Libre Pensamiento Cristiano

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ME GUSTA
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 251 el Mar Sep 16, 2014 1:53 am.
Colabora Haciendo Clic Aqui
Contador De Visitas LPC
contador de visitas

como agregar un contador de visitas a mi pagina web
hasta ahora no

"PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por apologeta el Jue Feb 02, 2012 5:54 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


El cardenal Eugenio Pacelli (quié n má¡s tarde se convertirí­a en el papa PÍo XII) firma el concordato entre la Alemania Nazi y el Vaticano en una ceremonia en Roma el 20 de julio de 1933.

El Vice Canciller Nazi, Franz von Papen está sentado a la izquierda, Pacelli en el medio,y Rudolf Buttman está a la derecha.

El concordato legitima el gobierno de Hitler a los ojos de la Iglesia y del mundo.

Von Papen fue acusado, y absuelto en los Juicios de Nuremberg gracias a la mediación del papa Juan XXIII.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Ustedes me dicen que creen.

apologeta
Miembro Master
Miembro Master

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 4171
Fecha de inscripción : 07/08/2010
Edad : 27
Localización : Las Galaxias

Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Invitado el Vie Feb 03, 2012 2:11 am

La firma de un concordato nada dice y menos cuando en esa época aún no se sabía de lo que iba a pasar. De hecho, no se supo hasta bien avanzada la II Guerra Mundial. Eugenio Pacelli fue un gran estratega político, y gracias a él muchos cristianos no fueron exterminados. No juguemos a ser dioses juzgando a los demás.



La Iglesia alemana estuvo dividida, y hubo obispos que en su mentalidad nazi apoyaron el fascismo, mientras otros sufrieron las consecuencias por ser fieles al Evangelio.


Última edición por Waldemar el Vie Feb 03, 2012 2:40 am, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Invitado el Vie Feb 03, 2012 2:25 am

ROMA, 19 diciembre 2002 (ZENIT.org).- El odio nazi por la Iglesia católica ha quedado documentado en el libro «Die Schuld» («La Culpa») que con el subtítulo: «Judíos y cristianos en la opinión de los nazis y en los tiempos presentes» acaba de publicar en Alemania Konrad Löw.

En la portada del libro, editado por «Resch Verlag» se puede leer: «Una respuesta a "Amén" y a "El Vicario"», en referencia las obras cinematográfica y teatral en las que se acusa al Papa Pío XII de haber sido demasiado condescendiente con el nazismo.

La aportación del volumen consiste en la documentación que presenta a lo largo de sus 355 páginas, 1.063 notas y una bibliografía de 331 libros.

El libro se convierte, al mismo tiempo, en una respuesta histórica a la obra de Daniel J. Goldhagen que acusa a la Iglesia de implicación en el nazismo.

Löw afronta con documentos históricos en su detalle aspectos poco conocidos hasta ahora de la política nazi, y en particular de la persecución continua y sistemática de los católicos.

El autor bávaro demuestra con aparato crítico cómo el «Zentrum», el partido católico, era apoyado y votado precisamente por los judíos. Un fenómeno que se explica por el hecho de que la Iglesia católica condenó el naciente racismo y nacionalismo con toda claridad. Por el contrario, constata, los evangélicos quedaron en gran parte fascinados por las teorías raciales.

El nombramiento de Hitler como canciller fue aplaudido por los evangélicos, recuerda Löw, mientras que los obispos católicos condenaron las teorías nazis. Por este motivo, subraya el autor, los nazis persiguieron en primer lugar a los comunistas y los judíos, pero también a los católicos.

Según la teoría nazi, dado que el cristianismo tenía sus raíces en el Antiguo Testamento, quien estaba contra los judíos debía estar por consiguiente contra la Iglesia católica.

La amplia documentación recogida por Löw documenta la ayuda a los judíos realizada por los católicos, que provocó la ira de los nazis.

El autor narra cómo los nazis invocaban «la indispensable arma del espíritu de la sangre y de la tierra contra la peste hebrea y el cristianismo».

En la parte central del libro, Löw reproduce detalladamente lo que dijeron y escribieron sobre los judíos y los católicos Adolf Hitler, Alfred Rosenberg, Joseph Goebbels, Heinrich Himmler y Martin Bormann.

En particular, Hitler quería pisotear a la Iglesia católica «como se hace con un sapo».

En el libro, se reproducen artículos y viñetas sobre católicos publicados por los periódicos «Das Schwarze Korps», órgano oficial de las SS, y «Der Stürmer», órgano racista.

En una viñeta publicada por los nazis en 1938, un judío, un sacerdote católico y un empresario capitalista tratan de detener la esvástica nazi que gira como las agujas del reloj de la historia.

En otra viñeta, publica por «Der Stürmer» en 1934, un judío, ante la imagen de Cristo en la Cruz, dice: «...le hemos matado, le hemos ridiculizado, pero somos defendidos todavía por su Iglesia...». En otra viñeta del mismo periódico, publicada en 1939, un sacerdote católico es presentado mientras estrecha dos grandes manos: una con la cruz judía, y la otra con la hoz y el martillo.

Para dar una idea de lo que los nazis pensaban de los católicos, Löw presenta un informe de las SS en el que se escribe: «Es indiscutible que la Iglesia católica en Alemania se opone decididamente a la política gubernamental de oposición al poder hebreo. Por consiguiente, realiza un trabajo de apoyo a los judíos, les ayuda a huir, utiliza todos los medios para apoyarlos en la vida cotidiana, y facilita su estancia ilegítima en el imperio del Reich. Las personas encargadas de esta tarea disfrutan de pleno apoyo del episcopado y no dudan en quitar a los alemanes, e incluso a los niños alemanes, la escasa comida para dársela a los judíos».
ZS02121902

La Santa Sede condenó duramente al nazismo
lo prueban los documentos
Zenit descubre un documento olvidado por muchos historiadores

ROMA, 19 diciembre 2002 (ZENIT.org).- A diferencia de lo que han escrito algunos historiadores, la Santa Sede condenó públicamente y con tremenda dureza el nazismo y en particular su ideología, según lo demuestran documentos históricos.

Una de las pruebas más evidentes es la inclusión en el famoso «Índice» de libros prohibidos del Vaticano de la obra más importante de Alfred Rosenberg, el ideólogo del Partido nazi, «El mito del siglo XX».

Pero lo más significativo es que el Papa Pío XI aprobó la resolución el 9 de febrero de 1934, es decir, exactamente dos semanas después de que Hitler nombrara a Rosenberg jefe ideológico del Partido nazi. El cardenal Eugenio Pacelli, futuro Pío XII, era entonces secretario de Estado del Vaticano, es decir, brazo derecho del pontífice.

Zenit ha encontrado el documento original en latín en el que el Santo Oficio aclaraba los motivos por los que incluía al libro de Rosenberg en el «Índice».

«Este libro desprecia y rechaza completamente todos los dogmas de la Iglesia católica, e incluso los mismos fundamentos de la religión cristiana --explica el documento--. Defiende la necesidad de fundar una nueva religión y una nueva Iglesia alemana. Enuncia el principio, según el cual, hoy es necesario que haya una nueva fe mítica de la sangre, una fe en la que se cree que la naturaleza divina del hombre puede ser defendida a través de la sangre, una fe apoyada por una ciencia que establece que la sangre nórdica representa ese misterio que supera y que se sustituye a los antiguos sacramentos».
ZS02121903

LA IGLESIA ALEMANA ANTE EL NAZISMO

Peter Gumpel, prestigioso historiador, entrevista de Zenit

«Antes de la llegada de Hitler al poder -explica el padre Gumpel, que vivió en persona aquellos años- el Episcopado alemán condenó, categórica y repetidamente, el movimiento nacionalsocialista; prohibió a los católicos asociarse al mismo y votar a favor de él. La inmensa mayoría de los fieles siguió estas instrucciones. De las estadísticas relativas a las votaciones políticas que tuvieron lugar el 30 de enero de 1933 y también de las del 5 de marzo del mismo año, se desprende de modo evidente que la casi totalidad de los católicos había permanecido fiel al partido cristiano, el «Zentrum», notoriamente opuesto al partido hitleriano. Esta vehemente oposición del Episcopado alemán y de los fieles católicos estaba basada esencialmente en el hecho de que en su libro, «Mein kampf», y en sus discursos, Hitler llevó al extremo la supremacía del Estado, hasta el punto de suprimir la libertad de los individuos. Además su ideología era totalmente pagana y racista, en conflicto con la abierta y firme condena del antisemitismo proclamada por el Santo Oficio por orden de Pío XI ya en 1928. En fin, Hitler era un puro oportunista, que pública y conscientemente mentía, y era por lo tanto alguien que no despertaba la menor confianza».

