Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

LOS MUERTOS VOLVERÁN A VIVIR CUANDO RESUCITEN

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LOS MUERTOS VOLVERÁN A VIVIR CUANDO RESUCITEN

Mensaje por gatomalo el Sáb Mayo 12, 2012 10:46 pm

Los muertos están en los sepulcros, tal como enseñó el Señor Jesucristo: "Vendrá hora cuando
todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a
resurrección de vida, mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación" (Jn.5:28-29).
Por consiguiente, el Señor dice bien claro que los muertos están en los sepulcros, en otras
palabras, ¡¡ellos no están vivos en ningún "más allá"!!. Todos los muertos, justos e injustos,
despertarán cuando resuciten. Observe que los que están en los sepulcros son las
PERSONAS muertas, no solo sus cuerpos, por lo tanto, la doctrina de que los muertos están
vivos en un "más allá" es totalmente demoníaca. Si Jesús dijo que los muertos están en los
SEPULCROS es absolutamente IMPOSIBLE que estén vivos en algún otro sitio.
Observe también que Jesús dijo que los muertos vivirán cuando RESUCITEN, por lo tanto, ¡hay
vida después de la muerte!, pero esa vuelta a la vida ocurrirá únicamente cuando los muertos
resuciten. Por consiguiente, la doctrina de que la muerte es un despertar a la otra vida, tan
popular entre todas las religiones falsas del mundo, es totalmente DIABÓLICA.
El propio Dios dice que el ser humano es POLVO, y vuelve al polvo de la tierra cuando
muere (Gen.3:19), en otras palabras, cuando morimos DEJAMOS DE EXISTIR, ya que
volvemos a la misma condición de INEXISTENCIA que Adán tenía antes de que Dios lo
creara del polvo de la tierra. Cuando Dios le dio la vida a Adán, este se convirtió en UN ALMA
VIVIENTE (Gen.2:7), después este alma pecó y MURIÓ (Gen.2:17). Por lo tanto, el alma no es
inmortal, sino MORTAL, porque peca (Ez.18:4, 20), sin embargo, Satanás está engañando al
mundo entero (Ap.12:9), por medio de las religiones falsas, y especialmente por medio de la
cristiandad apóstata, enseñando que el alma no muere, sino que sigue viva en un "más allá".
El Señor dice: "El alma que peque, esa morirá" (Eze.18:4,20). Si el alma fuera inmortal (como
enseñan los falsos maestros) entonces el Señor sería un mentiroso al decir que muere.
Jesús dijo que su alma estaba triste hasta la muerte: "Entonces Jesús les dijo: Mi alma está
muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo" (Mt.26:38). Dicho en otras
palabras, el propio Jesús estaba sufriendo una gran tristeza, hasta que llegara la hora de su
muerte. Si el alma fuera inmortal, Jesús HABRÍA MENTIDO.
Jesús dijo que vino para dar su ALMA (su vida) en rescate de muchos: "45 Porque el Hijo del
Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida (alma) en rescate por
muchos." (Mr.10:45). La palabra griega traducida por "vida" es psijé, que también es traducida
por ALMA. El alma es el ser vivo, la persona. Ahora bien, si el alma fuera inmortal,
¡¡entonces Jesús no habría dado su alma o vida en rescate!!, es decir, NO HABRÍA
MUERTO, y no existiría la redención por su sangre. Por lo tanto, la doctrina de la inmortalidad
del alma es absolutamente diabólica, ¡es un ataque frontal contra el Evangelio!, sin embargo, es
una doctrina enseñada por la inmensa mayoría de aquellos que se hacen llamar "cristianos".
Fue el diablo quien engañó a Eva, diciendo que, si pecaban, no morirían, es decir, serían
inmortales (Gen.3:4).La doctrina de la inmortalidad del alma la originó hace milenios el propio
Satanás. Esta mentira diabólica se propagó por el mundo, y hoy la enseñan miles de falsos
profetas y de falsos maestros que se hacen pasar por ministros de Jesucristo, pastores y
evangelistas.
El Señor dice claramente en su palabra que los muertos duermen, sin embargo, la cristiandad
desviada enseña que solo duerme el cuerpo en el sepulcro, no el alma. Pues bien, observe lo
que dijo Jesús: "Lázaro duerme" (Jn.11:11), entonces Jesús fue al sepulcro y le despertó o
resucitó.
El Señor no dijo que solo durmiera el cuerpo de Lázaro, ¡sino Lázaro! El resucitó a Lázaro, no
solo su cuerpo. Por lo tanto, es la PERSONA la que duerme en el sepulcro, no solamente su
cuerpo.
Lázaro estuvo cuatro días muerto; si el alma sobreviviera a la muerte y fuera a un "más allá", no
hay duda que Lázaro hubiera contado esa gran experiencia espiritual, quedando registrado su
testimonio en el Evangelio, para la edificación del pueblo de Dios. Sin embargo, ¡Lázaro no contó
absolutamente nada! ¡¡Lázaro nunca estuvo en un maravilloso "más allá"!!, ya que su alma no
sobrevivió a la muerte, pues el alma MUERE.
Muchos "maestros de la Biblia" enseñan que el alma no resucita, porque ellos dicen que no
muere, sin embargo, la palabra de Dios dice que el alma muere, por tanto, resucita. Por eso es

