓN: ¿MITO O REALIDAD?".

No está exigiendo explicaciones, ¿o si?...

Aun que, si te interesa una información mas amplia, bien puedes solicitarla.

Para mi, la evolución ES UN MITO... Asi, llanamente...

Paz de Dios.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por Erika el Sáb Abr 06, 2013 6:35 am

la evolución, creo que es un mito.

Yo creo lo que dice Génesis Dios hizo a el hombre de polvo y de soplo de vida y a la mujer de la costilla del hombre (Gn. 2:7,21-22)

Erika
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 425
Fecha de inscripción : 30/04/2012
Edad : 37
Localización : estado de méxico

Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por joseplluis el Sáb Abr 06, 2013 1:39 pm

BENDICIONES
DICES
Pero aquí el tema no es ese, sino que se refiere a que el ser humano (y todos los seres vivos) llegó a ser lo que es hoy, a partir de una sola célula
Eso para un cristiano esta totalmente fuera de la fe.
Dios creo formo plantas animales y seres humanos.
que toda la creación terrenal sea del polvo de la tierra y tenga sus similitudes cercanas es porque todo viene de lo mismo, DIOS.

joseplluis
Miembro Master
Miembro Master

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 3601
Fecha de inscripción : 11/07/2012
Edad : 57
Localización : costa rica

Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 06, 2013 8:27 pm

@apologeta escribió:Todos se han vuelto un grabador y repiten lo mismo,la evolucion es un mito y nada mas sin dar razones.De hecho el creer en la evolucion no invalida la fe.

Espero que entiendas esta idea.

Apologeta hace algún tiempo salio una idea desarrollada por unos programadores informáticos para demostrar que la evolución es inverosímil, y poco factible, y que darwin solo se fijaba en el tema físico, pero no en lo mas importante para un ser viviente, la conciencia.
Ellos postularon lo siguiente, en base a conocimiento no en base a fisonomía, y resulto que los hombres mas eruditos quedaron perplejos ante esta simple pero casi innegable verdad, de esta idea han salido algunas películas incluso, una de ellas fue MATRIX. Entre otras.

Estos programadores postularon que ninguna cosa puede adquirir primero conocimiento, segundo entendimiento, y tercero conciencia, sino le es dado por un ser que sepa mas y entienda mas, ya sea consciente.

Entonces hicieron un simple experimento demostrativo.

Programaron un pequeño robot con dos movimientos sencillos, adelante y atrás, y después se sentaron mirarlo, y propusieron que en algún momento este debería poder moverse en otra dirección. Pues seria como una base para la evolución de algo mayor.
La idea se discutió ampliamente, y quedo de manifiesto que primero el pequeño y desafortunado robot, jamas podría moverse en otra dirección que no sea la que le habían programado, por ende, el conocimiento de este no era evolutivo, así mismo transpolaron la idea a las computadores mas potentes que hacen cálculos coplejisimos, e incluso transpolaron la idea a computadores que pueden observar y aprender por ensayo y error, sin embargo se llego a la misma penosa conclusión.

Ninguna computadora jamas podrá hacer algo para lo que no fue programada, por muy compleja que sea su programación y por mucho que pueda observar el mundo que la rodea, porque su programación NO ES EVOLUTIVA.

Ahora la evolución requiere saltos de conciencia, y los saltos de conciencia, no son posibles, porque implicaría primero dejar de existir en un estado de conciencia para volver a existir en otro estado de conciencia.

Esta es la principal idea que ya se conoce desde siempre, por la cual ha nacido la idea de la REENCARNACIÓN, estos son salir de un estado de conciencia para nacer en otro estado de conciencia.

La reencarnación se considera adquirir nuevos estados de conciencia, ahora lo que DARWIN POSTULO, un tipo diferente de REENCARNACIÓN, algo mas asociado a la fisonomía de los animales.

La ciencia de Hoy a demostrado feacientemente, que por mucho que un mono aprenda cosas, jamas adquirirá conciencia de hombre, para que esto suceda lo que debería suceder es que se apagara completamente a esta mono (MUERTE), y se volviera a encender, pero re programado como un ser humano, Y ESO NO SE PUEDE HACER.

Una cosa es postular que provenimos de una célula, en formación fisiológica, pero otra cosa muy diferente es probar que esta célula que no tenia conciencia humana, haya saltado de conciencia en conciencia con el devenir de los miles de años, hasta adquirir conciencia de hombre. Ese es el meollo del asunto ahora.

Sabemos nosotros los Cristiano que no es posible que un animal adquiera conciencia de hombre, porque es un perro, a diferencia de otras religiones que creen en la reencarnación, lo cual es un cambio de conciencia, nosotros no creemos estas cosas, nosotros hemos sido hombres desde siempre, a diferencia de otras religiones que dicen que primero han sido plantas, y después animales hasta llegar a reencarnar como hombres.

Esto es exactamente lo que dice DARWIN PERO CON OTRAS PALABRAS, y de otro modo.

El problema apologeta no es la transformación física, es la transformación de la conciencia. Por eso nosotros sabemos que siempre hemos sido hombres, por el tema de la conciencia humana, la cual no es transformable porque proviene de Dios.

No hemos evolucionado, hemos recibido desde siempre la conciencia humana, porque siempre hemos sido humanos. Y la hemos recibido de Dios.

Que el Señor siga estando contigo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por apologeta el Dom Abr 07, 2013 7:04 am

La evolución de los seres vivos es un hecho, y hay tantas evidencias a su favor como intentos de refutarla. Las evidencias y la refutación de hipótesis se manifiestan de diversas maneras además de la simple observación. De hecho, las evidencias más poderosas no son meras observaciones, sino que son las predicciones verificadas de una hipótesis. Entre las muchas evidencias existentes a favor de la Teoría de la Evolución, las más destacadas son las siguientes:

El Registro Fósil:

El registro fósil nos proporciona una historia del pasado que, demuestra un cambio evolutivo a lo largo de 4000 millones de años. El registro puede contener zonas oscuras y eslabones perdidos, pero la evidencia fósil claramente demuestra que la vida es muy vieja y ha cambiado a lo largo del tiempo. Hay numerosos ejemplos de formas de transición (organismos que son estados intermedios entre una forma ancestral y su descendiente) en el registro fósil que proporcionan las evidencias más claras de que hay un cambio a lo largo del tiempo.

apologeta
Miembro Master
Miembro Master

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 4171
Fecha de inscripción : 07/08/2010
Edad : 27
Localización : Las Galaxias

Volver arriba Ir abajo

Re: Evolución: ¿Mito o realidad?

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:07 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.