-Zenit: ¿Qué tiene que ver en todo esto el cardenal Eugenio Pacelli, futuro Pío XII, a quien se le acusará de no haber denunciado suficientemente el nazismo, o incluso de ser «El Papa de Hitler»... (Ver mas sobre Pio XII vs los nazis)
-Gumpel: La toma de posición del Episcopado alemán coincidía perfectamente y era además sostenida por Eugenio Pacelli, nuncio apostólico en Alemania, quien a principios de 1930 fue nombrado Secretario de Estado por Pío XI.
Durante su estancia en Alemania, Pacelli pronunció 44 discursos públicos y en 40 de ellos atacó las tesis fundamentales del comunismo y del nacionalsocialismo.
Como explicaba su colaboradora cercana, sor Pascalina y confirmaron otros testigos, Pacelli, futuro Pío XII, decía de Hitler: «Este hombre está completamente exaltado; todo lo que dice y escribe lleva la marca de su egocentrismo; este hombre es capaz de pisotear cadáveres y eliminar todo lo que le sea un obstáculo. No llego a comprender cómo hay tantas personas en Alemania que no lo entienden y no saben sacar conclusiones de lo que dice o escribe. ¿Quién de éstos al menos se ha leído su espeluznante "Mein kampf"?».

-Zenit: Algunos autores sostienen que la relación entre Iglesia y nazismo cambió después del Concordato entre la Santa Sede y Alemania de 1933.
-Gumpel: Como la propia autoridad vaticana y los católicos más perspicaces habían previsto, Hitler no tuvo nunca intención de respetar el Concordato, antes bien, a excepción de las funciones estrictamente litúrgicas o paralitúrgicas, el resto de las actividades de la Iglesia fueron sistemáticamente obstaculizadas y después gradualmente suprimidas. Los periódicos, las revistas y los libros publicados por parte católica fueron enseguida severamente censurados y después eliminados. Los colegios confesionales fueron obstaculizados con métodos fraudulentos en su actividad y después cerrados. Las numerosas asociaciones católicas fueron obligadas a agregarse a las asociaciones nazis, o bien directamente prohibidas y disueltas. Los funcionarios estatales de cualquier nivel eran despedidos si existía la simple duda de que no aprobaban la ideología nazi. Con todo tipo de pretextos, los conventos y las casas religiosas fueron confiscadas. Sacerdotes y religiosos fueron sistemáticamente espiados incluso en las mismas iglesias, y denunciados a la Gestapo si habían expuesto la doctrina católica de un modo que no fuera del gusto de los nazis. Cerca de un tercio del clero diocesano y regular sufrió persecuciones por parte de la policía política y un buen número de ellos terminó en las prisiones o en los campos de concentración, donde varios murieron. La misma suerte corrió un número elevado de laicos aborrecibles para los nazis porque, contraviniendo a las prohibiciones, continuaron desempeñando aquellas actividades que el mismo Concordato garantizaba. Chicos y chicas que no formaban parte de la «Juventud hitleriana» no fueron admitidos a los exámenes de graduación y menos aún a la universidad, ni pudieron encontrar trabajo en las fábricas, en los comercios o en la artesanía. En los periódicos y en las revistas, así como en las transmisiones radiofónicas, se condujo una campaña sistemática contra la Iglesia católica, el Papa, los sacerdotes, los religiosos y los creyentes en general que fueron marcados como enemigos del Reich y acusados a menudo de manera obscena de toda suerte de crímenes contra la moral. La opinión pública se vio constantemente influenciada por las grabaciones en las que se mostraban representaciones y cantos anti-católicos. Los obispos y la Santa Sede protestaron pero el gobierno alemán no respondía.
Por este motivo en 1937, cuando el vaso ya había desbordado, la Santa sede
publicó la Encíclica «Mit Brennender Sorge» («Con ardiente preocupación») cuyos resultados fueron, sin embargo, dramáticos, porque desencadenó una violenta reacción por parte de los nazis, aumentando de manera tremenda la persecución de la Iglesia en Alemania.

-Zenit: ¿Podría hacer un balance del comportamiento de la Iglesia católica en el afrontamiento de Hitler y del nacionalsocialismo?
-Gumpel: Desde el principio Hitler y sus más íntimos partidarios estaban animados por un odio patológico hacia la Iglesia católica, a quien justamente consideraban como el más peligroso opositor de aquello que pretendían realizar en Alemania. De esto dan fe, entre otros, los discursos (ya publicados) que Hitler tuvo en el ámbito de sus más cercanos (los llamados «Tischgesprache»), el diario de Joseph Goebbels, las ordenanzas de Martin Bormann, las delirantes diatribas de Alfred Rosenberg, las órdenes dadas por Heinrich Himmler a las SS y a la Gestapo.
Entre los nazis y la Iglesia católica existía una radical divergencia, y no podía ser de otra manera. Hitler y sus más estrechos colaboradores no actuaron ateniéndose a las más elementales normas morales, sino a fuerza de criterios de absoluto relativismo, dialéctico y oportunista, que no tenía en cuenta ni la verdad ni los derechos más fundamentales del individuo y de las instituciones. Todos los que no adherían incondicionalmente a su modo de pensar y de proceder fueron considerados y tratados como enemigos que debían ser aniquilados. Esta actitud debía, por fuerza, determinarle a dirigir una lucha enfurecida contra el cristianismo, y de modo particular, contra la Iglesia católica, que por su misma índole y naturaleza no podía consentir ni mostrarse cómplice con un sistema radicalmente criminal.
Frente a un Estado totalitario los católicos fieles a Cristo y a la Iglesia disponían sustancialmente sólo de las armas del espíritu, la fe, la esperanza y la caridad. En última instancia, sólo podían sufrir la persecución, permanecer firmes para no ceder y, si fuera el caso, estar dispuestos a sufrir el martirio. Como de hecho sucedió en muchos casos.

Israel declaró (3 Nov,2003) al Cardenal alemán Joseph Höffner «JUSTO ENTRE LAS NACIONES» Por salvar la vida de judíos durante la segunda guerra mundial.

El Padre Rupert Mayer SJ
Internado en un campo de concentración Nazi.

En su primera audiencia pública, concedida a cinco mil compatriotas alemanes, 25 de Abril, 2005, el Papa Benedicto XVI presentó como ejemplo de vida al Beato Rupert Mayer (1876-1945), sacerdote que con su vida desafío al nazismo y fue internado en un campo de concentración.

Nacido en Stuttgart, el 23 de enero 1876, entró en la Compañía de Jesús en 1890. Fue capellán de inmigrantes y ayudó espiritualmente a los soldados en la primera guerra mundial, donde quedó herido. Por este motivo, se le amputó la pierna izquierda. Reanudó su ministerio dedicándose a los pobres y a la dirección de la Congregación Mariana de Múnich.

El padre Mayer fue uno de los primeros que comprendieron la naturaleza del movimiento hitleriano y desde 1923 afirmó que un católico no podía adherir al nacionalsocialismo.

Cuando en 1933 Hitler llegó al poder, siguió manteniendo públicamente sus ideas, motivo por el cual fue encarcelado en 1939 y encerrado en el campo de concentración de Sachsenhausen.

Dado que su salud empeoró gravemente, los nazis, por miedo a que su muerte en el campo de concentración hiciera de él un mártir, le internaron en la abadía de Ettal. Murió en 1945, en Múnich, a causa de un derrame cerebral mientras predicaba.

Juan Pablo II le beatificó en esa ciudad el 3 de mayo de 1987. Su tumba que se encuentra en Múnich es hoy un lugar de oración.

Fuente: Zenit, ZS05042604

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Invitado el Vie Feb 03, 2012 2:28 am

Lo que Hitler decía sobre la Iglesia: conversaciones con Hermann Rauschning

Hitler quería un cristianismo vacío, panteísta, inmanente, al servicio de la nación y el Estado, de jóvenes. Contra el clero, películas que lo denigraran. (Publicado el 19 de octubre de 2007)

Hitler veía al Partido como un sustituto para la Iglesia, en la sociedad y en los corazones. (Isaac García Expósito)

A pesar de las muchas mentiras vertidas sobre la relación entre Hitler y la Iglesia Católica, ésta constituyó siempre un dolor de cabeza para el Führer. Como todos los totalitarismos, Hitler intentó destruir a la Iglesia Católica empezando por la alemana.

Así nos lo demuestra Hermann Rauschning en su libro de 1939 «Hitler me dijo...», tristemente descatalogado. Rauschning, terrateniente de familia militar prusiana, fue nazi de 1926 a 1934. Arrepentido del nazismo, escribió sobre las ideas de Hitler. En el capítulo VII, titulado El Anticristo, recoge una conversación con el dictador acerca de la Iglesia Católica y lo que pensaba sobre ella.