que, en Apocalipsis 20:4, leemos que Juan vio las almas de los mártires cristianos resucitadas:
"Y vi las ALMAS... volvieron a vivir (resucitaron) y reinaron con Jesús mil años". Por lo tanto, es
el ALMA, la persona, lo que resucitará, porque el alma MUERE.
Observe bien, si los muertos volverán a vivir cuando resuciten, significa que ellos no están vivos
en ningún lugar. Si los muertos ya estuvieran vivos, entonces no tendría sentido que la
Escritura diga VOLVIERON A VIVIR, si ellos ya están vivos, ¿para qué van a volver a vivir?
Los muertos volverán a vivir (resucitarán) porque ahora no están vivos en ningún sitio.
Jesús dijo bien claro que los muertos vivirán, ¡en tiempo futuro! "Yo soy la resurrección y la vida,
el que cree en mi, aunque esté muerto, VIVIRÁ" (Jn.11:25), si los muertos ya estuvieran vivos en
un "más allá", entonces Jesús NUNCA habría dicho esas palabras, sino que habría dicho algo
como esto: "el que cree en mi, aunque esté muerto, no está muerto de verdad, sino que sigue
vivo en el más allá". Por lo tanto, los "cristianos" que enseñan la doctrina de la inmortalidad del
alma, es decir, la doctrina de que el alma sobrevive a la muerte, NO SON cristianos.
La Biblia dice bien claro que los muertos duermen en el polvo de la tierra (Dn.12:2,
Jn.11:11, Hch.7:60, 1Co.11:30, 15:20, 1Ts.4:13-14, 5:10), y, como ya hemos visto, es la
persona quien duerme en el sepulcro, ¡¡no solamente su cuerpo!!.
La palabra de Dios lo que hace es utilizar el símil de la dormición para enseñar que los muertos
resucitarán con toda certeza. Cuando dormimos, despertamos después. De igual forma, cuando
alguien muere, que tenga la seguridad de que Dios le despertará el día de la resurrección.
Es interesante saber que, para Dios, los muertos no duermen, sino que viven (Lc.20:38), ¿por
qué? por la sencilla razón de que Dios ve el futuro, y, por tanto, él ve a todos los muertos
resucitados y vivos (Lc.20:35-37).

LOS MUERTOS SE REFIERE A LAS PERSONAS MUERTAS

Muchos falsos maestros enseñan que en la Biblia los muertos siempre se refiere a los cuerpos,
sin embargo, eso un disparate de marca mayor, además de una majadería elevada a la décima
potencia. En la Biblia cuando se habla de los muertos siempre se refiere a las PERSONAS
muertas. Por ejemplo, cuando Dios le dijo a Adán: "mas del árbol de la ciencia del bien y del mal
no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás." (Gen.2:17). ¿A quien le
estaba hablando Dios, solo al cuerpo de Adán, o a Adán?, ¡Dios le estaba hablando a ADÁN, y
no solo a su cuerpo, es decir, era ADÁN, la PERSONA de Adán, quien moriría si pecaba. Por lo
tanto, decir que cuando la Biblia habla de los muertos se refiere solo a sus cuerpos es una
mentira tan grande y estúpida, que solo los mayores apóstatas la pueden enseñar.
Otro ejemplo lo tenemos en estas palabras de Jesús:
"No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros
oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo
malo, a resurrección de condenación." (Jn.5:28-29).
En ese pasaje Jesús estaba hablando de los que están en los sepulcros, es decir, de los
muertos. Él no se estaba refiriendo solo al cuerpo mortal, sino a los MUERTOS, es decir, a las
personas muertas.
En Ezequiel 18:4, 20 el Señor dice que el ALMA que peque, esa morirá. En este pasaje vemos
una vez más que no se está refriendo solamente al cuerpo, sino a las ALMAS, es decir, a las
PERSONAS, ya que según la Biblia, el ser humano es un ALMA VIVIENTE (Gen.2:7). La
persona o alma que peque, esa morirá. El espíritu del hombre no es la persona (el alma), sino la
ENERGIA que da la vida a la persona. Esto lo vemos claramente en Génesis 2:7, en este pasaje
se dice bien claro que IEVE creó al hombre del polvo de la tierra, después insufló en su nariz el
ALIENTO DE VIDA (el ruaj o espíritu) y Adán se convirtió en un alma (nefesh) viviente. Por lo
tanto, la persona es el ALMA, la nefesh, mientras que el espíritu es el ruaj, el aliento o
energía que nos da la vida, y es esa energía o espíritu (no el alma) la que regresa a Dios
cuando morimos (Ecle.12:7).
En fin, decir que cuando la Biblia habla de los muertos solo se refiere al cuerpo es una mentira
del mismísimo diablo, la cual, curiosamente, los papistas y los mal llamados "evangélicos" son
los que más repiten y repiten esa mentira satánica, ¿por qué será?

