Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

UN LLAMADO A CONOCER A DIOS.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

UN LLAMADO A CONOCER A DIOS.

Mensaje por mcarmen el Miér Mar 28, 2012 11:11 am

Dios os bendiga. :cyclops:

Este estudio me a impactado así como otros lo han hecho, quería postearlo por su gran importancia que tiene, por la Verdad que posee ya que acerca al hombre a Dios, espero lector y amado de Dios que lo aceptes en tu vida para que puedas disfrutar de la relación de amor que Dios quiere tener contigo desde siempre y para siempre, ahí donde estas puedes empezar a conocer al Dios vivo que relata la Escritura, si respondes a El y a sus palabras.
Pero este estudio no es solo para los que aún no han conocido a Dios como su Señor y su Salvador, sino también para los que nos estamos alejando de El o ya lo han hecho, muchas bendiciones.

Si nos arrepentimos y regresamos a Dios, nuestra relación con Él será restaurada. Dios quiere que le conozcamos, y que reconozcamos nuestra relación con Él en nuestra manera de vivir.

Casi doscientos años antes de los días de Oseas, el reino unido de Isrel se había dividido en dos: el reino de Judá al sur y el de Israel al norte. En el siglo VIII a.C., el pueblo de Israel experimentó un progreso en todo, menos en la adoración. El rey Jeroboam II extendió su dominio a través de su poder militar, y restauró la economía del reino, pero no siguió al Señor. Puesto que sus líderes no seguían a Dios, el pueblo de Israel tampoco lo hizo.
A través del profeta Oseas, Dios condenó a Israel por quebrantar sus leyes: Oseas 4:1-2
Reina-Valera 1960 (RVR1960)
1 Oíd palabra de Jehová, hijos de Israel, porque Jehová contiende con los moradores de la tierra; porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra.
2 Perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden.

El profeta señala en dos ocasiones cuál fue la falta que los hizo caer: ignoraron y rechazaron el conocimiento de Dios: Oseas 4:1-6
Reina-Valera 1960 (RVR1960)
1 Oíd palabra de Jehová, hijos de Israel, porque Jehová contiende con los moradores de la tierra; porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra.
2 Perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden.
3 Por lo cual se enlutará la tierra, y se extenuará todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar morirán.
4 Ciertamente hombre no contienda ni reprenda a hombre, porque tu pueblo es como los que resisten al sacerdote.
5 Caerás por tanto en el día, y caerá también contigo el profeta de noche; y a tu madre destruiré.
6 Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.

Al rechazar el conocimiento de Dios, rechazaron sus caminos. Al rechazar los caminos de Dios, no le pudieron seguir. Esto los empujó a una vida de perjurio, mentira, robo, homicidio, y adulterio (v.2). Se convirtieron en un pueblo con un sentido deplorable de lo que es moralmente bueno.
Al igual que los israelitas, los cristianos hemos sido llamados a seguir a Dios en todo lo que hagamos. Sin embargo, no podemos seguir Sus caminos, si no los conocemos. Esto significa que el cristiano debe siempre esforzarse por crecer en su relación con Dios para conocerle mejor, ejemplo tenemos en el Rey David:
Salmo 63.

1 Dios, Dios mío eres tú;
De madrugada te buscaré;
Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela,
En tierra seca y árida donde no hay aguas,
2 Para ver tu poder y tu gloria,
Así como te he mirado en el santuario.
3 Porque mejor es tu misericordia que la vida; Mis labios te alabarán.
4 Así te bendeciré en mi vida;
En tu nombre alzaré mis manos.
5 Como de meollo y de grosura será saciada mi alma,
Y con labios de júbilo te alabará mi boca,
6 Cuando me acuerde de ti en mi lecho,
Cuando medite en ti en las vigilias de la noche.
7 Porque has sido mi socorro,
Y así en la sombra de tus alas me regocijaré.
8 Está mi alma apegada a ti;
Tu diestra me ha sostenido.

El buscar a Dios le proporcionaba a David lo que nos proporciona a todos los demás que nos esforzamos en buscar a Dios, conocimiento de como es El, quién es El y vivir junto a Él. El conocimiento de Dios se debe manifestar en la obediencia a Él y a sus caminos.
Los israelitas ya habían experimentado el juicio de Dios por haberlo rechazado a Él y a sus caminos.
El Señor les ordena que no culpen a otros por su situación de pecado(v.4). El sentirse libres de culpa, no los ayudaría a escapar de su responsabilidad de haber rechazado a Dios.
Dios también se dirige a los líderes espirituales de su pueblo, los sacerdotes y los profetas (v.5). Ellos también se habían entregado a caminos de pecado y no habían enseñado al pueblo las leyes de Dios. Esta falta de instrucción espiritual estaba destruyendo a toda la nación (v.6).
El pueblo conscientemente rechazó a Dios, y a su vez Dios después rechazó al pueblo. Lo trágico de todo esto es que los pecados que cometieron a sabiendas no sólo les afectaron a ellos, sino que también sus hijos sufrieron las consecuencias (v.6). Esto último se entiende de la siguiente manera, si yo y mi marido nos apartamos de Dios y vivimos vidas entregadas al pecado, nuestros hijos heredaran esas vidas pues las consecuencias de nuestros actos recaeran en nuestros hijos ya que lo que hemos aprendido o hacemos será lo que ellos conozcan y reciban, si no conozco al Señor no haré Su voluntad y esta actitud carente de la voluntad buena de Dios recaerá sobre mis hijos, en cambio si ellos ven un amor, y verdades en mi vida las cuales dan a los hijos lo que necesitan, ellos mismos las anhelaran porque las han vivido y conocido, distinguiran lo bueno de lo que no lo es, y podrán reconocer lo que da Dios y lo que da el mundo, podrán elegir si seguir al Señor o no, mientras que de otra manera solo tendrán una vida en la que escoger hasta que alguién les anuncie el evangélio.

El estudio continua, digamos que hay una segunda parte que ahora no puedo continuar por falta de tiempo, espero hacerosla llegar en muy poquito. Embarassed


mcarmen
Super Moderador
Super Moderador

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 813
Fecha de inscripción : 28/09/2011
Edad : 42
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.