Repasemos el pensamiento de Hitler detenidamente.


Sobre las religiones en general y el cristianismo en particular:

«¿Las religiones? Tanto valen unas como otras. Ninguna tiene porvenir, para los alemanes cuando menos. El fascismo puede, si quiere, hacer su paz con la Iglesia. Yo haré lo mismo. ¿Por qué no? Ello no me impedirá en absoluto extirpar el cristianismo de Alemania. Los italianos, gentes candorosas, pueden ser al mismo tiempo paganos y cristianos. Los italianos y los franceses, si radican en el campo, son paganos. Su cristianismo es superficial, epidérmico. Pero el alemán es distinto. Toma las cosas en serio: es cristiano o pagano, pero no ambas cosas. Por otra parte, como Mussolini nunca hará de sus fascistas héroes, poco me importa que sean paganos o cristianos.

Para nuestro pueblo, por el contrario, la religión es una cuestión capital. Todo depende de saber si permanecerá fiel a la religión judeocristiana y a la moral servil de la piedad, o si tendrá una fe nueva, recia, heroica, en un dios inmanente, en la Naturaleza inmanente, en la nación misma, en un dios inseparable de su destino y de su sangre.».

«Dejemos a un lado las sutilezas. Que se trate del Antiguo Testamento, o del Nuevo, o de las solas palabras de Cristo, como quiere Houston Stewart, Chamberlain, todo ello no es más que un solo y mismo bluf judaico. ¡Una Iglesia alemana! ¡Vaya una broma! Se es o bien cristiano, o bien alemán; mas no se puede ser ambas cosas a la vez. Podréis expulsar a Pablo de la cristiandad. Otros ya lo hicieron.

Puede hacerse de Jesús una noble figura y negar a un tiempo su divinidad. Es cosa de todos los tiempos. Hasta creo que existen en América y en Inglaterra, aún hoy, cristianos de esa catadura, llamados «unitarios» o algo por el estilo. Todas esas exégesis no sirven propiamente para nada. Por ese camino nunca llegaremos a libertarnos de ese espíritu cristiano que queremos destruir. No más hombres de mirar torcido hacia el «más allá». Queremos hombres libres, que sepan y sientan que Dios está en ellos.».



¿Cuál era el programa a seguir para destruir a la Iglesia?:

«Y nosotros, ¿qué programa deberemos seguir? Exactamente el de la Iglesia católica cuando impuso su religión a los paganos: conservar lo que puede conservarse y reformar lo demás.

Por ejemplo, la Pascua no será ya la Resurrección; será la eterna renovación de nuestro pueblo. Navidad será el nacimiento de nuestro Salvador, es decir, del espíritu de heroísmo y de manumisión.

¿No creéis que profesarán así nuestro dios en sus iglesias esos sacerdotes liberales, que ya no tienen creencia alguna y que ejercen una mera función? ¿No reemplazarán su cruz por nuestra cruz gamada?

En lugar de celebrar la sangre de su Salvador de antaño, celebrarán la sangre pura de nuestro pueblo; harán de su hostia el símbolo sagrado de los frutos de nuestra tierra alemana y de la fraternidad de nuestra grey. Claro que sí, yo os lo aseguro: comerán ese pan, y entonces, Streicher, se llenarán de nuevo las iglesias. Si lo queremos, será nuestro el culto celebrado. Pero aún es temprano para esto.»

«Por el momento, puede permitirse que las cosas sigan su curso. Mas eso no durará. ¿Para qué una religión unitaria, una Iglesia alemana, desvinculada de Roma? ¿No ven que todo ello está superado? ¡Cristianos alemanes, iglesias alemanas, cristianos cismáticos! Todo eso sabe a viejas historias. Bien sé lo que debe fatalmente suceder, y llegado el momento favorable, ya nos encargaremos de que suceda así. Sin religión propia, el pueblo alemán no puede tener estabilidad. ¿Cuál será esa religión? Nadie lo sabe de momento. Lo presentimos, nada más».

«(…) esos profesores y esos ignorantes, constructores de mitos nórdicos, no nos sirven para nada. Estorban mi acción. Me preguntaréis por qué los tolero. Porque contribuyen a la descomposición, porque provocan desorden, y porque todo desorden es creador. Por vana que sea su agitación, dejémosles hacer, ya que nos ayudan a su manera, lo mismo que los curas. A unos y a otros los obligaremos a destruir por dentro sus religiones, vaciándolas de toda autoridad y todo contenido viviente, sin que subsista más que un vano ritual de frases huecas ».



Es realmente curioso como muchas de las medidas preconizadas por Hitler para acabar con ella, se siguen aplicando hoy en nuestra sociedad posmoderna.

Hitler le reconocía un gran valor a la Iglesia católica. Él fue católico y eso le daba, a su entender, una ventaja sobre Bismarck, que era protestante, y por eso fracasó cuando aplicó su Kulturkampf:

«La Iglesia católica es una gran cosa. No por nada ha podido mantenerse durante dos mil años. Nos da una gran lección que aprender. Tal longevidad implica inteligencia y gran conocimiento de los hombres. ¡Oh, esos ensotanados conocen bien el corazón humano y saben exactamente dónde les aprieta el zapato! Pero su hora pasó. Ya lo saben bien. Tienen bastante entendimiento para comprenderlo y para no dejarse arrastrar al combate. Si, a pesar de ello, se les antojara entablar la lucha, no haría ciertamente de ellos mártires. Me contentaría con denunciarlos como vulgares criminales. Les arrancaré de la cara su máscara de respetabilidad. Y si esto no bastare, los tornaré ridículos y despreciables.

Haré filmar escenas que contarán la historia de los hombres negros. Entonces se podrá ver de cerca el cúmulo de locura, de egoísmo sórdido, de embrutecimiento y engaño que es la Iglesia.

Se verá cómo sacan dinero de cada país, cómo rivalizaron en avidez con los judíos, cómo favorecieron las prácticas más vergonzosas. Organizaremos el espectáculo de tal manera excitante, que todo el mundo querrá verlo, y habrá largas colas a las puertas de los cines. Y si los cabellos se erizan sobre la cabeza de los burgueses devotos, tanto mejor. La juventud será la primera en seguirnos. La juventud y el pueblo.

En cuanto a los otros, no los necesito. Les garantizo que, si yo lo quiero, aniquilaré a la Iglesia en pocos años, con lo que probaré lo hueco, frágil y engañoso del aparato religioso. Bastará un golpe serio para demolerlo. Los buscaremos por el lado de la rapacidad y de su gusto proverbial por la buena vida. Los emplazo, cuando mucho, para de aquí a algunos años. ¿A qué preocuparnos? Aceptarán todo, a condición de poder conservar su situación material. Sucumbirán sin combatir.

Ya husmean de dónde sopla el viento, pues no son mentecatos, ni mucho menos. Desde luego, la Iglesia fue algo en otros tiempos. En la actualidad nosotros somos sus herederos, porque somos también una Iglesia. Conocen su impotencia. No resistirán. Y si resistieran, nos da lo mismo. Desde el momento en que la juventud está conmigo, me es indiferente que los viejos vayan a enmohecerse al confesionario, si les viene en gana. Para la juventud la cosa es distinta, y ése es asunto mío.»



A raíz de estas palabras, Rauschning recuerda cuando Hitler persiguió posteriormente «a los sacerdotes católicos por tráfico de divisas o por atentado a las costumbres, a fin de presentarlos a los ojos de la masa cual criminales, quitándoles de antemano la palma del martirio y la gloria de la persecución.»

Para extirpar el catolicismo de las clases campesinas, Hitler pensaba en revitalizar el paganismo que, según él, se encontraba en el sustrato de las creencias de dichas clases:

«Sobre eso edificaremos. Nuestros campesinos no han olvidado sus creencias de otros tiempos; la vieja religión vive siempre. La cubre la mitología cristiana, que al superponérsele, cual capa de hollín, conserva el contenido del envase.»

«Tengo dicho a Darré –prosiguió- que era tiempo de abordar la verdadera Reforma. Darré me hizo proposiciones asombrosas, que aprobé en seguida. Rehabilitaré las antiguas costumbres por todos los medios. Durante la Semana Santa y en las exposiciones agrícolas ambulantes difundiré nuestro credo religioso por la imagen, y de un modo tan expresivo, que el campesino más obtuso comprenderá. No haremos lo que antes: no evocaremos el pasado con cabalgatas y mascaradas románticas. El campesino debe saber lo que la Iglesia le ha hurtado: la intuición misteriosa y directa de la Naturaleza, el contacto instintivo, la comunión con el espíritu de la tierra. Así es como debe aprender a odiar a la Iglesia. Debe aprender progresivamente de qué trucos se han valido los sacerdotes para robarles el alma a los alemanes. Rascaremos el barniz cristiano y volveremos a hallar la religión de nuestra raza. Hay que comenzar por la campiña, y no por las grandes ciudades.