Los falsos maestros enseñan que el espíritu del hombre no es la energía impersonal del hombre.
Sin embargo, en pasajes como Génesis 2:7 se enseña bien claro que el espíritu (ruaj) que Dios
insufló en el cuerpo de Adán era la ENERGIA que dio la vida a Adán. El espíritu de Adán no
era la persona de Adán, sino la energía o fuerza vital que dio la vida a Adán. Lo que sucede
es que esos falsos maestros no saben distinguir entre los espíritus inmundos, y el espíritu del
hombre. Los espíritus inmundos son los demonios, mientras que el espíritu del hombre es la
energía (ruaj) que da la vida al hombre. El espíritu del hombre siempre está dispuesto, porque es
la ENERGIA que Dios puso dentro de nosotros, y esa energía no se cansa ni agota, pues la
energía que hay en el hombre no es una persona, sino la fuerza que da la vida a la persona. El
error de los papistas y los evangélicos es que ellos confunden el espíritu del hombre con el
hombre, cuando son dos cosas muy diferentes. El espíritu del hombre es la RUAJ en hebreo,
es decir, el aliento o fuerza de vida, y el hombre es el NEFESH, es decir, el ALMA
VIVIENTE (Gen.2:7). Es el aliento de vida o ruaj lo que da la vida al hombre y le convierte en un
alma viviente, ¿ha quedado ya claro?
Esos falsos maestros también suelen citar 1Tesalonicenses 4:17 y dicen que ese pasaje se
refiere solamente al cuerpo resucitado de los santos, sin embargo, eso es mentira, en ese pasaje
se está hablando claramente de los SANTOS RESUCITADOS, es decir, de las personas
resucitadas, y no solo de sus cuerpos resucitados, y dice bien claro que estaremos con el Señor
para siempre cuando ÉL VENGA EN GLORIA y seamos arrebatados. La doctrina de que los
santos van con el Mesías Jesús cuando mueren repito que es una gran mentira, es un FALSO
EVANGELIO. Los santos estarán con Jesús solamente cuando él venga en gloria y seamos
transformados de mortal a inmortalidad. Es increíble y patético como los apóstatas papistas y
evangélicos pervierten la Palabra de Dios y predican un falso evangelio muy diferente al que
predicaban los apóstoles de Jesús.
Los falsos maestros que predican esa mentira satánica de que los muertos están vivos suelen
decir que el alma no se ve físicamente. Eso es otra burda mentira iglesiera y una gran falsedad
del papismo y de sus hijas, las sectas "evangélicas", porque resulta que en Génesis 2:7 se dice
bien clarito que Adán era UN ALMA VIVIENTE, ¡¡Y ADÁN ERA UNA PERSONA FÍSICA QUE
SE VEÍA!!, él no era un ente invisible, sino una persona de carne y huesos que se veía
físicamente, por lo tanto, EL ALMA POR SUPUESTO QUE SE VE Y SE PUEDE TOCAR, ya
que el alma es simplemente el ser viviente, la persona viviente (Eze.18:4, 20, etc.).
Obviamente esos falsos maestros siempre mencionan el pasaje de Lucas 23:43, sin embargo,
este pasaje ya lo he comentado en este libro de las 21 tesis. Jesús y ladrón arrepentido no
fueron al Paraíso (el tercer cielo) cuando murieron, porque después de resucitar Jesús dijo bien
claro que AUN NO HABÍA SUBIDO AL PADRE (Jn.20:17), y el Padre está en el cielo (el
Paraíso celestial, Mt.6:9), por lo tanto, aquellos que enseñan que Jesús y el ladrón arrepentido
fueron al cielo cuando murieron mienten, y lo que es peor, están llamando mentiroso al propio
Jesús.
LOS ESPÍRITUS ENCARCELADOS DE 1PEDRO 3:18-19

Muchos falsos maestros siempre citan el pasaje de 1Pedro 3:18-19, para enseñar la mentira de
que los muertos están vivos, sin embargo, este pasaje de Pedro enseña bien claro que el Mesías
Jesús, DESPUÉS DE RESUCITAR, fue y predicó a los espíritus encarcelados. Este pasaje no
está hablando por ninguna parte del espíritu del hombre, sino de unos ESPÍRITUS
ENCARCELADOS. Pues bien, según el Nuevo Testamento, los ÁNGELES son llamados
ESPÍRITUS: "Ciertamente de los ángeles dice: El que hace a sus ángeles espíritus,Y a sus
ministros llama de fuego." (Heb.1:7).
Por lo tanto, esos espíritus de 1Pedro 3:18-19 no son seres humanos muertos, sino ÁNGELES.
Pues bien, vamos ahora quienes son esos ángeles que están encarcelados, es decir, en prisión:
"Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al Tártaro los
entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio" (2Pedro 2:4).
"Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada,
los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día; como
Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo,
sufriendo el castigo del fuego eterno." (Jud.1:6-7).
En esos pasajes Pedro y Judas Tadeo se refieren a lo mismo: a un grupo de ángeles malvados
que pecaron, los cuales abandonaron su dignidad y morada en el cielo y descendieron a la
tierra para fornicar con las hijas de los hombres (Gen.6:1-3). Dios entonces los castigó y los
arrojó a una especie de prisión, llamada el Tártaro, donde están esperando el día del Juicio.
Cuando Jesús resucitó como espíritu vivificante (1Co.15:45), entonces fue a predicar a esos
espíritus o ángeles encarcelados. Jesús obviamente les anunció su victoria, su muerte y
resurrección. Por lo tanto, el pasaje de Pedro enseña lo que Jesús hizo DESPUÉS DE
RESUCITAR, y de ninguna manera se refiere a algo que sucediera antes de la resurrección de
Jesús. Cuando Jesús murió, sencillamente dejó de vivir, dejó de existir, y él volvió a vivir
únicamente cuando el Dios Padre le resucitó al tercer día (Hch.2:27-31).