«(…) No vamos a complicarnos en la estúpida propaganda marxista del ateísmo. En las grandes ciudades no queda absolutamente nada. Allí donde todo ha muerto es imposible reanimar nada. Mas nuestros campesinos viven aún sobre un fondo de creencias paganas, y partiendo de ahí podremos evangelizar algún día a las multitudes de nuestras ciudades. Aunque, como es natural, estamos aún lejos de ello.».

Todo esto, como sabemos, se cumplió después.

Hitler fue derrotado, pero su insidiosa ideología, ¿ha desaparecido realmente?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Invitado el Vie Feb 03, 2012 2:43 am

@apologeta escribió:

El Vice Canciller Nazi, Franz von Papen está sentado a la izquierda, Pacelli en el medio,y Rudolf Buttman está a la derecha.

Von Papen fue acusado, y absuelto en los Juicios de Nuremberg gracias a la mediación del papa Juan XXIII.

von Papen sirvió al gobierno Nazi como Embajador en Austria de 1934 a 1938 y en Turquía de 1939 a 1944. En este último país conoce al entonces Nuncio Apostólico Angelo Giuseppe Roncalli (más tarde conocido como el Papa Juan XXIII), quien ejerció notablemente su influencia en la decisión final de dicho diplomático [von Papen] de liberar a muchos judíos que iban a ser trasladados a los campos nazis de concentración.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Misael el Vie Feb 03, 2012 9:04 pm

carta de Edith Stein al Papa

¡Santo Padre!

Como hija del pueblo judío que, por la gracia de Dios, durante los últimos once años también ha sido hija de la Iglesia Católica, me atrevo a hablarle al Padre de la Cristiandad sobre lo que oprime a millones de alemanes.

Desde hace semanas vemos que suceden en Alemania hechos que constituyen una burla a todo sentido de justicia y humanidad, por no hablar del amor al prójimo. Durante años, los líderes del nacionalsocialismo han estado predicando el odio a los judíos. Ahora que tomaron el poder gubernamental en sus manos y armaron a sus partidarios –entre los cuales hay elementos probadamente criminales–, esta semilla de odio ha germinado. Sólo hace poco tiempo, el gobierno admitió que se habían producido algunos incidentes. No podemos conocer exactamente su alcance porque la opinión pública está amordazada. Sin embargo, a juzgar por lo que he sabido a través de contactos personales, no se trata de ninguna manera de pocos casos excepcionales. Bajo la presión de reacciones del exterior, el gobierno adoptó métodos “más benignos”. Ha difundido la consigna: “no tocar ni un pelo a los judíos”. Pero sus medidas de boicot –que despojan a la gente de su sustento económico, su honor civil y su patria– arrojan a muchos a la desesperación: en la última semana he sabido por informes privados de cinco casos de suicidio como consecuencia de ese hostigamiento. Estoy convencida de que éste es un fenómeno general que todavía producirá muchas más víctimas. Podemos deplorar que esos desdichados no hayan tenido una mayor fuerza interior para sobrellevar su infortunio. Pero gran parte de la responsabilidad recae sobre aquellos que los llevaron a ese punto. Y también recae sobre aquellos que permanecen en silencio frente a esos hechos.

Todo lo que ocurrió y sigue ocurriendo día tras día es producido por un gobierno que se autodenomina “cristiano”. Desde hace semanas, no sólo los judíos, sino también miles de fieles católicos de Alemania, y, creo, de todo el mundo, esperan y confían en que la Iglesia de Cristo alce su voz para poner fin a este abuso del nombre de Cristo. ¿No es esta idolatría de la raza y de la autoridad del Estado que se impone diariamente a la conciencia pública a través de la radio, una verdadera herejía? ¿No es este intento de aniquilar la sangre judía una afrenta a la sagrada humanidad de nuestro Salvador, a la santísima Virgen y a los apóstoles? ¿No se opone diametralmente todo esto a la conducta de nuestro Señor y Salvador, quien, incluso en la cruz, oró por sus perseguidores? ¿Y no es una mancha negra en la crónica de este Año Santo, que se suponía debía ser un año de paz y reconciliación?

Todos nosotros, que somos fieles hijos de la Iglesia y observamos las condiciones imperantes en Alemania con los ojos abiertos, tememos lo peor para el prestigio de la Iglesia si el silencio se prolonga por más tiempo. Estamos convencidos de que a la larga, este silencio no logrará comprar la paz con el actual gobierno alemán. Por ahora, la lucha contra el catolicismo se hará en forma silenciosa y menos brutal que contra los judíos, pero no menos sistemática. No pasará mucho tiempo hasta que ningún católico pueda ocupar un cargo en Alemania, a menos que se ponga incondicionalmente al servicio del nuevo rumbo de los acontecimientos.

A los pies de Su Santidad, rogando su bendición apostólica,

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

sds


Última edición por Misael el Vie Feb 03, 2012 11:42 pm, editado 1 vez (Razón : subrayar)

Misael
Senior Member
Senior Member

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 3428
Fecha de inscripción : 08/08/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Misael el Vie Feb 03, 2012 9:06 pm

EL CONTEXTO DE LA CARTA DE EDITH STEIN A PÍO XI: LA IGLESIA, OTRA VÍCTIMA DEL NAZISMO

Entrevista a Gabriel Castro, de la revista de estudios carmelitanos «Monte Carmelo»

BURGOS, 12 marzo 2003 (ZENIT.org).- El pasado febrero, la apertura de los Archivos Vaticanos referidos al papado de Pío XI (1922-1939) permitió conocer en sus propios términos la carta que Santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein) escribió al Santo Padre solicitando su intervención ante el inicio de la persecución de judíos y católicos por el gobierno hitleriano (Cf. Zenit, 19 de febrero de 2003 ).

Gabriel Castro Martínez, secretario de la revista «Monte Carmelo» --de los Carmelitas Descalzos de Burgos--, profesor de Teología espiritual y experto en la figura de Edith Stein, explica en esta entrevista concedida a Zenit la complejidad del momento en que la carta se redactó --12 de abril de 1933-- y las circunstancias y vivencias de la entonces Dra. Stein.

El texto íntegro de la carta se puede consultar en la página web de la Editorial Monte Carmelo .

--En su carta a Pío XI, Edith Stein se presentó como «hija del pueblo judío» e «hija de la Iglesia católica»...

--Gabriel Castro: Sí. Y como tal quiere hablar y habla. Y es su primera aportación importante y novedosa esta conciencia de doble pertenencia, cosa que ella nunca ocultó ni consideró ni vivió como contradictoria en modo alguno. Incluso se puede decir que su conversión a la fe católica es también una conversión al judaísmo que había dejado de practicar en su juventud. Sólo mucho más tarde, en el concilio Vaticano II, esta comprensión e integración de la fe del primer y del segundo testamento a venido a ser cosa común en la Iglesia católica. En su tiempo, esta doble pertenencia era poco expresada y aún no estaba asumida. Hoy nos es de gran ayuda su testimonio para ir curando las heridas históricas de judíos y católicos.

--¿Podría explicar la importancia de la figura de Edith Stein en el panorama intelectual y educativo alemán de entonces?

--Gabriel Castro: La Dra. Edtih Stein en 1933 era un miembro relevante de la cultura católica, aunque, desde luego, su notoriedad pública no era la que actualmente ha llegado a tener. No hay más que pensar que en septiembre del año anterior (1932), cuando se proyecta un Coloquio Internacional de la Sociedad Tomista (especialistas en SantoTomás) en Juvisy –Francia--, no es invitada ninguna otra mujer; allí se codea con Koyré, Maritain y Berdiaef, por ejemplo. Se cuenta con ella en ese ámbito: Dietrich von Hildebrand la recomienda como traductora del cardenal Newmann; Erich Przywara alaba su traducción del «De veritate» de Santo Tomás. Sin embargo, ella sería la primera en sonreír ante las exageraciones de sus admiradores.

--¿Qué elementos confluían en su personalidad?

--Gabriel Castro: En ese momento ella está, como siempre, buscando; guarda en el corazón el ideal de la vida carmelitana y se dedica ante todo a la búsqueda de una fundamentación científica de la pedagogía cristiana. Como perpetua vagabunda, siempre con la maleta preparada, desde hace unos meses vive sobriamente con las religiosas y alumnas del Colegio Mayor «Marianum» de Münster, da clases en el Instituto de pedagogía científica y viaja pronunciando conferencias.

La preocupación por su familia comienza a ser una parte importante de su momento vital. La disciplina de la investigación científica, tomada como un verdadero oficio divino, y el trabajo docente que asume con toda determinación, responsabilidad y seriedad, componen otro elemento fundamental de su personalidad en el momento de la carta. La vida de oración litúrgica y personal, junto con su trabajo pedagógico, son el centro de su personalidad creyente en ese momento. La comunicación con los amigos y con la familia no cesa. Su apostolado personal también lo ejercita en las muchas y delicadas relaciones de amistad que mantiene en este como en todos los momentos de su vida. La cuestión judía se clava en su alma con trágicos sentimientos de solidaridad y de resistencia: enseguida afrontará la redacción de «Vida de una familia judía» («Estrellas amarillas») como un intento de afrontar de un modo constructivo el diálogo con la sociedad y desmontar los prejuicios antisemitas.

La relevancia de su persona por la alta calificación profesional y el respeto que se ha ganado en los círculos intelectuales llevan, de hecho, a sus consejeros y superiores eclesiásticos a retrasar su ingreso en la comunidad teresiana para que pueda seguir su actividad de conferenciante no sólo en Alemania, sino también en Suiza, Austria y Francia. La figura de una mujer, filósofa y católica, era de mucha importancia por su misma rareza en el debate pedagógico y feminista de aquel momento; la Iglesia no podía prescindir o privarse de su palabra pública --tampoco ahora, claro--. Sin embargo, ya comienza a presentir que la misión de su vida no se reduce a esto, aún siendo tanto y tan importante.

-- La carta que Edith Stein envió el 12 de abril de 1933 al Papa Pío XI solicitaba de la Iglesia la condena de la persecución --entonces incipiente-- contra los judíos, un pronunciamiento sobre el régimen nazi --asentado en ideologías pretendidamente cristianas-- y además advertía del peligro que se cernía sobre la propia Iglesia. ¿Qué contexto provocó en ese momento un «silencio» por parte de la Iglesia?

--Gabriel Castro: Desde luego el contexto de marzo del 33 no es el de diez años después, ni mucho menos. Ahora todos vemos claro. Nos parece imposible el concordato, por ejemplo. Sin embargo, la mayoría de los católicos estaba cegada por las promesas del nacionalsocialismo. Ni siquiera atendieron las indicaciones de la propia jerarquía. Pero sólo personalidades como Edith Stein o el mismo Walzer, su director espiritual, podían darse cuenta de los peligros que se avecinaban.

La Iglesia está ante todo preocupada por encontrar un modus vivendi en el nuevo régimen: libertad de culto, independencia de las asociaciones juveniles, derecho a la enseñanza, compatibilidad de catolicismo y lealtad patriótica... La cuestión judía no era un asunto prioritario en aquel momento para la Iglesia Católica. El concordato y la política contemporizadora y conciliatoria era lo común ante unos poderes que no han hecho más que prometer respeto y una Iglesia que al haber probado ya la violencia de los nazis espera encontrar en el acuerdo seguridad y protección.

Prever en ese momento las consecuencias del silencio o las de una denuncia pública y una ruptura frontal con el régimen era cosa reservada a los santos y profetas, a los mártires. La Iglesia, en general, no percibe entonces el problema como propio. Prever el llamado «Holocausto» era imposible; aún hoy nos resulta literalmente impensable.

A Edith Stein la condición de víctima del acoso le abre los ojos en modo tal que era incomprensible para los demás miembros de la Iglesia que no compartían esa circunstancia vital, aunque compartieran la posición ideológica de rechazo a las teorías y prácticas nazis.

Desde luego no hay silencio ni inhibición. La Iglesia habló por boca de muchos obispos, en Baviera especialmente. La Iglesia en todo caso asume su historia, sus aciertos y sus posibles errores y desde luego no teme ni a los archivos, ni a panfletos ni películas.

El silencio en aquel momento se puede explicar, pues, por el hecho de que la Iglesia está intentando un entendimiento que no fue posible. Fue engañada. Es sabido que en esos mismos días, justamente del 9 al 16 de abril del 33, mientras Edith está en Beuron y redacta la carta, el vicecanciller von Papen se encuentra en Roma iniciando las negociaciones de cara a un posible y deseado concordato entre la Iglesia y el III Reich. El 10 de abril visitó al cardenal secretario de Estado, Eugenio Pacelli, el 12 fue recibido por el Papa Pío XI y el 15 vuelve a reunirse con el Secretario de Estado que también es prefecto de la «Congregación para los Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios». Las conversaciones terminarán con la firma del concordato el 20 de julio de ese año. Será violado repetida y gravemente por el régimen nacionalsocialista y las protestas de las autoridades eclesiásticas de poco servirán. La Iglesia ciertamente está ofreciendo la otra mejilla.

--Pío XI firmó cuatro años después la encíclica «Mit brennender sorge» («Con viva angustia»). ¿Se puede considerar que este documento respondía a la petición expresada en la carta de Edith Stein?

--Gabriel Castro: Propiamente no. La carta encíclica no habla de los judíos. Se dirige a los católicos y pretende orientar su conciencia cristiana ante la situación. Pero, dado que contiene una condena de la ideología racista y totalitaria, sí había en ella una respuesta parcial a la demanda de la Dra. Edith Stein.

-- El escrito de Edith Stein no sólo se enmarca en la denuncia de la situación socio-política, sino que se redactó en un momento fundamental en la vida espiritual de la santa, cuando decidió compartir el sufrimiento del pueblo judío, al que pertenecía. ¿Podría describir esta peculiar vocación que percibió Stein en aquella época?

--Gabriel Castro: Ella misma cuenta este proceso vocacional. La carta a Pío XI es un momento más de esa vocación martirial que inicialmente vemos confirmarse en esos días de su vida. El núcleo germinal de la vocación carmelitana y de la carta misma se percibe ante todo en su precioso relato «Cómo llegué al Carmelo de Colonia». El surgimiento de la vocación y la interpretación de su existencia cristiana como «cargar la cruz libremente sobre sí en nombre de todos» señala un punto culminante de su existencia consagrada.

En su determinación de implicarse personalmente en la única y misma cruz de Cristo y de su pueblo judío y cristiano están comprendidas tanto la solidaridad mística --entrar en el Carmelo-- como las iniciativas contra la injusticia que estén a su alcance, sean sociopolíticas o eclesiales --escribir al Papa--. «Acción socio política» y «com-pasión mística» conforman su única actitud ante la Hora del Redentor. Va a entrar existencial y conscientemente en «la hora» de la Pasión redentora unida al Salvador. Desde un contexto devocional y paralitúrgico de un «primer viernes» y de una «hora santa» se eleva a un compromiso eclesial y místico de las más altas miras y alcances. Sus palabras tienen tonos proféticos y místicos. Aquí está la clave mística de comprensión válida para explicar la génesis de esta carta y de su vocación a la vida religiosa teresiana. Vocación cristiana es vocación de testigos del amor de Dios manifestado en la Cruz redentora del Salvador. Ella lo realizará tanto mediante la denuncia profética como con la consagración religiosa en el Carmelo y, por fin, con su terrible y glorioso martirio.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

sds

Misael
Senior Member
Senior Member

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 3428
Fecha de inscripción : 08/08/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por apologeta el Vie Feb 03, 2012 9:14 pm

Mira nadie Obliga a Nadie la realidad , es el, el canciller de Alemania, Adolfo Hitler, y un arzobispo católico, que parece ser el de Münich. Así, la iglesia católica tenía relaciones con el Fuhrer, y muchos de la jerarquía lo apoyaron abiertamente, como el nuncio apostólico (el embajador del Vaticano en Alemania).

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Esto hace que la iglesia Catolica tenga mucho que ver con el Genodicio hecho a Miles de Judios.

apologeta
Miembro Master
Miembro Master

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 4171
Fecha de inscripción : 07/08/2010
Edad : 27
Localización : Las Galaxias

Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Misael el Vie Feb 03, 2012 9:15 pm

desde luego, como en todo, hay 2 posturas,
las que acusan al Papa y los que le defienden por su
comportamiento

el rabino Zolli, convertido al catolicismo tomó el nombre
de Eugenio, en honor del Papa.

hay muchos judios , Golda Meir, p.ej., que le alabó.

otros, vease este link, le condenan
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

una cosa sí que es cierta. Supongamos que tienes un pariente
en prisión, que te cuenta que le han pegado una paliza.

tu puedes hacer 2 cosas:

1.- vas a la prensa y hablas contra la carcel. Tal vez sirva de
algo en el futuro, pero de momento a tu pariente encarcelado
le van a caer nuevas palizas.