EL EVANGELIO HA SIDO PREDICADO A LOS MUERTOS

Los falsos maestros que enseñan la mentira diabólica de que los muertos están vivos siempre
citan el pasaje de 1Pedro 4:6, el cual dice que el Evangelio fue predicado a los muertos. Según
esos falsos maestros, el Evangelio está siendo predicado a los muertos, por lo tanto -según
ellos- los muertos están vivos en un "más allá". Veamos como mienten esos falsos maestros y
como tergiversan la Palabra de Dios: Ese pasaje de 1Pedro 4:6 no dice por ninguna parte que
los muertos estén vivos, lo que dice es que el Evangelio fue predicado también a los que están
muertos, es decir, LAS PERSONAS QUE ESTÁN MUERTAS YA SE LES PREDICÓ EL
EVANGELIO. ¿Cuando?, pues obviamente cuando estaban vivos. Pondré un sencillo ejemplo
para que se entienda mejor: Si yo digo que a mis padres, que están muertos, se les predicó el
Evangelio, yo no estoy diciendo que mis padres muertos estén vivos, lo que estoy diciendo es
que a mis padres muertos se les predicó el Evangelio, ¡pero se les predicó el Evangelio cuando
estaban vivos!. Esto es sencillamente lo que dijo Pedro en 1Pedro 4:6. El Evangelio fue
predicado a los muertos, porque cuando estuvieron vivos se les predicó el Evangelio. ¡A los
muertos no se les predica el Evangelio!, porque los muertos están muertos, y ellos
volverán a vivir solamente cuando Dios los resucite. El Evangelio se predica solamente a las
personas vivas, los cuales pueden oírlo. Voy a citar uno de los mejores Comentarios bíblicos
EVANGÉLICOS que existen en el mundo, me refiero al Comentario Exegético y Explicativo de la
Biblia, de Jamieson, Fausset y Brown, Tomo II, de la Casa Bautista de Publicaciones, el cual me
da completamente la razón, y desenmascara a esos falsos maestros que enseñan la mentira
diabólica de que los muertos están vivos. Veamos lo que dice dicho excelente Comentario
Bíblico en la página 707:
"Éste parece ser el sentido: Pedro representando la debida actitud de la iglesia de todo tiempo,
que espera a Cristo en cualquiera y a todo momento, dice: el juez está aparejado para juzgar a
vivos y muertos -los muertos, digo, porque ellos también en su vida, fueron evangelizados,
a fin de que pudiese ser juzgados de la misma manera que los ahora vivos (y los que estarán
vivos cuando el Señor venga), es decir, "hombres en la carne", y para que puedan, habiendo
evitado la condenación con haber abrazado el evangelio anunciado, vivir en Dios en espíritu
(aunque la muerte les haya tocado en la carne).
Como podemos ver, ese gran Comentario bíblico y evangélico enseña exactamente lo mismo
que llevo diciendo en este libro de las 21 tesis de la verdadera doctrina cristiana. El pasaje de
1Pedro 4:6 no dice por ninguna parte que los muertos estén vivos, lo que enseña ese pasaje es
que a los muertos se les predicó el Evangelio, pero se les predicó CUANDO ELLOS ESTABAN
VIVOS. La doctrina de que los muertos están vivos, y que a ellos se les predica el Evangelio, es
una de las doctrinas mas falsas y diabólicas que se puedan enseñar.

LOS ESPÍRITUS DE LOS JUSTOS HECHOS PERFECTOS

Muchos falsos maestros siempre citan Hebreos 12:23 para enseñar la mentira diabólica de que
los muertos están vivos, sin embargo, eso se llama FALSIFICAR LA PALABRA DE DIOS, porque ese pasaje de Hebreos 12:23 no dice por ninguna parte que los muertos estén vivos, ¡el
texto no menciona a los muertos por ninguna parte!, lo que dice es que los espíritus DE LOS
JUSTOS han sido hechos perfectos, es decir, el texto está hablando de personas VIVAS, no
muertas, el pasaje claramente está hablando de los justos que están viviendo en la tierra, los
cuales han sido santificados (perfeccionados) en sus espíritus, tal como podemos leer en estos
otros pasajes:
"Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto
también os lo revelará Dios." (Filp.3:15)
"Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en
vuestro espíritu, los cuales son de Dios." (1Co.6:20)
Como podemos ver, Pablo dijo que los verdaderos cristianos somos perfectos, es decir, santos, y
por lo tanto, hemos de glorificar a Dios en nuestro espíritu, ya que este espíritu de los
cristianos ha sido perfeccionado, tal como leemos en Hebreos 11:22-23, pero este pasaje de
Hebreos no habla por ninguna parte de lo muertos, ni mucho menos dice que los muertos estén
vivos.
Alguno podrá preguntar como puede perfeccionarse una energía impersonal. Pues bien sencillo:
LA ENERGÍA O ESPÍRITU QUE TENEMOS LOS CRISTIANOS VERDADEROS HA SIDO
PERFECCIONADA PORQUE HA SIDO SANTIFICADA Y APARTADA PARA DIOS. Las
palabras "perfeccionar" y "santificar" significan lo mismo, ya que según la Biblia, las palabras
"santo" o "perfecto" son sinónimos, significan exactamente lo mismo. Los verdaderos cristianos
son los santos, porque hemos sido santificados por Dios, y por eso es que Pablo dijo que somos
PERFECTOS.

JESÚS DESCENDIÓ A LAS PARTES MÁS BAJAS DE LA TIERRA DESPUÉS DE
RESUCITAR

El apóstol Pablo dijo lo siguiente: "Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había
descendido primero a las partes más bajas de la tierra?" (Ef.4:9).
Muchos falsos maestros citan esas palabras de Pablo para enseñar la doctrina falsa de que
Jesús estuvo vivo entre su muerte y resurrección, y que su espíritu descendió al Hades, para
rescatar a las almas que están ahí vivas. Veamos la falsedad de esa doctrina:

a) Ese pasaje de Efesios 4:9 no menciona por ninguna parte el Hades, sino "las partes más
bajas de la tierra", es decir, el INTERIOR DE LA TIERRA, donde hay hijos de Dios que viven
debajo de la tierra:
"Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a
todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea
la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos." (Ap.5:13).
Estos seres que viven debajo de la tierra obviamente no son los demonios, porque el Apocalipsis
dice bien claro que estos hijos de Dios intraterrestres se postran ante el Dios Padre y su Hijo
Jesús, para darles honra, gloria, alabanza y poder, ¡algo que los demonios no hacen!. La
doctrina de que estos seres que viven debajo de la tierra son los demonios es una absoluta
falsedad, totalmente opuesta a la enseñanza del Nuevo Testamento.

b) Efesios 4:9 no dice por ninguna parte que el espíritu de Jesús descendió a las partes más
bajas de la tierra cuando murió. Lo que dice el texto bíblico es que Jesús descendió a las partes
más bajas de la tierra ANTES DE ASCENDER AL CIELO, es decir, Jesús descendió al interior
hueco y habitado de la tierra después de resucitar, pero antes de ascender al cielo 40 días
después de resucitar.