2.- no dices nada, para evitar que a tu pariente le golpeen
más, y tratas de entablar buenas relaciones con sus carceleros, por el bien de tu querido pariente.

algo de esto pasó con el silencio del Papa, porque silencio
oficial claro que hubo, aunque pocos obispos o curas se
arriesgasen a denuncias publicas, pocos.

pero que habrias hecho tu? amigo, eso es lo facil,
juzgar...

sds


Última edición por Misael el Vie Feb 03, 2012 9:17 pm, editado 1 vez (Razón : text)

Misael
Senior Member
Senior Member

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 3428
Fecha de inscripción : 08/08/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por apologeta el Vie Feb 03, 2012 9:17 pm

La Alemania Nazi tuvo tan buenas relaciones con el Vaticano que hasta hizo un acuerdo con él, un concordato como se llama. Este estipula que el Papa le quitaria su apoyo a los sindicatos católicos y al partido cristiano, y Hitler respetaría la libertad de culto hacia el catolicismo. Ese fue un funesto pacto con el diablo. Disueltas las organizaciones civiles de tinte católico, Hitler persiguió luego a quienes más protestaron contra sus políticas fascitas: los jesuitas. Muchos terminaron en campos de concentración.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

apologeta
Miembro Master
Miembro Master

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 4171
Fecha de inscripción : 07/08/2010
Edad : 27
Localización : Las Galaxias

Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Misael el Vie Feb 03, 2012 11:46 pm

pelicula sobre Edith Stein

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

sds



Misael
Senior Member
Senior Member

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 3428
Fecha de inscripción : 08/08/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 04, 2012 12:11 am

Yo he vivido en América Latina y ahora vivo en Europa. Y es muy diferente. Se ve que no habéis vivido en Europa. No conocéis la cultura. No sabéis nada de Relaciones Internacionales. No sabéis lo que es un Nuncio. No sabéis la diferencia entre Vaticano, Santa Sede e Iglesia católica. No sabéis tantas cosas y habláis desde vuestra ignorancia. ¿Cómo se llaman las palabras que se dicen desde la ignorancia? Pues, palabras ociosas. Y de toda palabra ociosa el Señor os pedirá cuentas. Seguid jugando con el Señor, que el Señor no juega. Seguid jugando a ser dioses, que Dios hay uno solo. Después vendrá el llanto y el rechinar de dientes. Pero este posteo ya está escrito. Y pido a Dios que sirva de testimonio ante el tribunal de Dios.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 04, 2012 12:12 am

Misael, no te rompas las cabeza. ¿Recuerdas lo que dice la Pantoja? Pues, eso.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por fede77 el Sáb Feb 04, 2012 12:13 am

Te pregunto que hubiera Hecho Pablo o Pedro en un caso como este??

Moririan diciendole a Hitler sus verdades o Pactarian con el ??

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Contacto

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Visita mi blog

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

fede77
ADMINISTRADOR
ADMINISTRADOR

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 5127
Fecha de inscripción : 03/08/2010
Edad : 38
Localización : Santo Domingo

http://www.lpcristiano.com

Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 04, 2012 12:52 am

@fede77 escribió:Te pregunto que hubiera Hecho Pablo o Pedro en un caso como este??

Moririan diciendole a Hitler sus verdades o Pactarian con el ??
No sé, sólo habría que buscar en la Biblia qué le dijeron al César o a los Gobernadores romanos con respecto al imperialismo que tenían implantado y a la injusticia de los impuestos, de las guerras y de las masacres a poblaciones enteras, como la que ocurrió en Jerusalén en el año 70 d.C. ¿No crees?

¿Crees que Pío XII y muchos cardenales no denunciaron el fascismo cuando se destapó lo que era? Porque no sé si sabes que hasta avanzada la II Guerra Mundial no se supo lo de los campos de concentración y de exterminio.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 04, 2012 1:03 am

Ante la leyenda negra, es bueno leer la denuncia clara del Obispo Alois Hudal a todo aquello que pudiese socavar la fe cristiana en tiempos del Tercer Reich:


"Si el nacionalsocialismo quiere reemplazar al cristianismo por las nociones de raza y sangre, se tendrá que hacer frente a la mayor herejía del siglo XX. Tiene que ser rechazada por la Iglesia en forma decidida, ya que, pueden ser más graves que [...] la Acción Francesa, con la que comparte algunos errores. Pero la doctrina de Rosenberg está más impregnada de negación y crea, sobre todo en los jóvenes, un odio contra el cristianismo mayor que la de Nietzsche"

Obispo Alois Hudal, Das deutsche Volk und christliches Abendland , p. 24

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por fede77 el Sáb Feb 04, 2012 1:11 am

Waldemar escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Te pregunto que hubiera Hecho Pablo o Pedro en un caso como este??

Moririan diciendole a Hitler sus verdades o Pactarian con el ??
No sé, sólo habría que buscar en la Biblia qué le dijeron al César o a los Gobernadores romanos con respecto al imperialismo que tenían implantado y a la injusticia de los impuestos, de las guerras y de las masacres a poblaciones enteras, como la que ocurrió en Jerusalén en el año 70 d.C. ¿No crees?

¿Crees que Pío XII y muchos cardenales no denunciaron el fascismo cuando se destapó lo que era? Porque no sé si sabes que hasta avanzada la II Guerra Mundial no se supo lo de los campos de concentración y de exterminio.
Si pero estamos hablando que la Icar es un poder politico y Religioso estamos hablando que la iglesia pudo haberse negado.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Contacto

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Visita mi blog

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

fede77
ADMINISTRADOR
ADMINISTRADOR

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 5127
Fecha de inscripción : 03/08/2010
Edad : 38
Localización : Santo Domingo

http://www.lpcristiano.com

Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 04, 2012 1:15 am

¿Se han leído la CARTA ENCÍCLICA "MIT BRENNENDER SORGE" DEL SUMO PONTÍFICE PÍO XI sobre la situación de la Iglesia católica en el Reich alemán?

Detrás de la redacción de esa carta encíclica de Pío XI estuvo también la mano y la mente de Eugenio Pacelli, futuro Pío XII.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 04, 2012 1:16 am

Hitler ordenó destruir el Vaticano y secuestrar a Pío XII

Andrea Tornielli: Hitler ordenó destruir el Vaticano y secuestrar a Pío XII,
en venganza por la ayuda que ofreció el Papa a los judíos
El escritor e historiador italiano Andrea Tornielli, desvela en su nueva obra «Pío XII, el Papa de los judíos» las destructivas intenciones del líder nacionalsocialista, Adolf Hitler, que ordenó a sus subordinados arrasar «a sangre y fuego» el Vaticano y secuestrar y confinar al obispo de Roma y jefe de la Iglesia católica en algún lugar del Principado de Liechtenstein, donde permanecería retenido como rehén del ejército alemán.
Adolf Hitler ordenó en 1943 la destrucción del Vaticano y la deportación del papa Pío XII como represalia por la presunta ayuda del Pontífice a los judíos y por la oposición de la Iglesia al régimen nazi, según el historiador italiano Andrea Tornielli.
Tornielli explica en su libro, que acaba de salir a la venta en Italia, que el «Führer» montó en cólera tras la firma del armisticio entre el Gobierno italiano del mariscal Badoglio y los aliados el 8 de septiembre de 1943, y ordenó al cuerpo de élite de las SS arrasar «a sangre y fuego» la Santa Sede.
El líder nacionalsocialista habría dispuesto el traslado del Papa al principado de Liechtenstein, donde debería haber permanecido como rehén de los alemanes.
El plan no llegó a cumplirse gracias a la firme oposición del oficial que iba a dirigirlo: el general Karl Wolff, entonces comandante de las SS en Italia, quien logró disuadir a su superior.
El ex primer ministro italiano Giulio Andreotti ha defendido la validez de la tesis de Tornielli en una intervención que pronunció el pasado 22 de agosto en el «Mitin» del Movimiento católico «Comunión y Liberación», extendido por todo el mundo, que se concluyó este sábado en la localidad costera de Rimini, en el norte de Italia.
Andreotti defendió la figura de Pío XII y rechazó las críticas que recibió el Pontífice al final de la Segunda Guerra Mundial sobre su pasividad ante el holocausto judío realizado por los nazis.
«La hostilidad contra el papa Pacelli no se debió a su debilidad contra el nazismo, sino a su rechazo del comunismo», aseguró.
Los argumentos expuestos por Tornielli ya habían sido apuntados por historiadores y estudiosos en los últimos años, que citaban testimonios y documentos de la etapa de la ocupación nazi de Roma. Entre ellos figura Antonio Gaspari, autor de «Los judíos, Pío XII y la Leyenda Negra», en los que se narran testimonios de judíos que fueron salvados en Roma de la persecución nazi-fascista, gracias a la ayuda de hombres y mujeres de Iglesia, por petición misma del Papa.
Este libro sale a la luz cuando está en marcha el proceso de beatificación de Pío XII, rechazado por algunos sectores de la comunidad judía y por exponentes de derechas del actual Gobierno de Israel.
Eugenio Pacelli, Pío XII, falleció el 9 de octubre de 1958 en la residencia veraniega papal de Castel Gandolfo, tras diecinueve años de intenso pontificado.
Su acción concreta y eficaz a favor de los judíos salvó, directa e indirectamente, a 800.000 de ellos, según testimonio del investigador israelí Pinchas Lápide.
Lejos de tener afinidad con Hitler, como sugirió maliciosamente Rolf Hochhuth en su obra teatral «El Vicario», el Papa se vio implicado activamente en las conspiraciones de la resistencia alemana para derribar al tirano, como demuestran los documentos del Foreign Office británico acerca de la llamada «Schwarze Kapelle», a la que estaban vinculados el Almirante Canaris, el conde Von Stauffenberg y otras personalidades alemanas contrarias al Führer.
Pacelli había leído «Mein Kampf» y calibró en repetidas ocasiones el peligro de las doctrinas en este libro contenidas. No es extraño, pues, que fuera el autor intelectual de la encíclica contra el nazismo «Mit brennender Sorge», escrita por su predecesor, cuando él era secretario de Estado vaticano.