EL ALIENTO DE VIDA (O ESPÍRITU DE VIDA) NO ES EL ALMA


El Señor insufló en la nariz de Adán el aliento de vida, y entonces Adán se convirtió en un alma
viviente (Gen.2:7, 1Co.15:45). Por consiguiente, una cosa es el espíritu (aliento) de vida, y otra
muy diferente el alma. Esto lo sabía muy bien el apóstol Pablo. El diferenció el alma y el espíritu
(1Ts.5:23).
El texto hebreo lo diferencia claramente. La palabra traducida por "espíritu" es ruaj, y la palabra
traducida por "alma" es nefesh.
El texto griego del Nuevo Testamento, también diferencia claramente el alma y el espíritu. La
palabra griega traducida por "alma" es psijé, y la palabra traducida por "espíritu" es pneuna.
Ahora bien, ¿qué es el espíritu?
El espíritu es la energía que el Señor introdujo en el cuerpo de Adán, la cual hizo que él
viviera. Esto mismo es lo que enseñó el Señor, cuando dijo: "El espíritu es lo que da la vida"
(Jn.6:63). El espíritu no es la persona (el alma), sino la energía que da la vida a la persona.
Sería algo así como la energía eléctrica que hace funcionar los aparatos eléctricos. Cuando no
hay energía, el aparato no funciona. De igual forma, el cuerpo sin el espíritu está muerto, inactivo
(Stg.2:26).
Cuando morimos, el cuerpo vuelve al polvo de la tierra de donde fue hecho, y esa energía o
espíritu vuelve al Señor que la dio (Ecle.12:7), entonces el alma muere (Eze.18:4,20), y dejamos
de existir, hasta el día de la resurrección. ¡En ningún caso es el alma lo que vuelve al Señor, sino
el espíritu!
Observe que el espíritu no desciende al Hades o Sheol, sino que vuelve al Señor que lo dio. Por
lo tanto, los que enseñan que en el Hades hay espíritus, ¡están mintiendo! La Biblia no dice por
ninguna parte que en el Sheol (Hades) existan espíritus.
Los patriarcas sabían que los muertos descendían al Sheol (Gen.37:34-35), es decir, al reino de
los muertos, en el interior de la tierra. ¡Dicho lugar no estaba en un "más allá", sino debajo de la
tierra!
En las Escrituras no se dice por ninguna parte que el Sheol se encuentre en un "más allá". El
Sheol o Hades siempre está en el interior de la tierra, donde van a parar los muertos que son
sepultados. Por ejemplo, en la rebelión de Coré la tierra se abrió y los rebeldes, juntamente con
sus casas, fueron tragados y sepultados en el Sheol (Núm.16:31-33).
La Biblia no dice por ninguna parte que en el Sheol existan personas vivas, ¡¡ahí solo
moran los cadáveres de los fallecidos!!, ya que se trata del reino de los MUERTOS, ¡no de los
vivos! El Sheol o Hades no es un sepulcro individual, sino el reino de los muertos, siendo el
sepulcro el símbolo físico. El sepulcro es la puerta por la que se entra al reino de los muertos, el
Sheol (Hades). Jesús dijo que esas "puertas" del Hades no prevalecerán contra su Iglesia
(Mt.16:18), En otras palabras, los sepulcros no podrán contener para siempre a los cristianos
muertos, ya que estos resucitarán y vencerán a la muerte y el Hades (1Co.15:51-55).

LA PARÁBOLA DEL RICO Y LÁZARO

Dicho relato se encuentra registrado en Lc.16:19-31, y, sin duda, se trata de una parábola, no de
una historia real, ya que es la última de una serie de cinco parábolas seguidas (Lc.15:3-16:8).
Abraham, el rico y Lázaro eran personajes reales que existieron, sin embargo, habían muerto.
Por tanto, los tres estaban muertos, no vivos. La razón por la que en dicha parábola aparecen
vivos es muy sencilla. Jesús estaba utilizando una figura literaria, muy común en la Biblia:
la prosopopeya, es decir, Jesús hizo hablar a tres personas muertas, como si estuvieran
vivas. La misma figura literaria es utilizada en pasajes como Génesis 4:10, Isaías 14, o
Apocalipsis 6:9-10.
Jesús no dijo por ninguna parte que el Hades estuviera dividido en dos lugares. La gran sima,
mencionada en la parábola, no dividía el Hades, sino que separaba el lugar donde estaban
Abraham y Lázaro, del Hades, donde estaba el rico. Observe que solo el rico estaba en el
Hades. El texto no dice por ninguna parte que Lázaro estuviera también en el Hades.
Lázaro estaba en el seno de Abraham, es decir, recostado en el pecho de Abraham, de la misma
forma que Juan estaba, en la última cena, recostado cerca del seno o pecho de Jesús (Jn.13:23-
25). Por lo tanto, el seno no es el cielo, ni el paraíso. 169

Abraham y Lázaro estaban en el reino de Dios en la tierra, mientras que el rico estaba en el reino
de los muertos, el Hades, el cual también está en la tierra.
Abraham, el rico y Lázaro no eran espíritus, ya que el texto menciona el seno o pecho de
Abraham, los ojos y la lengua del rico, y el dedo de Lázaro. Por tanto, los tres tenían un cuerpo
de carne y huesos, ¡y Jesús dijo que un espíritu no tiene carne ni huesos! (Lc.24:30).
Por lo tanto, Jesús no estaba enseñando lo que sucede con el espíritu cuando morimos. Lo
que estaba enseñando es lo que sucederá cuando el reinado de Dios llegue a la tierra.
Entonces los justos, como Lázaro, estarán con Abraham en el Reino de Dios, sin embargo, los
incrédulos, como el rico, estarán en el reino de los muertos, atormentados por el fuego que les
destruirá en cuerpo y alma (Mt.10:28).
Cuando una persona muere, el Señor recibe su espíritu, ¡no el alma!, es decir, el Señor
recibe esa energía que él dio al ser humano, y que nos hace estar vivos, y entonces la
persona duerme en el polvo de la tierra (Hch.7:59-60), y despertará el día de la
resurrección. Entonces es cuando los verdaderos cristianos ESTAREMOS CON EL SEÑOR
(1Ts.4:14-17). Observe bien este pasaje (1Ts.4:17), Pablo dijo de forma muy clara que los
cristianos ESTARÁN CON JESÚS CUANDO ÉL VENGA EN GLORIA. Por lo tanto, es
absolutamente falsa la doctrina "cristiana" de que un cristiano parte con el Señor cuando muere,
el cristiano que ha muerto reposa en el polvo de la tierra, hasta que el Señor venga en gloria por
segunda vez, ¡entonces los santos estarán con el Señor!.

APOCALIPSIS 6:9-11
Los que enseñan la doctrina de la inmortalidad del alma siempre citan ese pasaje. Según ellos,
las almas de los santos están en el cielo, incluso los papistas enseñan que esas almas están
intercediendo por nosotros ante Dios. ¿Enseña eso ese pasaje del Apocalipsis? ¡De ninguna
manera! El texto no dice por ninguna parte que esas almas de los mártires estén en el cielo, sino
que Juan las vio DEBAJO DEL ALTAR DE SACRIFICIOS, ¡¡y estar debajo del altar no es estar
en el cielo!!.
El pasaje es enteramente una PROSOPOPEYA, una figura metafórica, semejante al pasaje del
rico y Lázaro. En dicho pasaje se hace hablar a personas muertas, como si estuvieran
vivas. Todo el pasaje es una ilustración SIMBÓLICA, pues el Apocalipsis está repleto de ese tipo
de ilustraciones simbólicas, no literales. La Biblia dice que el alma (la vida) está en la sangre,
porque la sangre es la portadora del oxígeno que nos da la vida: "Pero carne con su vida (alma),
que es su sangre, no comeréis" (Gen.9:4). "Porque la vida (alma) de toda carne es su sangre;
por tanto, he dicho a los hijos de Israel: No comeréis la sangre de ninguna carne, porque la vida
(alma) de toda carne es su sangre" (Lv.17:14). Por lo tanto, la sangre es sinónimo de vida o
alma. Cuando en Apocalipsis 6:9-11 leemos que las almas de los mártires estaban debajo del
altar, clamando a Dios, lo que significa sencillamente es que las VIDAS de esos mártires
cristianos habían sido sacrificadas, y su sangre (su alma) simbólicamente estaba
clamando a Dios pidiendo justicia, de la misma manera que la SANGRE (alma) de Abel
CLAMABA A DIOS DESDE LA TIERRA (Gen.4:10). Interpretar ese pasaje como lo hacen los
papistas y los "cristianos evangélicos" es una aberración ridícula y una falsificación del texto
sagrado.

LUCAS 20:38

Los papistas y "evangélicos" también citan siempre ese pasaje, para enseñar que los muertos no
están muertos, sino vivos en un "más allá". Veamos lo que dijo Jesús: "Porque Dios no es Dios
de muertos, sino de vivos, pues para él todos viven."
En ese pasaje, Jesús NO estaba hablando de la inmortalidad del alma, sino de la
RESURRECCIÓN de los muertos: "mas los que fueren tenidos por dignos de alcanzar aquel
siglo y la resurrección de entre los muertos, ni se casan, ni se dan en casamiento. Porque no
pueden ya más morir, pues son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, al ser hijos de la
resurrección. Pero en cuanto a que los muertos han de resucitar..." (Lc.20:35-37). Por lo tanto,
para Dios todos los muertos están vivos, porque él los ve RESUCITADOS. Dios no está 170

sujeto al tiempo como nosotros, sino que él llama a las cosas que no son, como si ya fuesen:
"...el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen." (Ro.4:17). Es
únicamente la resurrección lo que hará vivir a los muertos. La doctrina de la inmortalidad del
alma es absolutamente diabólica. Ni Jesús ni sus apóstoles la enseñaron jamás, ya que lo que
ellos enseñaron fue la RESURRECCIÓN de los muertos.
La doctrina diabólica de la inmortalidad del alma se introdujo en la Iglesia de Dios cuando
esta se corrompió con la filosofía griega de Platón, el cual sí que enseñaba la inmortalidad
del alma. Esa filosofía falsa era creída por muchos de los "padres de la Iglesia", y fueron ellos los
que la introdujeron dentro de su "cristianismo" universal o católico.
Los herejes papistas y "evangélicos" también suelen citar los textos de 2Co.5:8 y Fil.1:23 para
apoyar la doctrina de la inmortalidad del alma, sin embargo, en esos pasaje no se dice por
ninguna parte que el alma sea inmortal. Pablo dijo sencillamente que quería librarse de este
cuerpo mortal, y estar con el Señor. El deseaba morir (partir), para estar con Jesús, porque
Pablo sabía que el siguiente evento después de la muerte es la resurrección. Cuando morimos,
nuestro espíritu parte del cuerpo, y es recibido por Jesucristo (Hch.7:59), ¡¡pero no somos
nosotros los que partimos con Jesucristo !!, sino que es el ESPÍRITU que Dios puso en nosotros,
es decir, LA ENERGÍA que nos da la vida (Jn.6:63). Nosotros partiremos con Jesucristo
únicamente cuando ÉL VENGA, y los suyos sean arrebatados, entonces es cuando
estaremos con él (1Ts.4:17). Si lo santos fueran con el Señor en el momento de la muerte,
entonces Pablo jamás habría dicho esas palabras registradas en 1Ts.4.17.
La resurrección es un despertar, y sucede después de la muerte, ¡no en el momento de la
muerte!, en otras palabras, entre la muerte y la resurrección pueden pasar miles de años. Por lo
tanto, resumiendo, EL VERDADERO CRISTIANO CREE EN LA VIDA DESPUÉS DE LA
MUERTE, pero esa vuelta a la vida de los muertos en Jesús ocurrirá CUANDO Jesús VENGA
EN GLORIA (1Ts.4:15-16), entonces este cuerpo corruptible se vestirá de incorrupción, y este
cuerpo mortal se vestirá de inmortalidad (1Co.15:50-54). Dicho en otras palabras, cuando los
cristianos muertos resuciten, el cuerpo corruptible DESAPARECERÁ DE LOS SEPULCROS, y
será transformado en un nuevo cuerpo glorioso e incorruptible (Filp.3:20-21).