Fuente: http://www.conoze.com/doc.php?doc=714

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 04, 2012 1:22 am

@fede77 escribió:
Waldemar escribió:
@fede77 escribió:Te pregunto que hubiera Hecho Pablo o Pedro en un caso como este??

Moririan diciendole a Hitler sus verdades o Pactarian con el ??
No sé, sólo habría que buscar en la Biblia qué le dijeron al César o a los Gobernadores romanos con respecto al imperialismo que tenían implantado y a la injusticia de los impuestos, de las guerras y de las masacres a poblaciones enteras, como la que ocurrió en Jerusalén en el año 70 d.C. ¿No crees?

¿Crees que Pío XII y muchos cardenales no denunciaron el fascismo cuando se destapó lo que era? Porque no sé si sabes que hasta avanzada la II Guerra Mundial no se supo lo de los campos de concentración y de exterminio.
Si pero estamos hablando que la Icar es un poder politico y Religioso estamos hablando que la iglesia pudo haberse negado.
¿Qué ejército tiene la Iglesia sino la Palabra? ¿Quién se atrevió a hablar contra el fascismo antes que Pío XII? Ni siquiera la superpotencia EE.UU., que está tan lejos geográficamente quiso meter su barba en el fuego. Todos apuntan contra el Jefe del estado más pequeño y sin éjército. ¡Qué ridiculez! Además, ¿te has leído lo que dice el concordato completo? Te preguntas: ¿por qué la Iglesia lo firmó? Pero no te preguntas: ¿por qué Hitler lo firmó? ¿Por qué no lo miras desde esa perspectiva? Para conocer la realidad de un objeto tienes que mirarla desde todos los ángulos posibles. Veo que la mayoría de vosotros siempre miráis desde un único ángulo. ¡Qué manipulables os hacéis de esta manera! ¿No os dais cuenta de lo frágiles que os volveís así? Podéis fanatizaros en segundos. Los que os conozcan y quieran utilizarlos lo tienen fácil.

¡Qué poco has tenido que luchar en tu vida utilizando sólo tu cabecita, jugando cabeza contra mucha gente poderosa y astuta!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 04, 2012 1:44 am

Pío XII se dirige a Hitler al comienzo de su pontificado

LA REUNIÓN QUE TUVO EL NUEVO PAPA CON LOS CARDENALES DE HABLA ALEMANA

Nada más elegido nuevo Papa, Pío XII tuvo que afrontar la cuestión candente y muy delicada de las relaciones con el régimen alemán, concretamente con ocasión de algo tan sencillo como la posibilidad de mandar al Canciller Hitler un mensaje de buena voluntad, como años antes había hecho Leon XIII, con buen resultado, en circunstancias similarmente difíciles. Ante esta cuestión, el Papa Pacelli quiso recabar el consejo de los directamente interesados.
Por eso, es de indudable gran interés, para conocer de primera mano la preocupación por este tema, no sólo del nuevo Pontífice, sino también de los cardenales de habla alemana, la lectura de algunas parte de la relación de la reunión del recién elegido con los cardenales Bertram de Breslau, Schulte de Colonia, Faulhaber de Munich e Innitzer de Viena, publicada en las Actes et documents du Saint-Siège relatifs à la seconde Guerre Mondiale, vol II. El texto de la relación es largo, por lo que seha resumido a sus puntos principales en los que se aprecia lo espinoso del tema de las relaciones con Alemania y la claridad de ideas de Pío XII, que conocía bien el percal.
Pío XII: León XIII, al comienzo de su pontificado, envió un mensaje de paz a Alemania. En mi modesta persona, me gustaría hacer algo parecido (el Papa lee el borrador de una carta en latín) ¿Es correcta? ¿Necesita algún cambio o ampliación? Agradecería infinitamente el consejo de Vuestras Eminencias.
Cardenal Bertram: No me parece que haya nada que añadir.
Cardenal Faulhaber: En una carta de este tipo no se puede expresar ningún deseo concreto. Sólo una bendición. Pero tengo una duda ¿Debe ir redactada en latín? El Führer es muy susceptible con respecto de las lenguas extranjeras. No creo que desee recurrir a los teólogos para que se la expliquen.
Cardenal Schulte: Por lo que se refiere a su contenido me parece excelente.
Pío XII: Podría enviarse en alemán. Si la consideramos como una simple cuestión de protocolo, podría pasar inadvertida la connotación sobre el mal estado de las cosas para la Iglesia. Y nuestra mayor preocupación es el bien de la Iglesia en Alemania. Para mí esa es la cuestión más importante. Quizás podría redactarse en latín y en alemán.
Cardenal Faulhaber: Es mejor enviarla en alemán
Al final, se decidió enviarla en alemán. Se acordó por otro lado que, en el caso de Hitler, no pegaba -ni él apreciaría en absoluto- el saludo habitual en estos casos de “Dilecte Fili”, por lo que el texto definitivo rezaba así:
“Al Ilustre Herr Adolf Hitler, Führer y Canciller del Reich alemán. Al comienzo de nuestro pontificado, deseamos aseguraros que seguimos consagrados al bienestar del pueblo alemán confiado a vuestra dirección. Por él imploramos a Dios Todopoderoso que le conceda la felicidad auténtica que emana de la religión. Recordamos con sumo gusto los muchos días que pasamos en Alemania en calidad de nuncio apostólico, época en la que hicimos todo lo que estaba dentro de nuestro poder para establecer relaciones armoniosas entre la Iglesia y el Estado. Ahora que las responsabilidades de nuestra función pastoral han aumentado nuestras oportunidades, rezamos mucho más fervorosamente para conseguir ese objetivo. Hacemos votos para que, con la ayuda de Dios, el pueblo alemán disfrute de prosperidad y progreso.”
Después de haber decidido la forma definitiva de su carta, el Papa dijo a los cardenales presentes. “Así pues, nos hemos arriesgado a hacer un nuevo intento. Si quieren pelea, no nos asustaremos. Pero el mundi verá que hemos intentado todos los medios para vivir en paz con Alemania”.
A ello siguió una discusión entre los cardenales sobre la posibilidad de romper las relaciones si Hitler no respondía. ¿Debería llamarse al nuncio de Berlín?
Pío XII: Sí, Pío XI estaba tan indignado por lo que estaba ocurriendo en Alemania que una vez me dijo: “¿Cómo puede la Santa Sede seguir teniendo un nuncio allí? ¡Es algo que está reñido con nuestro honor!” El Santo Padre temía que el mundo no entendiera cómo era posible que siguiéramos manteniendo relaciones diplomáticas con un régimen que trataba a la Iglesia de aquella forma. Así que le respondí: “Santidad, ¿De qué nos serviría eso? Si mandáramos llamar al nuncio, ¿Cómo podríamos mantener contacto con los obispos alemanes?” El Santo Padre entendió y se calmó un poco. No, es mejor así. Si el gobierno alemán quiere romper las relaciones, tanto mejor, pero no daríamos prueba de demasiada inteligencia si las rompiéramos nosotros.
Cardenal Bertram: Si, no debe parecer que es la Santa Sede la que rompe.
Pío XII: Algunos Cardenales se han acercado a mí y me han preguntado porqué sigo concediendo audiencias al embajador alemán, después de todo esto. Dicen: “Cómo puede tener la desfachatez de pedir una audiencia” Y yo les respondo: “¿Qué otra cosa puedo hacer?” Debo tratarlo con modales cordiales. No hay otro camino. Romper las relaciones es fácil. Pero ¡sólo Dios sabe las concesiones que tendríamos que hacer para volver a entablarlas! Podéis estar seguros que el régimen no las reanudaría sin concesiones por nuestra parte.
La reunión concluyó con unas palabras sobre los efectos de la persecución del régimen nazi a la Iglesia en Alemania, que curiosamente había acercado más a la gente a la Iglesia:
Cardenal Schulte: El interés general por los asuntos de la Iglesia es mucho más vivo que antes.
Pío XII: Ese es el efecto de la persecución.
Cardenal Schulte: Las iglesias están llenas a rebosar.
Cardenal Initzer: Lo mismo ocurre en Austria.
Pío XII: En ese caso, no hemos de perder la esperanza.
Cardenal Bertram: Es una gran misión infundir ánimo a los sacerdotes. Christus vincit! Con frecuencia digo a los sacerdotes: “Los tiempos en que vivimos no son los peores. Los peores son los de la indiferencia”.