LA TRANSFIGURACIÓN DEL MESIAS Y LA APARICIÓN DE MOISÉS Y ELÍAS

En Mateo 17:1-7 leemos le relato de la transfiguración del Mesías y la aparición de Elías y
Moisés. Muchos ignoran que este suceso fue sencillamente una V.P.A. es decir, una VISIÓN
PROFÉTICA ANTICIPADA, pues eso es lo que fue, el propio Mesías dijo bien claro que se
trataba de una VISIÓN:
"Cuando descendieron del monte, Jesús les mandó, diciendo: No digáis a nadie la visión, hasta
que el Hijo del Hombre resucite de los muertos." (Mt.17:19).
Ese tipo de visión entra en el mismo grupo de visiones proféticas anticipadas que Juan tuvo en el
Apocalipsis, donde él vio hechos que sucederán en el futuro, como si estuvieran ocurriendo
en el presente, o ya hubieran ocurrido en el pasado, es decir, Juan simplemente estaba
viendo el futuro como si lo estuviera viendo en una gran pantalla de cine. Lo mismo sucedió con
la visión de la transfiguración, los apóstoles estaban viendo una visión profética anticipada del
futuro REINO DE DIOS EN LA TIERRA, cuando Moisés y Elías estén resucitados y en compañía
del Mesías glorificado, este pasaje no tiene que ver absolutamente nada con la doctrina satánica
de la inmortalidad del alma, simplemente fue una VISIÓN PROFÉTICA ANTICIPADA (V.P.A.)

EL LADRÓN ARREPENTIDO

Los que enseñan la doctrina diabólica de la inmortalidad del alma siempre citan siempre el
pasaje de Lucas 23:43, referente al ladrón arrepentido para apoyar su doctrina.
Hagamos un análisis sencillo de esas palabras de Jesús registradas en Lucas 23:43.
Jesús estaba crucificado, y uno de los ladrones que estaba crucificado junto a Jesús le dijo al
otro ladrón: "Nosotros a la verdad justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron
nuestros hechos; más éste [Jesús] ningún mal hizo." (v.41). 171

Luego, volviéndose a Jesús, le dijo: "Acuérdate de mí CUANDO VENGAS EN TU REINO" (v.42).
Observe que el ladrón arrepentido no le pidió a Jesús que se acordara de él cuando su alma se
fuera al cielo, sino que se acordara de él cuando Jesús VINIERA en su reino, es decir, cuando
REGRESARA A LA TIERRA CON GRAN PODER Y GLORIA. ¡¡El ladrón arrepentido CREYÓ
EN LA FUTURA VENIDA GLORIOSA DEL MESÍAS PARA REINAR!!.
El ladrón arrepentido, como buen judío que era, no creía en la doctrina diabólica de la
inmortalidad del alma. El creyó las palabras de Jesús, y en su promesa de regreso a la tierra
para reinar. Este personaje seguro que había escuchado en otras ocasiones los discursos de
Jesús, y le había oído hablar de la futura venida gloriosa del Hijo del hombre para reinar.
Esa petición del arrepentido ladrón a Jesús implica lo siguiente:

1. Para el ladrón arrepentido Jesús era un rey, pero que aun o había recibido el reino, porque
dice que se acuerde de él cuando venga en su REINO.

2. En algún tiempo futuro Jesús vendrá en su reino.

3. Cuando Jesús venga en la gloria de su reino, entonces se acordará del ladrón arrepentido, y lo
devolverá a la vida, es decir, el arrepentido ladrón también creyó que, cuando Jesús venga en
gloria, le RESUCITARÁ.

Veamos ahora la respuesta de Jesús.
La traducción literal del texto griego de Lucas 23:43 es la siguiente: "DE CIERTO TE DIGO HOY
CONMIGO ESTARAS EN EL PARAISO". Esta es la verdadera traducción. La palabra "que" no
aparece en el texto griego, sino que fue añadida por los traductores de la cristiandad; el texto
griego tampoco tiene comas ni puntos.
Jesús estaba usando la palabra "hoy" de la misma forma que se utiliza en muchas partes de las
Escrituras del Antiguo Pacto, con el fin de reforzar una afirmación anterior. Veamos los
siguientes tres ejemplos bíblicos:
"Yo pongo HOY por testigos al cielo y a la tierra... Aprende pues, HOY, y reflexiona en tu
corazón... Guarda sus estatutos y sus mandamientos, los cuales yo te mando HOY..."
(Deuteronomio 4:26, 39, 40).
Declarar algo "hoy" equivalía a hacer una afirmación solemne y con autoridad, y de una certeza
total. Por lo tanto, cuando Jesús dijo al ladrón arrepentido "DE CIERTO TE DIGO HOY
CONMIGO ESTARÁS EN EL PARAISO", de ninguna manera le estaba diciendo que ese mismo
día estaría con él en el Paraíso, sino que en ese mismo día le estaba asegurando solemnemente
que estaría con él en el Paraíso, ¡en tiempo futuro! Por lo tanto, el ladrón arrepentido podía tener
la completa seguridad de que estaría con Jesús en el Paraíso, PERO NO CUANDO MURIERA,
sino cuando Jesús VINIERA EN SU REINO.
Jesús no fue al cielo (el Paraíso) cuando murió, porque después de resucitar él dijo a María
Magdalena que AUN NO HABÍA SUBIDO AL PADRE (Jn.20:17), y el Padre está en el CIELO
(Mt.6:9).
Jesús cuando murió fue al SEPULCRO, al reino de los muertos, es decir, al HADES, así lo dijo el
propio Jesús: "Estará el Hijo del Hombre EN EL CORAZÓN DE LA TIERRA tres días y tres
noches" (Mateo 12:40).
"Corazón" es un modismo hebreo para expresar "en medio de". Jesús estaba diciendo bien claro
que estaría muerto en el interior de la tierra, sepultado.
El propio Pedro dijo en su primer discurso a los judíos de Jerusalén que el alma (la vida) de
Jesús estuvo en el HADES, es decir, en el reino de la muerte, y al tercer día volvió a vivir,
resucitó (Hch.2:31-32). Por lo tanto, JESÚS NO ESTUVO VIVO EN NINGÚN LUGAR ENTRE
SU MUERTE Y RESURRECCIÓN, sino que estuvo bajo el poder de la MUERTE, es decir, en
el HADES. La doctrina de que Jesús estuvo vivo entre su muerte y resurrección en un "más allá"
es una vulgar doctrina de demonios, opuesta completamente al Evangelio. Jesús murió
realmente, y VOLVIÓ A VIVIR CUANDO RESUCITÓ, por lo tanto, él no estuvo vivo entre su
muerte y resurrección. 172

Veamos ahora el significado de la palabra "Paraíso".
La palabra "paraíso" viene del idioma antiguo de los persas, y significa simplemente un jardín o
parque repleto de placeres y maravillas. Pues bien, esa palabra tiene DOS aplicaciones en la
Biblia, como veremos ahora, uno es TERRENAL y el otro es CELESTIAL.
En Isaías 51:3 leemos lo siguiente:
"Ciertamente consolará IEVE a Sion; consolará todas sus soledades, y cambiará su desierto en
PARAÍSO, y su soledad en huerto de IEVE; se hallará en ella alegría y gozo, alabanza y voces
de canto".
Como podemos ver, esa profecía de Isaías es completamente TERRENAL, no celestial, y se
refiere al futuro glorioso de Sion, cuando el IEVE transformará el desierto en Paraíso, en huerto
de IEVE, lleno de alegría y gozo o placeres maravillosos para la gente que viva en ese nuevo
mundo.
Sin embargo, el Paraíso que encontramos en las Escrituras del Nuevo Pacto es
CELESTIAL. Veamos:
"Conozco a un hombre en el Mesías, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera
del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta EL TERCER CIELO. Y conozco al tal
hombre (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe), que fue arrebatado AL
PARAÍSO, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar" (2ª Corintios
12:2-4).
En ese pasaje de Pablo se identifica claramente al Paraíso con el TERCER CIELO. Por lo tanto,
tenemos un Paraíso terrenal, que vendrá a la tierra en el futuro, y tenemos un Paraíso
CELESTIAL que ya existe en el tercer cielo, y es en ese Paraíso del tercer cielo donde Dios
tiene su morada (Mt.6:9).
Veamos ahora este otro texto donde aparece la palabra Paraíso:
"El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del
árbol de la vida, el cual está en medio del PARAÍSO de Dios." (Apocalipsis 2:7).
El anterior pasaje dice que el Paraíso de Dios está allá donde se encuentra el árbol de la vida, ¿y
donde está el árbol de la vida? Dicho árbol estuvo un día en la tierra, en el jardín del Edén
(Gen.2:9), para ya no está en esta tierra, sino que fue llevado al tercer cielo. En Apocalipsis
22:2 leemos que el árbol de la vida está en la NUEVA JERUSALÉN CELESTIAL, en medio de la
calle de esa ciudad, y las hojas de ese árbol servirán para la sanidad de las naciones.
Por consiguiente, ya sabemos qué es el Paraíso, y donde se encuentra. El Paraíso es el tercer
cielo, es decir, la NUEVA JERUSALÉN, y el Paraíso también es el vergel maravilloso que
vendrá la tierra cuando venga la gloria de Sion.
Cuando Jesús dijo al ladrón arrepentido que estaría con él en el Paraíso, lo que Jesús le estaba
prometiendo es que cuando él venga del cielo como Rey, con gran poder y gloria, entonces el
ladrón arrepentido estará con él en el Paraíso o vergel maravilloso que comenzará en la tierra
cuando el Señor Jesús, el Mesías, venga en gloria a gobernar las naciones del mundo.

En PDF: Las 21 Tesis

En audio:

Por el hermano Tito Martinez
http://www.las21tesisdetito.com/
Foro de debate biblico: http://www.gabitogrupos.com/cristianos/general.php

gatomalo
Usuario En Crecimiento
Usuario En Crecimiento

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 221
Fecha de inscripción : 02/05/2012

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.