http://infocatolica.com/blog/historiaiglesia.php/1007140815-pio-xii-se-dirige-a-hitler-al

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por fede77 el Sáb Feb 04, 2012 1:47 am

Mira la pregunta mas bien seria ¿Pero apoyó el Vaticano a Hitler? El debate al respecto no se han cerrado, y depende a quien pregunten recibirán diferentes respuestas. Tim Boucher explora más este tema que a pesar de los años no pierde actualidad. Encontró que en medio del ruido de la designación de Ratzinger, la prensa casi no habló de otro suceso,

es mas La novena corte de circuitos de Estados Unidos decidió el lunes que los sobrevivientes del Holocausto pueden acusar al Banco del Vaticano por sacar ganancias de un gobierno manejado por los nazis.. en Croacia. Acusan también a la Orden de los Franciscanos de complicidad.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Contacto

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Visita mi blog

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

fede77
ADMINISTRADOR
ADMINISTRADOR

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 5127
Fecha de inscripción : 03/08/2010
Edad : 38
Localización : Santo Domingo

http://www.lpcristiano.com

Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 04, 2012 1:50 am

Experto critica "amnesia de historiadores" sobre Pío XII



ROMA, 18 May. 10 / 05:53 pm (ACI).- En un artículo titulado "Pío XII y la amnesia de los historiadores", L’Osservatore Romano da cuenta de la crítica de un sacerdote e historiador jesuita, el P. Giovanni Sale, quien escribe en "La Civiltá Cattolica" que pese a la gran cantidad de documentación existente, expertos como Richard Overy no toman en cuenta la labor de la Santa Sede y del Papa Pacelli como parte esencial de los esfuerzos para prevenir la Segunda Guerra Mundial.

El P. Sale critica que Overy, en su libro "Al borde del precipicio. 1939: Los diez días que arrastraron al mundo a la guerra" no se refiere nunca "ni siquiera accidentalmente a la actividad desarrollada por la Santa Sede en los hechos tan meticulosamente reconstruidos".

El historiador jesuita recuerda que existe una abundante documentación al respecto en las Actas de la Santa Sede sobre la Segunda Guerra Mundial que aparecen publicadas en el sitio web del Vaticano, en el que se puede apreciar, por ejemplo, "como Pío XII y el Presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, buscaban por todos los medios a su disposición alentar a encontrar soluciones de compromisos que permitieran evitar la guerra".

El 9 de abril de 1939, a tan solo un mes y una semana de haber sido elegido a la Sede de Pedro y a unos meses de iniciarse la guerra, Pío XII en su discurso de Pascua explicó "cómo las turbulencias del presente parecen florecer de males incluso más graves", cuyas raíces debían buscar en la miseria de muchos "en la falta de mutua compasión entre las naciones, en las violaciones de pactos santos y de la palabra empeñada".

Con las relaciones con la "Alemania nacional socialista deterioradas a causa de las fuertes denuncias de Pío XI contra la política anticatólica, anticristiana y antisemita adoptada por el Tercer Reich", Pío XII convoca a una conferencia entre las potencias europeas, respaldado por Estados Unidos, que lamentablemente no llegó a concretarse.

Los esfuerzos del Papa Pacelli fueron para el Secretario de Relaciones Exteriores de Estados Unidos, Summer Welles, "del más alto valor" no sólo por su influencia moral sino porque se dieron "en el momento en que la tensión internacional era muy grave".

El Padre también menciona que, entre otras cuestiones que los historiadores deberían mencionar "está la laboriosa preparación del famoso llamado del 24 de agosto de 1939" dirigido a los gobernantes del mundo para evitar la guerra "y sobre todo los efectos inmediatos de aquella intervención que afectó tanto a la opinión pública que hicieron que el mismo Hitler pospusiera la agresión a Polonia una semana".

"Si el ataque se hubiera dado el 26, como estaba previsto, el dictador no sólo habría dado la impresión de no querer evitar el conflicto, luego de la dura advertencia papal, sino que se habría achacado ante todo el mundo la entera responsabilidad de una guerra desastrosa".

El P. Sale precisa entonces que "sobre esto el historiador inglés (Overy) no menciona absolutamente nada" ni tampoco dice nada sobre los grandes esfuerzos de la diplomacia vaticana para evitar que "el mundo cayera al abismo".

Todavía hoy, concluye el sacerdote e historiador jesuita, parte de la literatura histórica "por distintas motivaciones de orden ideológico, que van incluso en lo documental" tiende a menospreciar o desconocer el "rol ético-político de la Santa Sede en aquellos difíciles años.

Para acceder a las Actas de la Santa Sede sobre la Segunda Guerra Mundial, ingrese a: http://www.vatican.va/archive/actes/index_sp.htm

Fuente: http://www.aciprensa.com/noticia.php?n=29618

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 04, 2012 1:54 am

@fede77 escribió:Mira la pregunta mas bien seria ¿Pero apoyó el Vaticano a Hitler? El debate al respecto no se han cerrado, y depende a quien pregunten recibirán diferentes respuestas. Tim Boucher explora más este tema que a pesar de los años no pierde actualidad. Encontró que en medio del ruido de la designación de Ratzinger, la prensa casi no habló de otro suceso,

es mas La novena corte de circuitos de Estados Unidos decidió el lunes que los sobrevivientes del Holocausto pueden acusar al Banco del Vaticano por sacar ganancias de un gobierno manejado por los nazis.. en Croacia. Acusan también a la Orden de los Franciscanos de complicidad.
Si, según tú, todo es tan relativo, y cada cuál dice lo que le da la gana, ¿a dónde nos lleva este tema sin pies ni cabeza? ¿A que cada cual juegue nuevamente a juzgar y a ser dioses? Si es así yo no me hago cómplice de tamaño pecado y soberbia anticristiana.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por fede77 el Sáb Feb 04, 2012 1:54 am

Mira no deceo ser buso pero el Vaticano hasta apollo los abusos de Hitler con los los homosexuales.¿Ayudo Pio XII a Hitler?
A eso puedo responder: Pero....quien calla otorga. Pio XII calló más allá de lo ético.
Pruebas:
¿Como es posible (y por que) Hitler que no respeto a la capital de su Tercer Reich, Berlin, prefiriendo que fuese destruida antes de rendirla a los rusos, declarase a Roma "ciudad abierta" retirando de allí a sus tropas para que no fuese destrida? ¿Que clase de deuda pagó al Vaticano?
¿Como es posible que la mayoría de los jerarcas nazis huyeran de Europa al Continente Americano (preferentemente a Argentina y Brasil) con pasaportes expedido por el Estado Vaticano eludiendo así el tribunal de Nürenberg? Entre ellos Eichmann) ¿Que clase de deuda pagó con ello?
Antes estos dos hechos perfectamente probados, que no me vengan con dimes y diretes meneando la pava.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Contacto

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Visita mi blog

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

fede77
ADMINISTRADOR
ADMINISTRADOR

BARRA DE FE :
100 / 100100 / 100

Mensajes : 5127
Fecha de inscripción : 03/08/2010
Edad : 38
Localización : Santo Domingo

http://www.lpcristiano.com

Volver arriba Ir abajo

Re: "PACTO ENTRE HITLER, Y LA IGLESIA ROMANA"-(FOTOGRAFÍAS ORIGINALES DE LA ÉPOCA).

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:44 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.